104290.jpgSi hay una banda que en esta época lleva como estandarte el AOR, no es otra que los australianos White Widdow. En estos tiempos convulsos, donde las etiquetas parecen más importantes que la esencia, estos chicos siguen empeñados en hacernos volver a otros lugares donde teníamos más pelo y menos preocupaciones. A un momento donde los prejuicios no los teníamos en cuenta y sí la música, por ser eso, música. 

Formado en Melbourne, Australia en 2008 y centrado en torno a los hermanos Millis
Jules (Vocals – ex Tigertailz) y Xavier (Teclados – 2 x Aria Nominee) y junto al guitarra
virtuoso Enzo Almanzi. Influenciados por artistas como Survivor, Foreigner, Journey, Night Ranger,Starship, Dokken y el propio Rick Springfield de Australia.

En 2010 White Widdow firman con la etiqueta AOR Heaven y saltan a la escena Melodic Rock en todo el mundo con el lanzamiento de su álbum debut homónimo en toda
Europa. El lanzamiento del debut fue recibido por la prensa con críticas muy favorables
en los 10 mejores álbumes AOR de la revista Classic Rock para 2010. Regresaron rápidamente con su segundo “Serenade” en septiembre 2011, mostrando un estilo y estructura de canciones más elaboradas.

En 2014 la tercera obra de White Widdow. “Crossfire” fue lanzado y otra vez recibió el elogio tanto de los críticos de rock como de los fans del rock melódico / AOR, recibiendo críticas positivas. En 2016, White Widdow lanzó su cuarto álbum “Silhouette”, un AOR muy elegante.

2018 ha visto a White Widdow reingresar al estudio para su quinto álbum “Victory”,
celebrando diez años desde que comenzó la banda y una portada del álbum que devuelve el estilo de su debut. Incorpora un fuerte elemento Pomp en los temas junto con el sonido AOR tradicional de White Widdow de los 80, notando influencias de bandas como Giuffria y White Sister. Teclados pomposos, voces y coros en cataratas de los hermanos Millis y los sabrosos solos de Enzo Almanzi. 

Diez temas de pura nostalgia, donde los teclados cobran casi todo el protagonismo, es el caso de “Victory” con un estribillo que te repiten hasta la saciedad y que se te clava en el cerebro. Coros doblados por Millis inundan el pentagrama, colapsando tu sentido sensorial. Melodías que entran a la primera, sin vaselina, como “Fight For Love” y “Love And Hate” donde Enzo domina las seis cuerdas a su antojo. Temas clásicos de puro Aor y que me hacen vibrar, tremolar y estremecerme. Soy tan facilón, que no necesito enrevesados pasajes cuando oigo AOR. Lo único que pido es ganas de bailar y cantar. Perfectas para gritarlas al viento.

448088.jpg

Una de las “joyicas” del disco, “Second Hand Heart”, con un halo especial y nostálgico, me encanta su estructura. El estribillo es fantástico, lleno de magia. Los coros acrecentan el tema, muy ampuloso. ” Late Night Liason” aprecio tonos diferentes en la voz, que me hace dudar hasta si canta Jules, eso es bueno porque el registro es diferente y le da más misterio. Sea quien sea el que cante, en todo caso. Estas emana en el coche no se oirá otra cosa que a la “Viuda”. Las teclas tan predominantes hacen que sea todo más suntuoso.

“Danced In The Moonlight” hacen su pequeño homenaje a Foreigner. Un tema delicado, sutil y cubierto en las mejores telas. Sensualidad y elegancia sale por los altavoces de mi corazón. La guitarra mas que oírse, te susurra notas de amor, dispuesta a conquistarte. Entramos en un tema retro, de esos que se están poniendo de moda últimamente. “Reach” se llama, y mezcla en la coctelera un poquito de sintetizador, aderazado con unas gotitas de AOR para que todo sepa jugoso. Resultado: Un delicioso brebaje melódico listo para saborear.

Tras una balada llamada “Anything” a voz y piano y que sirve para respirar pasamos a “América” que vuelve a refulgir el fuego escondido tras la calma anterior. Seguramente este corte puede sonar con otro nombre en cualquier disco de White Widdow, su discografía no tiene grandes evoluciones estilísticas, eso hace que los cortes a veces sean muy parecidos, no lo digo en plan negativo, si el producto que oyes te gusta, es mi caso. 

Otro buen álbum de los autralianos.  No hay trucos, cuando compres su música, sabes lo que vas a encontrar, sin sorpresas. AOR clásico con salpicaduras de melodic rock. SIMPLE.

88%

Viri

viri