Etiquetas

, ,


12 pg booklet.indd

Después de los primeros dos álbumes “Desire” (1998 – Point Music & Dreamchaser Records) y “King of the King” (2002) (MTM Music) fue el final de Eternal Flame. Michael Schinkel (cantante y guitarrista) y Helmut Kohlpaintner (teclista, bajista) decidieron trabajar como compositores y productores para otros músicos y bandas y fundaron la compañía “enooma-media musicproduction” en Munich.

Recibieron llamadas, cartas y correos electrónicos de fans, con la solicitud de producir un nuevo álbum de Eternal Flame.

En 2012 Helmut Kohlpaintner y Michael Schinkel discutieron sobre el proyecto y encontraron rápidamente socios para la escritura de letras como Timothy Touchton (conocido por letras como “Go for Gold” de los Juegos Olímpicos en Seúl 1988, “Sail Away” Joe Cocker, así como 11 Top 40 y 3 éxitos top 5). Tambíen han participado otros invitados como Mark Boals (exYngwie Malmsteen y Ring of Fire) y Göran Edman (ex-Yngwie Malmsteen y John Norum). Otros músicos como Thomas Keller (bajo) y Robert Lipp (bajo) de Eternal Flame, así como la el batería Michael Hencky.

Así que tras la pertinente presentación, toca desgranar con mi opinión, lo que estoy oyendo. Lo primero que me llama la atención es su portada totalmente Trilogy de Yngwie, y es que no es para menos, las influencias son claras y concretas. Un disco de metal neoclásico al más puro estilo anteriormente citado y con reminscencias Rainbow o Deep Purple. Hard rock clásico aderazdo con todo lo barroco del genio sueco de las seis cuerdas.

624950

Una intro, contando un poco la historia de Eternal Flame, abre en forma de Ignition. Ahora el turno es para Mark Boals y Smoke On The Mountain. Riffs asesinos en escalas con ese teclado de fondo tan característico, que no te viene a la mente otra cosa que no sea esa época maravillosa, supongo que ni el propio Yngwie sería capaz de componer ya estas piezas, Boals encima ayuda, y mucho, atmósfera perfecta para andentrarnos en el gusto por la complicación formal, y la abundancia de adornos.

This is my life, es un canto de libertad, dejando el estilo clásico anterior y formando un corte más propio y con unas melodías dignas de resaltar, esplendorosas y brillantes. Uno de los cortes más hard y melódicos. 

Queen Of The Hill es más neo, combinando lo sobrio, y de corte tradicional con acústicas y gritos agudos muy heavies. Algún momento tranquilo y relajado tenemos, como por ejemplo You Can Save Me, sosiego y sonidos complacientes. Lo mejor es la parte instrumental y el duelo de voces con los coros muy de iglesia, todo en perfecta armonía. 

Cabe destacar el tema cantado por Mark Boals, I Believe In This Miracle. Rodeado de un éter atrayente, convertido en estado gaseoso. Estribillo contagioso y eficaz, me encanta las guitarras ornamentadas de Michael, y Helmut haciendo un trabajo excepcional a las teclas y sección rítmica. Toda esa profusión de fondo, que no pasa desapercibida, es lo que recarga de arte barroco esta musicalidad. Alguien que hizo que Yngwie fuera lo que es, es el señor edman, con un disco fabuloso llamado Fire & Ice, y aquí en Got A Rock & Roll Fever, lo demuestra. Un tema muy rockero y lleno de groove, con la portentosidad vocal como estandarte. Vendaval musical y fuera de la línea rítmica de todo lo anterior. Energía en estado puro.943482

El otro corte donde aparece el sueco es Tease My Love. Otra maravilla muy purpeliana con esas teclas recordándotelo y coros profundos, el mástil de Michael haciendo diabluras “Yngwinianas”, si se me permite la expresión. Gran estribllo y estructura sólida.

Un disco muy compacto y que nos hace paliar la pérdida del excéntrico, para la causa, el sueco dios de la guitarra, Yngwie. Hasta tenemos para cerrar un tema instrumental, muy corto, por cierto, llamado Close To The End.

88%

viri