Rob Moratti “Renaissance” 2019 (AOR Heaven) Review.


148164.jpg

El 21 de junio será el estreno de “Renaissance”, el nuevo trabajo de Rob Moratti, en este caso, de la mano de AOR Heaven. Hablar de Rob, es hablar de esos artistas de Rock melódico, A.O.R. o Rock progresivo que tienen algo que les hace especiales: Formar parte de los favoritos en Japón. Desde su debut como Moratti, (otra de esas espectaculares bandas candienses, que ya marcaron una senda en su carrera) otros proyectos, como fue Final Frontier, le llevó hasta poder liderar a los legendarios Saga, tras la salida de Michael Sadler, allá por el 2008 y dejar grabado un disco “The human condition”, en el siguiente año y dejando la magistral banda en el 2011, con la vuelta de Michael. Tras todo esto, Rob continuó con su carrera en solitario, como así fue en el 2015 con un tributo a Journey, o ya con trabajos homónimos en los que ha incluido a músicos tan de prestigio como por ejemplo, Reb Beach, el mismo Ian Crichton o Brian Doener de Saga o Tony Franklin, el cual se ha hecho habitual de los discos de Rob. En este disco, junto a Franklin, otros habituales como Torben Enevoldsen, (guitarras) Fredrik Bergh en los teclados, y Stu Reid en la batería. Producido por Rob Moratti, Mezclado por Rob Moratti y Torben Enevoldsen y Masterizado por Rob Moratti.

Al comenzar el disco nos topamos de bruces con “You are the one”. Un riff de esos que “te ponen” y la personal voz de altos vuelos de Rob, marcando el comienzo de este elegante tema. Un estribillo delicado, a la par de “elevado”. Pura magia.

Aunque es el tema número dos “Let me be the one”, nos vuelve a marcar bien el camino de la elegancia y la melodía, con un tema de gran dinámica y estribillo de corte “canadiense”. Clase, melodía y un nivel trazado a finales de la década de los 80, por ejemplo, por una de las referencias tras Las Cataratas del Niagara: Alias. Completa canción para el acoplamiento de todos los instrumentos de forma, que tengan protagonismo.

“Best of me” Comienza con un delicado piano, al que no tarda en sobrevolar una tierna melodía desde los 10.000 pies de altura que tiene su timbre, a sus “dos años más que yo”, es decir, ya con medio siglo más dos años, a las cuerdas vocales afinadas y afiladas, que tiene. El corte de esta canción, armónica y musicalmente, es, simplemente, puro gusto.
“Lift you up” como en hacen los grandes cuando diseñan la estructura del disco, nos abre otra página más rítmica, sin dejar la elegancia característica en las composiciones melódicas de Moratti. A mí, personalmente, me tiran más las influencias made in USA en el Rock melódico o las canadienses, como es el caso… Y esta es una de esas canciones.

“Hold on to love” tiene una presencia impecable de teclados por parte de Fredrik, con arreglos standard del A.O.R. más fiel. El trabajo de Torben, con rítmicas en “palm mute” y otros arreglos, te ganan desde el inicio: Un solo “made in Ibanez”. Melodía con fuerza en acordes menores a velocidad de crucero.

“I let you in” es de esas canciones de riff melódico al que he hecho alguna que otra vez referencia en algún otro disco o, en este caso, en el tema de arranque de este disco. Esta canción lleva una línea, quizá ya vista en algún otro tema o en el devenir del disco, pero: Bendita repetición.

724181

“It’s time to let go”, baja el ritmo para llevarnos a derroteros algo más clásicos, un alma más 80’s. No llega a ser medio tiempo, como tal, pero tiene matices de ello, algún arreglo cercano a los elaborados en discos de Toto, pero sin ser tan específicos y “copia y pega” como otros artistas. La marca, “la firma” de Tony Franklin, se deja ver con todo su “fretless”. Una canción de las que instrumentalmente, piden alargarse en directo.

“Mandy come home” Arranca donde acabó el anterior: Tony Franklin. Ahora bien, esta canción es puro Melodic Rock y es original escuchar el trabajo de Tony, con su personalidad y técnica, abordar una canción en estos parámetros. Es como si Nathan East tocase “State of love”, por decir lo primero que me viene a la cabeza.

“I don’t want to wait for ever”. Ahora sí. ¿Qué sería de un disco elegante, con melodía, sin un medio tiempo puro y duro? Bueno, “duro” no precisamente… Aunque pasamos de “I’ll be alright without you” a “Someday” desde la estrofa al estribillo: Eso es fuerza. Muy buena construcción y Moratti, como no, “se sale”.

Y ya casi sin darse uno cuenta, se hace corto el disco. “It hurts to be in love” cierra este buen trabajo de Rob Moratti, sin que parezca esta, la típica canción de final de disco. Pide un par de ellas más, por su configuración. Este es de las canciones en los que los oídos se me van al bajo de Franklin, especialmente.

Una portada a la altura de lo que te encuentras dentro del disco; calidad, calidad y calidad. La producción por parte de Moratti, no tiene objeciones: Claridad, compresión y equidad en el tratamiento de todos los instrumentos. Musicalmente, es un disco completo al nivel de lo que nos ofrece la personalidad de Rob Moratti. No ha hecho incursiones más definidas a lo que fue su etapa más ligada al Prog, sino que ha dado prevalencia a su contexto más Melodic-A.O.R. Fidelidad.

Recuerda: 21 de junio.

90%

Joe Ángel.

oie_oie_trim_image.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: