groenholm_relativity_code_for_love_cover_hqEl guitarrista y teclista finlandés Mika Grönholm publica su tercera obra con la banda a la que da nombre, Grönholm. Relativite Code for Love que así se llama el disco es según el autor nos anuncia “un estudio y un viaje musical sobre el amor”.

Haciendo una pequeña retrospectiva comentar que Grönholm se formó por el año 2009 publicando dos títulos, Eyewitness Of Life (2010) y Silent Out Loud (2011), en los que completaba la formación Tom Rask, a la batería y el vocalista Markku Kuikka.  

Esta primera etapa musical podría enmarcarse dentro de la etiqueta de rock progresivo melódico haciendo un mayor énfasis en temas con largas instrumentaciones, y otras piezas más melódicas lo que daba un poco la sensación de heterogeneidad e incluso caos,  sin embargo Relativity code for Love, desde mi óptica, se aleja sustancialmente de los dos anteriores, siendo una obra básicamente de hard rock melódico, quizá con algún pequeño tinte progresivo pero muy sutil en cualquier caso.

También hay que reseñar un cambio esencial en la formación de la banda que es la incorporación de Lee Small, como cantante, conocido por ser parte de la última formación de SHY, poniendo la voz al disco homónimo, también ha colaborado en el mítico proyecto  Phenomena de Tom Galley’s y en otras bandas como Skyscraper o Lee Small en solitario.

Comenzamos desgranando Relativity Code For Love donde Mika se encarga de toda la parte creativa, musical y de letras, incluso se atreve con el diseño del art work de la portada. 

Con el arranque del disco, el hardrockero Reasons no puedes evitar que Lee te recuerde tremendamente a Glenn Hughes, no sólo en el timbre de voz, sino hasta en su modo de interpretar, los parecidos vocales son tan evidentes que te sientes transportado a la época del Hughes and Thrall o al From Now On, por poner dos ejemplos. Estas similitudes con La Voz del Rock se mantienen a lo largo de todo el álbum.

Home In Our Hearts es el primer single, un tema melódico con gran presencia de teclados y estribillo suave e íntimo.  Like An Angel, en una línea más dura, riffs potentes y un solo de guitarra bastante bien perfilado y finalizando con unas armonías de guitarra con delay dándole un toque a lo U2.

groenholm_band_pic_2

Mystery, inician la pieza unos contragolpes de batería dando paso a una base rítmica más heavy, es la pista con tintes más progresivos del disco, por enlazarlo un poco con su etapa anterior, pero ya adelanto que este disco de progresivo guarda ya más bien poco. Strangers, otro de los temas más melódicos, gran trabajo de armonías vocales y prominentes coros a cargo de la voz femenina de Annica Wiklund, con un sencillo y bonito puente donde se luce también la guitarra.

Once, la balada del disco, interpretada con mucho sentimiento, es un tema hermoso aunque se me hace algo monótono. Serenity, potentes riffs, y guitarras y teclados purplelianos, alternando caña y la suavidad. Gravity una continuación del corte anterior, con unos teclados más sinfónicos cerrando el disco.

Resumiendo es un disco muy agradable de escuchar que se hace corto, ya que tan sólo contiene ochos pistas y cuenta con una labor instrumental muy correcta, unas guitarras trabajadas y algunas buenas líneas melódicas, y sobre todo el trabajo vocal de Lee muy fino y con mucho feeling, magníficos giros y florituras vocales a cargo de uno de los monstruos de la escena actual que te seducirán y te harán disfrutar enormemente.

7

Alicia Albertos