Revertigo “St” 2018 (Frontiers Music) Review.


revertigo500Dicen que una historia cuando perdura en el tiempo termina convirtiéndose en leyenda. Y la historia de estos músicos que han creado este proyecto a partir de la nada, son historia de la música Rock. Cada uno por separado, el vocalista Mats Leven tiene un curriculum tan extenso que necesitaría más tiempo del prudentemente necesario para explicaros los muchos discos donde este tipo ha colaborado. Es tan bueno que seguramente cuando nació, en vez de llorar, se puso a gritar en Do menor. Es lo que pasa cuando se tiene este nivel de talento a las vocales. Anders Wickström es un tipo que debo decirlo, siento por él gran debilidad.

Sus discos con Treat me gustan todos. No recuerdo ninguno que me haya dejado con cara de haberme levantado de la siesta con desorientación. Además de ser un fantástico guitarrista, es un sorprendente compositor. Cada vez que recuerdo el tema Skies of Mongolia de su Cup of the Grace siento escalofríos. Eso es música que recetan los psicólogos para marginar el aburrimiento.

Y claro cuando unes dos talentos semejantes es imposible que algo pueda salir mal. Me han sorprendido un poco los registros que han utilizado, alejándose descaradamente de Treat, y dirigiendo sus miradas a algo más próximo a The Poodles, Eclipse o Pretty Maids. Y el resultado a mí me parece fantástico. Un gran álbum para empezar el año con nuevos sonidos para desterrar la desidia y los sonidos monótonos elaborados desde la pereza. Esto es diversión, sin complejos, una muy buena instrumentación, y ese maldito vocalista que se te mete en el cerebro y no se le quedan ganas de salir…

Hoodwinker abre este apetitoso álbum, el sonido de guitarra es inconfundible, tiene esa distorsión muy especial que lucía en el disco que antes os recordaba, con toques de ese The War is Over, Roar o esa maravilla de la música contemporánea llamada We own the night. Es un buen tema para abrir este buen disco. La voz de Leven muy conocida por todos vosotros no defrauda en absoluto. Me sorprende el buen sonido alcanzado. Todo suena muy bien. Salling Stones con unos buenos teclados abriendo para dejarnos unos toques vocales sobresalientes y unas guitarras bien pensadas. A la hora del estribillo se nota quien es la mano que compone en Treat, porque son coros elegantes, con estilo y melódicos que bien podrían formar parte de cualquier disco de Def Leppard, y eso amigos, son palabras mayores.

Esto empieza bien, con los ojos abiertos como platos ante el talento desplegado a la hora de componer esos dos temas pongo proa a Symphony of fallen angels coge los ritmos del Lift you up de Gotthard de forma muy descarada, el batería Thomas Broman debería hacérselo mirar, salvo que sea un mandado. Los coros muy The Poodles, pero debo decir que no me desagrada en absoluto, es un buen tema.

The cause empieza muy Blackmore de los mejores Rainbow, sin duda el ídolo de casi todos los guitarras que conozco, y luego ya vuelven los mejores Treat, y es que Thomas no sabe componer de otra forma y eso que salimos ganando todos. El vocalista otra vez volando alto con un tono absolutamente insuperable. La mezcla de sonido de guitarras con teclas en segundo plano suena de escándalo, ese toque distintivo de este guitarrista que tanto aprecio. Quizás sea que los Treat me gustan demasiado y me cuesta ser objetivo a la hora de analizarle. Sin duda el tema más parecido a la banda de Thomas de lo que llevamos de disco.

Gates of the Gods suena con esa distorsión típica de The Poodles con un poderío vocal deslumbrante, es otro tema para llevar peligrosamente alto en el reproductor de tu coche, porque esto es lo más parecido a volar que vas a sentir hoy. Si tienes la suerte de tener un coche cabrío ni lo dudes, volumen y aprieta el acelerador por alguna carretera que bordee la playa. Me sorprende una voz femenina hablando en español en segundo plano. Cosas de los genios.

False Flag es una muerte por aplastamiento en cuanto a sonido de guitarra se refiere. Suena inquieta, aquí Mats Leven otra vez vuelve a desplegar su talento por toneladas, el estribillo precioso y preciso, suena uniendo las dos cosas a algo grande, colosal, sin duda estamos ante uno de los lanzamientos del año. Y el guitarrista sigue sin estarse quieto, me le imagino como el correcaminos dejando una estela de humo dentro del estudio sin parar de moverse, de no estarse quieto. Por cierto que no os he hablado del sonido de batería, muy limpio y bien grabado, algo difícil de conseguir generalmente salvo que seas Robert ´Mut´ Lange.

1

Unobtainium que vaya usted a saber qué demonios significa, es un medio tiempo de talento absoluto, una oportunidad para aquellos vocalistas que quieren lucirse a la hora de cantar un tema para enamorar al mundo de la música. El único requisito es que sepa cantar. Y estamos ante un fenómeno, un tipo que canta con un nivel de superioridad pocas veces visto. Navega por encima de las notas musicales como haría un surfista con su tabla en una playa de Hawái, un prodigio vocal que debemos apreciar y reverenciar como se merece. Luciferian break up con unos coros estribillos bien pensados, unos riffs de guitarra algo más oscuros como la época del Tyr de Black Sabbath, pero solo en cuanto a base musical, porque Tony Martin poco tiene que ver con Mats Leven, un vocalista con un tono de voz único, perfecto para interpretar este estilo del Metal. No puedo evitar seguir comparándolos a The Poodles en cuanto a estribillos al cantar el título del tema.

Joan of Arc es una mezcla apoteósica de Avantasia y los mejores Eclipse donde todo luce a una altura descomunal… seguro que el Tesla que ha puesto Elon Musk en el espacio puede verlo en todo su esplendor. Porque lucir a esta altura no resulta nada fácil, hay que llevar muchas horas de vuelo para saber componer con estos niveles de imaginación y talento. Esto, chicos es justamente la música que me gusta junto a lo que acabo de oír de Larry King y Michael Thompson Band. Cuando a uno le sacan las bandejas de los canapés y no sabes cual escoger es que todos son magníficos. Y a mí me pasa lo mismo cuando oigo verdaderas joyas musicales sin reparar mucho el estilo del rock donde encajan. Break Away es puro sonido Treat, lo que sin duda le lleva a estar catalogada dentro del talento absoluto, el de las cosas bien hechas, el que te lleva a dejar lo que estés haciendo para prestar la atención merecida a cosas así. Y para cerrar el disco el tema que da título al álbum Revertigo, aquí más reminiscencias The Poodles y no entiendo muy bien porque se decanta de forma tan descarada por el sonido de esta banda que a mí personalmente me dejó de interesar hace mucho debido a los nefastos últimos discos realizados. El sonido de guitarra en este tema resulta oscuro, con ese teclado en segundo plano estilo Ramnstein, pero muy eficaz.

En definitiva estamos ante algo que apetece escuchar de vez en cuando, esos momentos donde necesitas algo para oír a un volumen exagerado, para disfrutar de dos genios de la lámpara en lo suyo, en cantar y en componer Rock bien hecho con un sonido de guitarra aplastante. Sin duda esto es como disfrutar de un buen café expreso italiano con unas gotas de Jack Daniels… sublime.

89%

Whizard

oie_oie_trim_image

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: