Etiquetas

, , , ,


227298.jpgNitrate ha vuelto más grande y mejor con su segundo álbum, ‘Open Wide’, que sigue a su exitoso debut ‘Realworld’ de 2018.

Inspirado en la escena hard rock de finales de los 80 con bandas como Def Leppard, Europa, Motley Crue y Bon Jovi, Nitrate es una creación del compositor Nick Hogg (bajo / teclados).

Una vez más, Rob Wylde (Midnite City / Tigertailz / Teenage Casket Company) coescribió, produjo el álbum y tocó la guitarra rítmica. De vuelta en la batería y la mezcla está Pete Newdeck (Midnite City, Eden’s Curse, Blood Red Saints, Newman). Marcus Thurston (Vega), nuevo en nitrate, se hizo cargo de las tareas de guitarra principal y en las voces principales y, desde Suecia, Philip Lindstrand (Find Me, East Temple Avenue, Strong).

La masterización fue una vez más manejada por Harry Hess (Harem Scarem). El álbum  de Nitrate tiene más fuerza que el primero, con un toque más atrevido, con 11 temas sólidos de Hair Metal / AOR / Melodic Rock con todos los ganchos y grandes coros.

“You Want It You Got It” empieza como brisa fresca en tu rostro en plena autovía. Hard/Aor a la americana con unos contagiosos estribillos llenos de melodía, lista para ser consumida. Maravilloso formato armonioso nos presenta, “Night Time City” donde los riffs iniciales ya te transportan al mundo de las armonías. Ritmos adictivos y una estructura muy aor, se convierte en un temazo adornado por una guitarra y teclados en plena forma. La voz de Lindstrand es muy aceptable.

En una onda muy parecida a aquel disco de Marcello/Vestry o también unos Blood Red  Saints se van moviendo los diferentes temas. “Only A Heartache Away” sería un perfecto ejemplo de lo que digo. Inicio cadencioso, empujándote a desear más, y en efecto la explosión melódica no se hace esperar, estallido de coros en un estribillo mágico. Al final todos nos lleva al mismo punto, los gloriosos ochentas. Solo de guitarra a cargo de Marcus a la altura del tema. “Heart Go Wild” es más rockera y malota, actitud rebelde y con los riffs asesinos, nos hace movernos sin parar y convertirnos en salvajes adictos al rockkk.

Una de las joyas de la corona es, “I Don´t Want To Live” que te cautiva desde que empieza, es como pisar un jardín recíen cortado con olor a romero. Te gana por los pies y te conquista por el olor, un  olor a Aor recien horneado, y que al olerlo solo quieres probarlo y dejarlo incrustado en tu paladar. De mis favoritas, aunque el cd es muy completo, y una de las gratas sorpresas de este año. “Never Surrender” y “Heartbreak Suicide” no bajan ni una pizca el listón, maravilloso el trabajo de la base rítmica. Me encanta este tipo de música, fácil de digerir y hecha para sentirte bien. Todo en su justa medida para no sobrecargar.

740256.jpg

Nick Hogg se ha currado un disco de altura, superando su debut y seguramente debiera estar en las quinielas de todos los melódicos a finales de año. Tiempo de relajarnos con “In The Night” con acústica y voz nos recordará a esos vídeo de la MTV donde lo normal, era ver grupos de hair metal haciendo temazos semi lentos llenos de pasión y melodía.  Perfectamente podría haber estado metido en cualquier disco de finales de los ochenta o principios de los noventa, en el mismo equipo que Roxy Blue y similares. “Bad Girls” algo más fiestera y con ritmos muy FM, puedes disfrutar de un tema alegre con teclas a doquier y unas guitarras muy bien compenetradas.

“Shot In The Dark” tiene ese halo mágico de los inicios de Wild Rose, mi banda favorita de aor griega. La verdad que lo que lo hace un gran disco, es que no baja ni un ápice la calidad de las canciones, y eso hace que no te de tiempo a aburrirte ni a desencantarte. Tiempo de poner punto y final con “Waiting On You”, perfecto colofón melódico, con una línea de bajo muy marcada y que lleva el tempo perfecto de todo el tema.

Mi reflexión final es una metáfora a la desnudez. Esa que cuando estás solo frente a la música puedes llegar a sentir. Abrir tu alma a alguien, dejarlo entrar en tu espíritu, pensamientos, miedos, futuro, esperanzas, sueños…eso, es estar desnudo. Eso es sentir la música.

88%

Viri

viri