Etiquetas

, , ,


489840.jpgCuando David Reece abandonó Accept formó una banda cuyo primer disco siempre me ha encantado, desde el primer momento que lo escuché. En 1991 formó Bangalore Choir con miembros que provenían de la banda Razor Maid y Hericane Alice. Ya en 1992 lanzaron su primer disco, titulado On Target. El disco no tuvo éxito alguno y la banda se separó hasta el 2010 que Reece quiso retomarla, esta vez, con otros músicos. Fue con Bangalore Choir cuando conocí a este rockero. Mi pasión por el Hard Rock quiso que conociera antes esta faceta de Reece antes que su etapa en Accept. La carrera de este vocalista estadounidense es bastante llamativa. Accept, Bonfire, Gypsy Rose, EZ Livin’, varias colaboraciones y discos en solitario engrosan la trayectoria de este canatnte de Hard Rock y Heavy Metal. En 2009, antes de formar EZ Livin’ y entrar en las filas de Bonfire ya comenzó con su carrera en solitario publicando tres discos en solitario. El primero fue Universal Language, en 2011 Solid y en 2013 Compromise. Un año más tarde formaría la banda EZ Livin’ y al año siguiente estaría con los alemanes Bonfire como cantante por dos años.

Ahora, en 2018 vuelve a la carga con otro disco más, su cuarto álbum en solitario: Resilient Heart. 11 pistas contiene este nuevo trabajo donde nos presenta una vez más lo que ya nos presentara en sus anteriores lanzamientos, un Hard Rock donde marca a fuego su sello. No es un Hard Rock para sorprender a neófitos, tampoco para encandilar a un público general, este Resilient Heart parece hecho por y para los rockeros de la vieja escuela. Este disco suena como sabe ese “wiski” no demasiado caro pero que sólo saben catar los que entienden de esta bebida alcohólica. Este no es un disco que vaya a enamorar a alguien se que se acerque por primera vez a la carrera de David Reece ni mucho menos. Any time At All es el tema que abre este disco, un tema a palo seco, con la melodía justa pero con un estribillo muy directo y efectivo. Le sigue Wicked City Blues, algo más animada y con unas guitarras más agudas y no tan pesadas. Karma y Desire son los temas que le suceden. El disco entra de maravilla, se nota que está muy bien producido, al detalle. Si algo tengo que destacar de este disco, al que ya le he dado tres escuchas, por encima de los anteriores, es sin duda su producción además de sonar más maduro e interesante. Para poder comparar, recientemente escuche sus anteriores trabajos me reafirmo, este disco es mucho más apasionante. Quizás Reece ha estado más inspirado y en temas como Desire lo demuestra. Es uno de los temas más notables del álbum, las guitarras suenan cojonudas y su voz reluce como en ninguna.

Resilient Heart sale este 9 de noviembre y Reece visitará nuestro hermoso país ofreciendo cuatro fechas: El 31 de octubre estará en Puertollano (Krater Rock City), el 1 de noviembre en Zaragoza (Sala Utopía), el 2 en Vitoria (Urban Rock Concept) y el 3 en Madrid, teloneando a The Poodles.

I Don’t Know Why es el quinto tema de este disco, una canción que alterna la sensibilidad y la melancolía, donde los instrumentos suenan suaves y cadentes, con el arrebato, donde Reece se viene arriba y las guitarras se recrudecen. Muy buen tema. Two Coins es la canción más melódica del disco, otro gran tema de este Resilient Heart. Hablando antes de “wiski”, este tema suena mucho a whisky bar, duro y algo rancio, pero encontramos mucha melodía en su estribillo y suena fantástico. Ain’t Got The Balls suena más áspera, pero es el tema en el que más se luce la guitarra, es todo un espectáculo. Forest Through The Trees es un tema que no me esperaba escuchar en este disco la primera vez que lo caté. Un tema sensiblero, elegante, delicado al principio y que se va haciendo cada vez más poderoso. Una de las joyas de este disco sin duda alguna. Es la canción donde más se luce Reece con su voz.

437271.jpg

En la recta final del disco nos topamos con Perfect Apocalypse, donde vuelven las guitarras rápidas y el sonido en los parches se hace más denso. Live Before You Die es otro de los grandes temas, con la letra más anímica y con otro estribillo estupendo. Me reitero: qué bien suena este disco, madre mía. Reece despide este trabajo con un tema más crudo que los anteriores, I’m The One.

En definitiva es un buen disco de Hard Rock, de esos que te apetece escuchar en casa, tranquilo, para desconectar de la rutina diaria. No es un disco que te encienda los ánimos y te embriague con sus melodías de positividad. Es uno que te invita a disfrutarlo sentado en el sofá y si es acompañado de un buen Bourbon, mucho mejor.

72%

Álvaro Masterplan

oie_oie_trim_image (1).png