Etiquetas

, , ,


963741.jpg“Un clon de Rambo decide coger una guitarra con forma de ametralladora y masacrar tímpanos a base de acordes clavados en la base arquetípica del Hard Rock melódico americano. Cautivando a parte de la audiencia y fusilando desde temas de ALICE COOPER o JON BON JOVI, propios o incluso hasta de bandas como KISS o ALICE IN CHAINS, consigue hacerse un hueco en la escena como reputado instrumentista y compositor.” (Banda sonora de altura).

No es el caso pero podría ser el inicio del guion de una de esas infames películas, típicas, eso sí, de aquellos alocados años ochenta. Tan real como la vida misma en la década de la extravagancia al servicio de las discográficas y de un público impresionable ante las infinitas posibilidades del renacer de la música moderna. Por cierto, tiene nombre y es KANE ROBERTS (Robert William Athas).

Constrictor, Raise Your Fist And Yell, Kane Roberts y Saints And Sinners posiblemente sean sus logros más reconocibles entre los degustadores del género y no les falta razón. Después PHOENIX DOWN resultó agradable y su más reciente incursión personal, en 2012, Unsung Radio, pasó sin excesiva pena ni gloria, con la discreción con la que el mercado castiga a los que quedan rezagados del rebaño.

Quizás sea ese el motivo, porque no encuentro ni uno más y juro que soy de los que buscan, rebuscan e intentan saturar a la razón, para que Roberts experimente tan desafortunadamente en este The New Normal. Voy a intentar ser lo suficientemente descriptivo en un párrafo como para que comprendáis mi desazón:

Componer una colección de canciones con reminiscencias a tus momentos de esplendor, es decir, con melodía y algo de gancho comercial en los estribillos. Depositarlas en una cápsula de materiales novedosos de segunda mano, intentando sacar brillo al óxido con capas y efectos de producción tan innecesarios como pobres. Subirlas a una astronave con pretensiones de última generación, con potencia por desarrollar y sin el adiestramiento lógico. Estrellar en su poco lustroso casco, tras una decepcionante masterización, una cara botella caducada en lo que podría considerarse una inauguración ostentosa presidida por ilustres invitados, en diferentes roles, tales como ALICE COOPER, ALISSA WHITE-GLUZ (ARCH ENEMY y si lo estás pensando sí, también hay guturales), KIP WINGER, KEN MARY, PAUL TAYLOR, AOYAMA HIDEKI (poderoso batería de la sensación manga-metalera BABYMETAL), NITTA STRAUSS (como podéis observar ha tirado de la agenda de contactos de la saga del señor Furnier), LIZZY HALE (HALESTORM) y JOHN 5 por poner serios ejemplos. Y por último hacer despegar un artefacto que ronda, fuera de órbita constantemente, los límites de la paciencia: cuando encuentras un mínimo atisbo de sentido a la misión, rápidamente es interrumpido por mensajes auto-promocionales de competitividad.

kane-roberts-former-alice-cooper-guitarist-streaming-new-song-forever-out-of-place-featuring-kip-winger-image-678x365.jpg

Momentos destacables: Algunas sugerentes líneas vocales, más por la melodía que por la apurada interpretación, en King of the World o en los estribillos de Wonderful, Leave This World Behind o The Lion´s Share. Forever Out Of Place como tema completo resulta, siendo magnánimo, junto la oscuridad teatralizada por ALICE COOPE-ALISSA WHITE GLUZ en Beginning of the End.

Imperdonable: la producción, insertar huecos de efectos y programaciones en la distensión del desarrollo argumentativo del tema. Pretender ser cuando la existencia te precede o el jodido y machacante uso del doble bombo sin sentido. Podría seguir pero hoy luce el sol y el espíritu del Grinch falleció tras el paso las Navidades.

Una pena desaprovechar a un público receptivo para intentar conquistar a otro tan voluble como despistado.

33%

Jesús Alijo Lux

oie_oie_trim_image