Acacia Avenue publica a finales de este año el nuevo álbum.


10255905_776709545673421_3108246383198344258_n

El proyecto AOR Acacia Avenue con Torben Enevoldsen (Fate) a la cabeza publica a finales de este año el nuevo álbum «Worlds Apart».

Participando en el disco, nombres como: Peter Sundell (C.O.P., Grand Illusion), Dagfinn Joensen (Fate) y Torben Lysholm (Pangea, Mysterial).

Contendrá las siguientes canciones:

1. Stand Up And Shout
2. Worlds Apart
3. Out Of Control
4. Fly Away
5. Wait For Love
6. Straight To The Heart
7. Reaching Out
8. Seeing Is Believing
9. Don’t Chain My Heart
10. Mine All Mine
11. Chasing Starlight

Charlie Giardina «Dreamland» 2018. Review.


Es un gran placer tener la oportunidad de hacer esta reseña. Dejadme que os  lo presente.

Charlie Giardina es un bajista, vocalista y productor de Argentina. Formó parte de bandas como Hardway y Flamedown, con la cual editó un album en 2011 y contó con músicos invitados como  Guy Pratt (Pink Floyd), Ty Tabor (King’s X) y CJ Vanston (Joe  Cocker).

Hace unos años comenzó a trabajar en su proyecto como solista. Dreamland es un album de rock melódico, AOR con influencias de artistas como Toto y Journey. El mismo cuenta con varios músicos invitados de renombre como Leland Sklar (Phil Collins /  Toto), Bruce Gaitsch (Chicago / Richard Marx),  Michael Thompson (TWR / Michael Bolton) y Herman Furin (bateria de Work Of Art), entre otros.  Charlie también ha trabajado como músico  de sesión y acompañando a artistas como Eric Martin (Mr. Big), Bruce Kulick (Kiss) y el artista Pop español Alex Ubago.

Lo primero que me llama sobre manera la atención, es la voz de Charlie, con un tono tan peculiar y parecido a Bon Jovi. «Angels from heaven» es una delicia aorera en forma de lenta, sacada del cuento de tus sueños, está cantada con tanto sentimiento, que enseguida pasas a ser el protagonista. Aquí el señor Bruce Gaitsch se encarga de aderezar el corte con la acústica, mientras exploramos los mundos sensoriales del placer auditivo. «Back to life» es toda una declaración de intenciones. Aquí el bajo se muestra todo poderoso, para un desarrollo más hard aorero, con una efectividad en los estribillos más que patente. Los coros son la prueba fehaciente de ello. Gran trabajo de Javier Viñas a las seis cuerdas.

Seguimos degustando este manjar musical, y con mucha sapiencia aparece en nuestra mesa, «Blind Devotion», una demostración intrumental de órdago, la conjunción, es perfecta entre otro grande a los parches como es, Emiliano Gimenez, y Charlie al bajo. La guinda la pone Viñas y su forma tan exquisita de tocar la guitarra. Un tema para disfrutar de músicos de verdad, profesionales. Todo un manual de buen gusto. Momento de exploraar terrenos más «Smooth» con un corte titulado «Don´t give up the hope» y esa voz de Giardina quizá en un tono algo má alto de lo que pide el tema, aún así, el disfrute es pleno, la sensación rítmica es expansiva.

«Feels like rain» me encanta, medio tiempo de absoluta belleza, es la isla que buscas en medio del océano, mención especial para las teclas de Guillermo De Medio,  las mece con sus dedos de forma excelsa, se puede definir esta canción, como la elegancia convertida en notas musicales.31306906_1986897131344075_231799719972569088_n-1-300x300

Ya me pasó con Rocha, un disco que nunca olvidaré, y es que cuando oyes música hecha con el corazón, sin artificios y con la honestidad de un músico puro, la conexión es automática. Para muestra «Lift away the fear», jugando con sonidos cercanos a la costa oeste, y donde no conocía a Herman Furin en esa faceta tan delicada, decir que hace un gran trabajo en la batería en todo el disco, tanto él, como Eduardo Giardina. «Reaching for the sky» es la perla escondida en la concha, y que destapo. Melodías acordes con voces bien armonizadas, para un corte muy lite aor, con gran trabajo coral.

«Stop the world» más cruda y áspera con un groove muy molón. Ganas de bailar al son de Viñas, ¡qué clase tiene! «Time» es la demostración de la versatilidad cantando en tonos muy agudos, y combinando el rock melódico, con algunos momentos muy elásticos, puediendo cabalgar por toda la frontera propiamente dicha del rock. 

La música cura corazones, enriquece el alma y nos haces más felices, si tu también la amas no te pierdas DREAMLAND.

Viri

viri

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: