ALAN PARSONS “The Secret” 2019 (Frontiers Music) Review.


672004.jpgAún me resulta sorprendente que, para conquistar nuevos mundos en este sueño encerrado en un sueño, la mayoría de la fuerza motora de la música que llevo escuchando en lo que va de año provenga de una minoría de artistas consagrados o al menos reconocidos y reconocibles, con nada que demostrar, frente a los centenares de nuevas estrellas que intentan repoblar el cosmos pentafónico actual y, en su propósito, esterilizar su empresa hacia la anodización. Aunque sobran ideas a veces falta alma y viceversa.

A veces me siento como un niño que prefiere inmortalizar en su tierno cerebro, detalles de una película que ha visto millares de veces, para hastío de sus progenitores, antes que comenzar a ver el último hito taquillero propiciado por sectores con intereses nada disimulados. Y no, ¡voto brío a Dios!, ni soy un “hater” de la actualidad, ni un pasajero en bucle eterno soterrado en una línea temporal concreta, mucho menos el último guerrero de la cruzada generacional que murió, según muchos “expertos” (permítanme coger el término con pinzas), en su pleno apogeo. Tan sólo soy un humilde sonámbulo sin dirección que deambula, anuda y concluye siempre a lo largo y ancho de la pasión que más le debilita: ser un enamorado de la música.

¿Y por qué este “tocho” que os he endiñado? Pues porque como iniciaba más arriba, más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer, en ciertas ocasiones, y a tenor de lo experimentado en los últimos quince años por no echar mucho más la vista atrás.

Alan Parsons es uno de esos genios de la música que ha jalonado con su “mojo” tanto las listas de éxitos como atrapado el beneplácito de críticos feroces, amén de haber sacado rédito de todo esto no sin antes haber colocado más de una decena de canciones en el subconsciente popular, bien sea vía emisoras de radio anteriores a la revolución digital, bien por las que aún viven de la nostalgia comprando packs de clásicos en la actualidad, o a través de los podcasts que aglutinan ahora una parrilla a gusto del consumidor y que siguen apostando por descubrir y redescubrir, como un profeta en el desierto, la calidad de los cimientos.

Ingeniero de sonido, productor, músico y compositor que ha hendido sus manos en trabajos pilares de nuestra cultura como el Let It Be de “los BEATLES” o Dark Side Of The Moon de PINK FLOYD, ahí es nada. La visión de su oferta no ha sido otra que la personalidad que ha imprimido, su sello, tanto en sus trabajos en solitario así como en THE ALAN PARSONS PROJECT, con una notable calidad que le hace distar de muchos de sus coetáneos, ya no digo de sus sucesores, de ahí mi disertación inicial.
Con THE SECRET nos reencontramos con las raíces Pop/Rock de Alan, en un alarde imaginativo a la altura de muy pocos, recreando auténticas mini películas románticas en forma de canción y siempre rodeado de grandes vocalistas:

Sometimes cuenta con esa voz que habrá, de seguro, hecho que muchas de nuestras generaciones sean posibles a través de su registro intenso, canciones atemporales y multitud de descuidos sexuales. Hablo de Lou Gramm, de quien huelga mencionar su legado. Entre orquestaciones y como si de algodones se trataran, consiguen extirparnos otro trocito de corazón con el afilado escalpelo de la belleza.

Beyond The Years Of Glory cantada por P.J. Olsson y acompañada por un saxo y solo de guitarra demoledores rueda, en la parte final del disco, creando una avalancha sensorial desconcertante hacia alcanzar el epílogo del mismo con Can´t Get There From Here en la delicada garganta de Jared Mahone, quien consigue hipnotizarte para un tema que no en vano se presenta como banda sonora de “25 – 5 – 77” y que en los años ochenta hubiese copado los charts, como poco, americanos.

Pero no solo jadea baladas este maravilloso álbum. Encontramos movimientos instrumentales de Prog Rock sinfónico como la inicial The Sorcerer´s Appretince, auto plagios adecuados al presente de sus clásicos básicos, como si un espejo rompiese el espacio/ tiempo en As Light Falls/ Eye In The Sky con la naturalidad de su impronta adulterada a otra línea temporal. E, inclusive, una imagen robótica, replica de sus desvaríos orquestales de finales de los setenta, en One Note Symphony.

1.jpg

Hay suspiros a THE BEATLES e incluso cierta indulgencia velada al Pop británico que reinó en listas a mediados de los noventa en Fly To Me cantada por Mark Mikel y en Soiree Fantastique (me he encontrado tarareando también, por asociación, el fantástico Ordinary World de DURAN DURAN), cantada a dúo por Todd Cooper y el propio Parsons.

Pero no sólo bebe los vientos por los de Liverpool, también otras huellas se dejan encaminar en un tema para los amantes de ASIA y BOSTON que quedarán satisfechos con el manjar que se va cociendo a fuego lento en The Limelight Fades Away.

Requiem es otra de las joyas de esta corona sin espinas. Blues al estilo Crooner con Big Band incluida, sensual como el diablo vestido de azul y letal como el ansia de aniquilar las penas, cigarro tras cigarro, en una botella de bourbon. A las voces Todd Cooper de nuevo, compañero junto a su saxofón de los veinticinco últimos años de carrera del homenajeado.

Me he visto forzado a enumerar la totalidad de los temas debido a su diversidad y a las colaboraciones, pero, conscientemente, he dejado para el final el primero de los temas cantados de este disco y, bajo mis delirios, monumental sorpresa de este disco. Miracle cuenta con las voces de Jason Mraz, cantautor americano de versatilidad contrastada (lo mismo se arranca con el Soul que se concede alta nota con el Pop, Folk o le que le venga en gana) que se gana, a pulso, mi admiración en un medio tiempo MÁGICO.

Un espléndido retorno, variopinto y atractivo en el que no he hecho mención, de forma deliberada, a la maravillosa instrumentación y producción de un hombre que no olvida quien es y porqué está donde quiere estar, más vale lo conocido…

80%

Jesús Alijo Lux.

oie_oie_trim_image

7 comentarios sobre “ALAN PARSONS “The Secret” 2019 (Frontiers Music) Review.

Agrega el tuyo

  1. Excelente reseña! Antes de leerla escuchaba por primera vez ésta producción y coincido contigo en tus comentarios… Con el 1er tema me sentí dentro de una película del estilo de Tim Burton, algo así, al escuchar ‘As lights fall’ es imposible no traer a la memoria ‘Eye in the sky’ y al escuchar ‘fly to me’ inmediatamente sale a la luz el lado Beatle de Alan Parsons, me agradó también ‘the limelight fades away’ con ese ritmo característico también de Alan

    Que agradable tener producción nueva de un grande de la música en estos tiempos de sequía musical!

    Saludos desde Puebla, Mx.

  2. Lo acabo de adquirir y sin duda es recomendable, la calidad y experiencia están plasmadas, tuve la oportunidad de adquirir la versión que incluye el audio en 5.1, que es una maravilla, Este debe tenerse físico y hacer lo que llamo, la “ceremonia” abrirlo sin prisa, hojear su contenido ver el arte, tomar una bebida y en la quietud de la noche disfrutarlo, saludos desde México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: