Etiquetas

, , ,


379953.jpgSiguiendo con la apertura de regalos para el nuevo año, nos ponemos los guantes para abrir este redondo que nos llegará el próximo día 25 de enero desde Finlandia. Wake The Nations, o lo que es lo mismo, el acrónimo WTN, es una de esas bandas surgidas tras la eclosión del A.O.R. / Hard Melódico nórdico y que en este segundo álbum, cuenta con colaboraciones de lujo, dentro del ámbito de músicos de estas latitudes, como es el caso de Sören Kronqvist (Joe-Lynn Turner y One Desire) o Thomas Wikström. En la producción y masterización, Erik Mårtensson da el toque de compresión marca Eclipse o WET.

“No mercy” abre este disco y por su comienzo bien pudiera ser un gran tema para abrir los shows. Unos muros rítmicos en las guitarras, que nos indica que nos movemos más en terrenos del Melodic Rock de cuño escandinavo, que en el A.O.R. propiamente dicho. Un tema potente, con solo de “lead synth” como intro al solo de guitarra y arpediador en el final del estribillo.

“Tattooed girl” nos introduce a un tema con cambio de tempo en estrofa, enérgico y un estribillo que me recuerda a esos temas casi para cerrar disco de mediados de los 80. Las bases son más que “hardrockeras”, “heavyrockeras”.

“Midnight lovers” es un tema de Heavy Rock melódico que nos sitúa en un claro perfil “europeo”, muy del consumo de fans alemanes, por ejemplo. Buena dinámica y peso en las guitarras.

“All my life” es la canción a medio tiempo del disco, con un sonido más comercial, pero a la que no ayuda para ser un gran hit orientado a otro público, (según mi opinión) el registro más “power” en la voz de Krister Stenbom.

“Fallen angel” tiene un comienzo fuerte de riff, pasando a una atmósfera “etérea” en el estribillo. Una canción con un estribillo que combina muy bien la melodía con la energía. El sonido nos sitúa en esos niveles de compresión “heavy”, preparado para escucharse a un volumen que mueva los conos con alegría.

“Now you’re gone” Nos deja claro que este es un disco con “poder nórdico”, como así nos sitúa Krister al comienzo de esta canción. Otro tema más a medio tiempo que balada, ya que la energía instrumental y vocal, no nos da mucha tregua al relax. Si algo tiene personalidad, es la música manufacturada en Escandinavia: Melodías reconocibles e intensas en acordes menores con energía de guitarras y teclados.

686105.jpg

“New day” es un claro ejemplo de lo anteriormente escrito, quizá uno de los temas que más se pueden quedar en la cabeza del disco. Un solo con intensidad, dobletes finales y un estribillo, como digo, que se queda en la cabeza.

Como si se tratase del fuego que prende una mecha, nos topamos con “Flames” en el que nos encontramos un dueto, (como si de un baile de llamas que se tocan y entrelazan para volverse a contonear sinuosamente, se tratase… ) entre la delicadeza de una cantante de la cual no se menciona en la nota de prensa de AOR Heaven nada de información y de la que no hubiese estado de más hacer mención por su colaboración en esta canción (con un ligero matiz a lo Steve Nicks en su registro… Un pequeño tirón de orejas a las compañías con la información que facilitan, ya que a veces, aunque quieras documentar detalles como este caso, es imposible…) y la energía poderosa de Stenbom.

“Something in your eyes”, se mueve muy en la estructura global de alguno de los temas ya revisados. El estribillo se me antoja, demasiado reconocible en esa línea. Sin duda, es un tema que mantiene el nivel de lo que nos ofrece este “Heartrock”. En su composición, eso hay que decirlo, salta muy bien del solo a a la sección de estribillo final.
“Higher” Ya nos anticipa, “Jorge” Tojander en su intro de teclados (destacar en este punto el trabajo de teclados en todo el disco. Buenos patchs y en esta canción en particular, muestra todo su arsenal a las blancas y negras y los controladores.

Y esto se acaba… Como bien nos dice WTN en esta canción “This is over”. Melódicamente, rompe algo el concepto global de las canciones que integran este disco. Una canción de esas con ambiente de “hermanamiento” y todos a una, que pone el broche final a este segundo disco de Wake The Nations.

La portada del disco nos marca y define muy bien lo que nos vamos a encontrar. Energía, potencia, melodías de impronta escandinava y un trabajo a la producción que endurece el sonido para añadirle una capa de potencia extra. La evolución es constatable si escuchas temas del primer disco en el que sí estaba más orientado a un sonido más melódico.

Una buena compra, por supuesto, para los incondicionales de este sonido.
Aunque con dinámica, a veces, se hace algo lineal en cuando a las fórmulas melódicas y le falta, en mi humilde opinión un poco de personalidad propia. Sobre un 100% nos vamos a situar en el 82%.

82%

Joe Angel L.

oie_oie_trim_image.png