Etiquetas

, ,


MR_BIG_DefyingGravity_COVER_HI_3000.jpgCon un «ok, we roll!», y haciéndonos recordar aquel Addicted To That Rush, que fue el comienzo de todo, esperemos que no sea un mal presagio, da comienzo Defying Gravity, el noveno disco, y tras los tres años de rigor, después de Stories We Could Tell, de Mr. Big

Defying Gravity es fiel a lo que es Mr. Big: melodías, guitarras, Paul Gibert, líneas de bajo, Billy Sheehan, y de batería, Pat Torpey y Matt Starr, muy protagonistas y contundentes, coros, y una voz principal, Eric Martin, única.  Encuentras fuerza, velocidad, riffs, y también, como no, encuentras medios tiempos, en lo que son maestros.

Y, ¿cuál es para ViriAOR la principal novedad de este disco? Nuestra impresión, y habría que preguntárselo a la banda para confirmar, es que es un disco con cantidad de improvisación. Muchas de sus partes, sobre todo las guitarras, y en especial, los solos, así lo parecen. Además, el que haya sido grabado en apenas seis días, te da pistas.

No ocurre lo mismo, pero vete a saber con estos mostros, con la base rítmica, muy protagonista, mucho más que cualquier otra banda, por eso nos gusta tanto Mr. Big. Está muy trabajada, siempre en su sitio, y permitidnos, a veces, haciendo de menos al genio de Gilbert.

Por todo eso, y tampoco lo vamos a negar, no es un disco que entre a la primera, pero que con cada escucha, y con cada matiz que vas descubriendo, te va envolviendo hasta que te das cuenta de que, estos magos, una vez más, nos han «engañado».

El primer tema es Open Your Eyes. Un riff pegadizo acompaña toda la canción, en el comienzo, en las estrofas, en el solo, en esta parte se encarga el bajo, y hasta para acabar. El cambio anterior al solo, que incluso hace que la canción parezca otra, es brutal. Durante toda la canción no puedes parar de menear la cabeza o mover el pie. ¡¡¡¡Buenaaa!!!!

Defying Gravity es la segunda. Tiene un ritmo rápido durante las estrofas, en las que una parte de ellas, dialogan voz y guitarra, hacen lo mismo. En el estribillo el protagonista en esta ocasión es la voz cantante, con una gran melodía. Lo que hace Sheehan, y sobre todo, al final, cuando acompaña a Gilbert, que está soberbio, es brutal, y acompañado de una gran batería (esta frase puedes ir poniéndola en cualquier parte de este texto sin ningún problema, queda bien siempre)

Everybody needs a little trouble. ¡Vámonos!, ¡otro riff, bravo!. En las estrofas manda Eric Martin junto a la batería, solo están ellos. El resto de la banda, están calmados, esperando a meter el riff, y lo que les apetezca, entre estrofa y estrofa. El estribillo es vacilón, todos cantan y a la vez van metiendo el riff, tan machacón y menea cabezas. ¡Temazo!.

882750_1

Damn I’m falling in love again. En vez de hacer una power balada han apostado por un tema acústico, coreable, con el típico tu, tu, tu, tu, tu. Para mí totalmente prescindible y de relleno, pero que tiene su público, seguro. Si hay alguien experto en eso son ellos, está claro, u, ¿os tengo que recordar To Be With You?

Mean To Me. El bajonazo dura poco, por suerte, y volvemos a la carga. Bajo y guitarra toman el protagonismo y machacan nuestros oídos durante toda la canción, con un riff, no sé como decirlo, rápido, como un mosquito alrededor de tu oído. En la parte justo antes del solo, Sheehan se sale en ese diálogo que tienen Gilbert y él. Luego, durante el solo, Sheehan está, continúa en su línea, magistral.

Nothin’ Bad (‘Bout Fellin’ Good). Medio tiempo, esta vez eléctrico, en el que destacan el preestribillo, in crescendo para acabar en un estribillo coral, y el solo, con dobles guitarras, una eléctrica y otra acústica, que hace las veces de rítmica. De estos temas que tanto les gusta incluir, y que tanto les gusta al público.

Forever & Back. Seguimos con la onda blandita, tema como el anterior, pero más contundente, con más fuerza y pegada, guitarra más dura, sobre todo en el solo y con mayor presencia también del bajo. Factoría comercial Mr. Big trabajando a tope.

She’s All Coming  Back To Me Now. Continuamos por esa senda, tres seguidas ya me parecen demasiado, ¡ainsss!. Mola mucho el solo, velocidad, y la guitarra del final, por debajo del estribillo.

1992. Menos mal, pasó el trance, y volvemos a lo que nos gusta de Mr. Big, guitarras, contundencia, y líneas de bajo y batería, machaconas todo el rato. El solo, bueno, como siempre, pero el bajo, ¡ay el bajo!, espectacular.mrbigband2014_638

Nothing At All. ¡¡¡Ay el bajo!!!. ¡Ups, lo he dicho otra vez! Me habéis pillado, ¡sí, Sheehan es mi debilidad!. Tiene también una guitarra vacilona y distorsionada. Y el solo son dos guitarras a la vez, muy original.

Be kind. El último corte del álbum, un medio tiempo rocanrolero, con dos guitarras, en el estribillo, una distorsionada, y otra con slide, que queda realmente vacilón. Y cuando parece que va a acabar, aumentan el ritmo, la velocidad, y deciden hacer un gran solo, de virtuoso, acompañado de una gran batería, y un bajo, súper heavy. Un gran final.

Por favor, no dejéis de escuchar Defying Gravity, es Mr. Big de su última época, tras la reunión, por los cuatro costados, acabaréis encantados.

Nota: Son Mr. Big, no se les puede calificar. Son outsiders.

Ape Navarro

ape