Etiquetas

, , ,


SHIRAZ_LANE_carnival_days_COVEREstamos ante el segundo álbum de estos finlandeses. Tras un su primer EP “Be The Slave Or Be The Change” donde ya apuntaban maneras, sacaron su primer álbum, For Crying Out Loud, un ejercicio de Hard Rock Old School y Sleaze fresco donde ya se evidenciaban algunas fortalezas, una banda de jóvenes promesas que auguraba un largo recorrido.

Y estábamos expectantes ante el siguiente lanzamiento que llega en febrero de 2018, cuyo título es Carnival Days, y es que estos chicos han experimentado un buen cambio, han madurado, de hecho, parece casi otra banda, el cantante ya no abusa de ese falsete que a algunos fans les quebraba los tímpanos y los temas están concebidos desde una perspectiva más amplia, con más arreglos en cada uno de los temas y una serie de detalles que embellecen estructuras quizá algo planas a priori, y es que la colaboración del productor sueco Per Aldeheim (Def Leppard, Soilwork, Lambretta es un plus.

Abre el disco, el corte que le da título, Carnival Days, un tema muy diferente a lo que nos tenía acostumbrados la banda, Nos vemos trasladados a un club de jazz con bailarinas pavoneándose mientras levantan sus sombreros hongo al ritmo, un tema festivo con la incursión de un duelo guitarra – saxo exultante y las guitarras aportando el toque rockero.

The Crown, nos devuelve al estilo más propio de la banda, hard rock con gancho que rompe con un puente y un estribillo de hermosas líneas melódicas, eso sí manteniendo guitarras tralleras. Para los fans del hard rock melódico, éste puede ser uno de los cortes más llamativos.

Harder To Breathe, es el primer single y cumple todos los requisitos, vibrante, comercial, delicado estribillo con algunos teclados que impregnan el toque melódico y unos sutiles efectos de voz del talk vox.

5A2FEA9A-shiraz-lane-to-release-carnival-days-album-in-february-title-track-streaming-image

Tidal Wave, es un tema muy enérgico, con un bombo con una pegada brutal, y un lick de guitarra festivo, con un estribillo muy contagioso. Gotta Be Real, balada, con un sonido Shiraz Lane del primer disco, y es que aún mantienen algunas influencias de The Darkness, el saxo vuelve a darle un toque de exquisitez al corte, People Like Us, uno de los cortes más cañeros, donde el estribillo y el piano le dotan de mucha fuerza.
Shangri-La, un medio tiempo que comienza algo soso, pero que se va haciendo grande según avanza con los distintos arreglos de coros, sonidos de castañuelas, un tema muy lucido.

War Of Mine, lo más heavy del disco, endurecido por unas guitarras pesadas y un importante solo, lo dicho esto es heavy pero con algo de melodía, eso sí.
Shot Of Life, vuelve a esa voz tan estridente de su primer disco, este tema podría haber estado en su primer disco. For Crying Out Loud, un registro de agudos espectacular con algunos paralelismos a Axl Rose en su primera época.

Hope, balada supercomercial, con un momento estelar de guitarras que se me hace corto, que hacen de este tema, simple en su concepción, una auténtica belleza.
Reincarnation, comienza como una balada para cambiar de ritmo a un pasaje más metalero en el minuto 3 con gritos agudos de Hannes, para aflojar nuevamente el ritmo y cederles el protagonismo a las guitarras de Jaine Laine y Miki Kalske. Es un corte tratado con mimo, es el más complejo del disco y donde Hannes Kett aplica una gran variedad de tesituras vocales.

Es un disco que gana con las escuchas, si el primer disco estaba centrado en un hard rock gamberro, aquí tenemos un álbum más consistente con unos magníficos arreglos de producción, buena instrumentación y unas voces de lujo. Con Carnival Days, los Shiraz han intentado redefinir su estilo y van claramente por el buen camino.

85%

Alicia Albertos

oie_oie_trim_image