Etiquetas

, , ,


665795.jpgEl ex líder de TNT, Tony Harnell, hace equipo con el prolífico guitarrista Magnus Karlsson de Primal Fear y el  de Allen / Lande, nuevamente para el lanzamiento del tan esperado tercer álbum Starbreaker.

Starbreaker comenzó como el proyecto paralelo de Harnell cuando aún estaba en TNT. Inicialmente estaba trabajando en un disco solista, pero con el guitarrista Magnus Karlsson, el ex baterista de TNT John Macaluso y el bajista Fabrizio Grossi, formaron Starbreaker. La banda grabó su primer álbum de estudio homónimo en 2005, y fue lanzado el 13 de julio de ese mismo año.

A finales de 2007, con Starbreaker como su proyecto musical principal, viajó a Suecia para escribir la mayor parte de las canciones para el nuevo álbum con Karlsson, y comenzó a grabar las nuevas canciones a finales de año. El segundo álbum se tituló “Love’s Dying Wish” y se lanzó el 1 de agosto de 2008. El álbum incluyó al nuevo bajista Jonni Lightfoot, quien reemplazó a Grossi, y fue producido por Harnell y Karlsson, con el productor Tommy Hansen (TNT, Pretty Maids, Helloween) en las mezclas.

Tras la salida de Harnell de TNT en la segunda mitad de 2017, finalmente comenzó a trabajar de nuevo con Karlsson para grabar el tan esperado nuevo álbum. La larga espera no ha defraudado. Ofreciendo una mezcla exclusiva de Melodic y Metal agresivo, incluyendo también una versión de Judas Priest de la canción clásica “Starbreaker”, Harnell y Karlsson ofrecen lo que es probablemente su lanzamiento más maduro, variado y emocionante hasta la fecha.

Harnell en plena forma, nos lanza múltiples gritos agudos, imposibles de imitar, como la inicial “Pure Evil”, un tema de metal puro y duro, lleno de riffs pesados y una batería atronadora. Despierta nuestras ansias de dar cabezazos. Ahora es el turno de que los gusanos se conviertan en mariposas salvajes, “Wild Butterflies” aparece rebosando más melodía que la anterior, modulaciones vocales que recorren el pentagrama, dibujando estelas sensoriales. Coros marcados y estribillo pegadizo. Karlsson esta vez acaricia su amada guitarra, y el piano pone la parte sensible.

“Last December” es otro corte lleno de sentimiento, con un bajo de Jonni Lightfoot dirigiendo la fiesta, sus notas se dejan sentir. Cadencia y sonoridad en estado puro en todo lo intrumental. La guitarra suena limpia en cada nota y Harnell canta desde su nube celestial. “My Heart Belongs To You” desde que suena la primera nota, ya sabes que estás ante algo majestuoso. ¿Por qué no hicieron algo así, TNT? Suena todo tan bonito, la fuerza justa, aderezada con las armonías perfectas. Desde el primer corte, donde se presagiaba un disco de metal potente, nada más lejos de la realidad, estamos disfrutando de la habilidad de Karlsson y la soberania de Harnell pero salpicado de maravillosas gotas melódicas.

desktop.jpg

Y no puede faltar una balada. “Beautiful One” es solo eso, una belleza de voz y piano. para ir “in crescendo”, añadiendo intrumentos y voces interminables, posadas en rascacielos sin límite. Cuando entra toda la parte rítmica, acompañando al solo de las seis cuerdas, todo se convierte en épico. Maravillado estoy ante tanta omnipotencia. Metiendo una marcha más, nos aparece el título del álbum “Dysphoria” y nuestra cabeza nos pide marcha. Volvemos con la caña bien ejecutada y con una calidad fuera de duda. Siento ser tan pesado, pero es que Magnus toca como “DIOS”. “How Many More Goodbyes” es uno de los singles elegidos para conquistarte. Una power ballad llena de matices, llevándote por todos los caminos posibles, tenemos sensibilidad, empuje, una batería de Anders Köllerfors que te habla al oído. Todo perefectamente engrasado.

“Fire Away” sigue la estela habitual del redondo, no contaba con tanta calidad. La espera ha valido la pena. “Bright Star Blind Me” es el típico corte de lo que hace Karlsson en solitario, un tema de la factoria escandinava del metal melódico, con los ingredientes necesarios para que ese halo frío y desgarrador de su estructura mute al calor de un buen fuego vocal. “Starbreaker” versión de Judas, muy correcta, no entraré a valorar si está a la altura, o no, os lo dejo a vosotros.

Excelso regreso, que me deja un gran sabor de boca. Nadie sabe el valor de los momentos hasta que se convierten en recuerdos. Así que no dejar que os pase.

87%

Viri

viri