Etiquetas

, ,


298750.jpgEl caso es que el viaje en avión iba discurriendo de forma placida, hasta que Hank Erix apretó el botón de su asiento eyectable, y sentado desde su paracaídas, veía alejarse el avión llamado Houston. Una banda respetable a la que debo decir que en cuanto a Rock Melódico se refiere siempre figuró entre mis favoritas. Disfrute mucho su concierto en Madrid de hace pocos años.

Y claro, para hacer el Master en solitario, nada mejor que rodearse de músicos del nivel de Therion, Degreed, Art Nation, Palace, o Wildness entre otros, para parir un disco que perdurará en tu recuerdo durante muchos años. Y es que estamos ante algo deslumbrante, una joya que resistirá en muchos de los rincones de tu cerebro para que cuando te decidas volver a escuchar un disco tan bello, tus endorfinas, esas hormonas del placer, chisporroteen con la fuerza de un puñado de palomitas de maíz en un microondas.

Y yo, con el riesgo de minusvalorar el trabajo de toda la gente que colabora en este disco, me veo obligado a destacar a Michael Palace, un tipo tocado por la gracia de los dioses mitológicos que campan por Asgard. Su nivel técnico me resulta colosal. En realidad todos los músicos son de sobresaliente alto, todo suena en su sitio, bajo, teclas, batería, todo es maravilloso pero Palace es de un nivel insultante. Y la voz de Hank, que es por lo que estamos aquí reunidos es simplemente alucinante. Ha alcanzado un nivel tan portentoso en su garganta, que a veces no parece ni él. Ha sufrido la transformación de Bruce Banner en Hulk. Solo le falta volverse de color verde en las ocasiones donde fuerza su voz hasta niveles asombrosos.

Además en esta ocasión tengo que felicitar a la mente pensante que haya elegido el orden de los temas. Está muy bien escogido. Turn to darkness suena con una fuerza desproporcionada, especialmente apropiada para demostrar el nivel vocal que ha alcanzado el bueno de Hank. En el momento de llegar el estribillo, estoy seguro que su piel era verde, subiendo las octavas de su garganta hasta niveles peligrosos. El solo de guitarra es tan bueno que la gente que quiera aprender a tocar bien la este instrumento debería ponerse este tema en modo bucle. Last chance to love es pura clase, donde Hank se pone el traje de Armani para conducir su potente moto por las largas carreteras rodeadas de árboles de su Suecia natal. Es tan reconfortante la canción que no puedo evitar ponerla varias veces a lo largo del día porque estas cosas se disfrutan cuando conduces, cuando te sientas en la parcela en tu hamaca al aire libre, cuando montas en bicicleta o cuando te toca ir a comer a casa de la suegra. Belleza en estado puro. La guitarra suena con la clase necesaria para que te percates que detrás hay un tipo de un nivel tremendo. Y entonces es cuando nos ataca Fortune hunter que es el tema que circula por Youtube montado en su imponente moto, y que tengo que reconocer que he disfrutado más oyéndolo que viéndolo. Solo así puedes observar el tema desde todos los ángulos para tener un juicio de lo que estas oyendo. Ver videos hace que pierdas capacidad sensorial disfrutando más las imágenes que percibiendo la calidad de la canción. Gran tema en cualquier caso.

Way to go tiene esos arreglos en segundo plano que a mí personalmente me vuelven loco cuando escucho algo con esta calidad. Es la pequeña diferencia que hay en un buen tema a un gran tema. Percibes el teclado en segundo plano, coros, toques de guitarra apenas perceptibles para oídos poco entrenados. El estribillo brilla majestuoso como esa niña que estrena vestido un domingo para un evento al más alto nivel. Las teclas decoran la habitación con gotas de Channel Nº5, los coros del estribillo están magníficos… en fin tu limítate a disfrutar de las cosas bien hechas. Shadowdance es algo que firmaría sobre todo al comienzo el mismísimo Yngwie, así que imaginad del nivel de Michael Palace. Es simplemente asombroso. Y qué decir de Hank, que vuelve a ponerse el traje de superhéroe y canta a niveles estratosféricos, con detalles de una calidad melódica fuera de toda duda. Es realmente entretenido de escuchar el disco y temas como este especialmente. El estribillo resulta grandioso.208074

Affair of the heart con detalles en los teclados de una madurez y una belleza indescriptible, y ese dueto con Linnea Vickström, vocalista de Therion, que derretirá tu cerebro ante la cantidad de talento que tienes ante tus ojos. Si bien no puedo precisar si estamos ante el mejor tema del disco, es porque los hay muy buenos en este trabajo. A mi realmente me encanta, Linnea esta soberbia, pero en trabajo instrumental es sencillamente espectacular. Será sin duda de tus favoritos.

Y en eso que llega Electricity un fogonazo tremendo que llega directo a tu cerebro desde el poder de las guitarras de Palace, pero es el estribillo el que captará toda tu atención. Y es que resulta difícil no caer rendido ante la capacidad y el talento de Hank Erix que ha compuesto 9 de los 10 temas. Tiene sin duda grandes ideas a la hora de hacer música. Freak suena a los Dokken de los mejores años si quitáramos los teclados usados para decorar el ambiente. La voz de Hank acompañada solo del bajo y la batería desnuda su alma y permite apreciar la madurez vocal que ha llegado a alcanzar. Yo sin ánimo de menospreciar sus grandes trabajos con Houston, creo que es el disco donde mejor canta. Ha dado el 110%. La guitarra otra vez insultantemente buena. Estamos para servirle Mr. Palace…

Giving up on love me suena muy a Degreed cosa que me agrada mucho. Los discos que he analizado para esta página siempre los he puntuado bien porque me parece un grupo magnífico. Esos arreglos en segundo plano de los que os hablaba… este tipo cantando con una categoría aplastante y de repente se te derrama el estribillo en tu cerebro y no te da tiempo a apartarte ante el despliegue de talento incontrolado que se te viene encima. Es tan bueno que no pude controlar mi capacidad de asombro ante lo que estaba escuchando. Sabía que el disco era bueno pero esto destroza mi intento de ser pausado en el elogio y no puedo parar de aplaudir ante el tema que se nos presenta. Incontestable y puedo afirmar que ahora si estoy ante el mejor tema del disco. Y eso que todos rayan a gran altura.

Y para cerrar esta obra maestra llega For the restless and the Young, un tema acústico de gran poder vocal donde da rienda suelta a su garganta bien entrenada que tiene este tío.

Y después de acabarse el disco, solo silencio… soledad… uno se siente huérfano ante lo que acaba de perder. Porque el silencio en muchas ocasiones resulta bello y reconfortante, pero cuando el silencio te aplasta porque esta pedazo de joya musical ha terminado, entonces lo que empiezas a sentir es angustia. Porque era tan bonito lo que estabas escuchando, era tan bello el sonido que llegaba a tu cerebro que en el fondo solo puedes sentir tristeza en el alma por haber dejado de sentir tanta belleza en forma de sonidos. En mi caso, y con la mirada perdida, solo me planteo ir a comprar este trabajo nada más salga a la venta para no seguir con este sentimiento de orfandad que inunda mi alma… mientras tanto, hasta que ese momento llegue, le daré al play en el iPod para volver a disfrutar este Nothing but trouble en la más estricta intimidad.

95%

Whizard

oie_oie_trim_image