MoritzAboutTimeTooCover.jpgMoritz se formó a principios de 1986 en Londres para hacer ese género llamado Aor. Un conjunto fantástico de canciones fueron rápidamente compuestas.  La formación de Mike Nolan y Greg Hart en las guitarras, Ian Edwards en el bajo, Andy Stewart en los teclados, John Metcalfe en los parches, fue aumentada por el vocalista Steve Annetts, y que salió de las banda a principios de 1987.

Peter Scallan que había adicionado originalmente para Moritz antes de Steve Annetts, al final llegó.

Desafortunadamente, no consiguieron un buen contrato con alguna etiqueta y después de algunos cambios de formación se separaron 1988. Peter se unió a Samson y grabó el álbum Refugee. Hart, Edwards y Stewart formaron el equipo de AOR If Only.

Irónicamente, If Only y Samson tocaron juntos en el London Astoria en el verano de 1989. Ya en 2007, y tras una conversación casual con Rob Evans de la revista Powerplay y Greg Hart se sacó la edición de City Streets en CD. Esto incluyó canciones en EP y algunas demos inéditas. Todo por pura coincidencia.

El álbum que nos concierne fue grabado durante los últimos cuatro años en varios estudios. Fue producido por MORITZ y mezclado por Ian Edwards.

Ahora se cumplen 30 años desde el primer lanzamiento de la banda. Para celebrar esto, MORITZ han resucitado con el sello Shadows of a Dream.

Junto a la intro y que da nombre al cd, “About time too” encontraremos los bombazos del disco, las más Aoreras, las que me llenan el espíritu de felicidad.

MoritzBand3.jpg

“One more beatiful day” es dentro de este abanico inicial de musicalidad, la más “dura” con una voz de Peter Scallan desgarrada, grandes coros y mucha presencia de guitarras, luego, ya llega la que seguramente sea mi preferida, “Moon and back” el tema AOR que toda banda sueña con componer y tocar, esa positividad que muestra la música y que trasladas a tu vida. Debería ser el primer single y que la gente se suba al tren.

En este pack melódico metemos: “Chance of a lifetime”, “Dreamland”, que me trae cientos de miles de sensaciones, estructuras clásicas de ese rock melódico inglés de alta gama y mucha elegancia, como también la camaleónica, “Love long gone”, que con sus teclas te hace viajar por su coreable estribillo, algo así como: un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas.

El parón nos lo da la balada acústica, “Forever is” muy a la antigua usanza, que tanto te recordará a miles de temas de los ochentas o principio de noventa. La otra lenta, “Own Little world” más íntima, a piano, de menos a más, desatando la explosión de sus músicos, casi al unísono. La voz un poco forzada en las notas altas desluce un poquitín el tema.

La pega más considerable de este cd pueda que sea la producción, o es que este mp3 que me mandaron suena un poco enlatado. Comprendo que hoy en día no todo el mundo disponga de los medios económicos para grabar en algún estudio de verdad.

Y ahora nos dejamos para lo último el classic rock/blues. “Take it on the chin” tema de puro rock, sobrio y directo. La bluesera y melancólica “You don´t know what love is” de incólume desfachatez de sentimientos perdidos. Hammonds sonando de fondo y una guitarra juguetona. El solo es galáctico y la comunión es total con la voz que me gusta tanto de Peter, la rota. MoritzBand2.jpg

Podría acabar diciendo: Si estás harto del sonido escandinavo o los proyectos de Frontiers, bla, bla,bla. Pero prefiero una cita que defina el disco…”A la música hay que aproximarse con mayor pureza, y sólo desear en ella lo que ella puede darnos: embeleso contemplativo.”

84%

Esteban