Etiquetas

, ,


all41-worldsbesthope-cover2017Mira que le dije al jefe que no me diera a mi este trabajo

… me resulta algo así como valorar a mi hijo de 6 años jugando al futbol… para mí siempre será el más alto, el más guapo y el mejor del equipo. Y es que analizar a uno de mis ídolos de mi juventud como es Terry Brock, vocalista de los para mi dos mejores discos de AOR jamás editados como son el Walk in the fire y el Native Sons, de Strangeways, me resultan una muy difícil tarea. Para mí y en eso no pretendo tener razón, no existe ningún disco mejor que esos dos. Por eso no entiendo muy bien la morralla infecta que han sacado después de esos dos trabajos.

La carrera de Terry está llena de grandes trabajos, alguno en solitario con el genio de Mike Slamer, The Sign, incluso el disco de Giant no está mal. Mi dolor es que jamás llegará al grado de excelencia de esos dos discos referidos. El anterior a este, Roth Brock también estaba bastante bien así que esperaba con ansia este trabajo… y la espera ha merecido la pena…

Estamos ante un disco sin etiquetas, la base se empapa en AOR, algo para lo que Terry está muy preparado, pero han tenido la desfachatez de unir a este proyecto al gran Robert Berry (Alliances, Hush) otro vocalista descomunal y también al bajo al que admiro enormemente. El dream team se redondea con Gary Phil (Boston, Sammy Hagar. Alliance) a las guitarras, y Mark Starr (Ace Frehley, Mr. Big) a la batería. Y es que, aunque lo hubieran pretendido, era misión imposible que saliera algo mal. El disco está a una altura desacostumbrada, Terry rejuvenece 30 años y canta como en sus mejores tiempos. Los duetos con Berry son simplemente sensacionales, y las tablas en la guitarra y batería resultan evidentes.

After the rain abre un disco inolvidable, con unas teclas bien puestas como en los mejores tiempos del AOR, un sonido sorprendente de batería (hoy en día casi todas suenan realmente mal), y esos duetos con Brock y Berry haciendo de las suyas coros incluidos. Esto es como ver a Ronaldo y Messi en el mismo equipo. Un sueño hecho realidad. Suena tan perfecto, tan redondo, que casi me da pena que se acabe el tema. Lo cierto es que no sé cómo describirlo, como tampoco sabría explicar el Canon y Giga de Pachelbel. Lo cierto es que las obras maestras llegan a nosotros casi desde la casualidad… Cyanide otro buen tema desde la maestría en las voces de Terry, teclas al fondo del pasillo en estribillos y coros, y Berry cantando partes del tema sin que baje el ritmo en ningún momento. Mi capacidad de asombro, casi dormida debido a los pocos buenos trabajos lanzados últimamente, parece despertar para prestar mi atención absoluta ante lo que se me está presentando. Si siguen a este nivel estará entre los 10 mejores discos del año sin duda.

Down life´s pages empieza en ese modo medio tiempo cantado por dos genios de esto y me resulta imposible apostar a quien lo hace mejor. Luego el tema se despereza hacia unos niveles de talento infinito más propio de súper héroes que de gente mortal. Es el peligro que se corre cuando unes a dos de las mejores voces del panorama internacional. Menuda pasada de tema.

all41band2017_638
Mother don´t cry es esa balada con la que enamorar a Emma Stone a la sombra de un piano, por calidad que no quede. Imaginaos a estos dos mendas que saben cantar en un tono tan brutal que hasta mi canario flauta se calló por un momento para apreciar los acordes vocales de estos dos dioses. No será extraño que si alguna vez se dignaran a presentar este trabajo en directo, los músicos salieran en Frac con pajarita a juego. Show me the way tiene claras reminiscencias a la banda de procedencia de Robert Berry, solo hay que oír el disco Missing Peace de Alliance para saber de lo que hablo. Walk alone es sin embargo más territorio melódico, no llega a ser Strangeways pero si me parece algo sacado de su preciado Diamond Blue de su carrera en solitario. No sé cómo lo habrá hecho pero Terry está cantando como nunca, algo que valoro enormemente porque parecía que había perdido algo de toque en algunos de sus discos precedentes. Don´t surrender (to love) es otra balada más que interesante donde se funden tan bien las partes cantadas por estos dos monstruos que te resultará difícil distinguir algunas veces quien es el que canta de los dos. Los coros descomunales, supongo que este disco lo compraran algunos estudios de canto para poner a sus alumnos como cantar en cifras rayanas a la perfección. Pero el mérito no es solo de los vocalistas, sino que siendo honestos, los temas están excelentemente compuestos, y magníficamente ejecutados. Hero in your life es Boston… no es un tema parecido a Boston… es simplemente Boston… parecen las guitarras de Barry Goudreau… despierta, que no son ellos porque además no está Brad Delph cantando. El tema es descollante, de una belleza devastadora, algo por lo que merece la pena oír música como esta.

Como diría un amigo mío, “nací para oír esta música…”. Todo suena en su sitio, contratar a gente tan profesional para este trabajo es lo que tiene… que todo tiene un punto de perfección que resulta algo impertinente… pero que calidad señores…

Never back down again sonido de guitarra con clase a raudales y esas voces otra vez martilleando mi cerebro. Es tan bueno el resultado de mezclar estas dos voces que no sé cómo no se había inventado antes. Llevo un buen rato dándole vueltas para sacar los defectos a este disco y no los veo por ningún lado. Está tan bien diseñado que resulta difícil sacarle faltas. Si te pones al lado de Corvette del 67 tampoco podrás… en fin una grata sorpresa por inesperada. Por cierto, este tema de los mejores del disco sin duda. Who knows con el sonido maravilloso de guitarra a cargo de Gary Phil al que ya conocía de su etapa de Alliance, no deja de sorprenderme por lo bien que hace sonar una guitarra con el punto justo de distorsión. El tema es una oda al buen gusto musical, con unos coros bestiales, un solo de guitarra tremendo, y una sapiencia musical descollante. Sin duda, aquí las musas abrieron el tarro de las esencias a la hora de componer el disco en general y este tema en particular. Sonido ochentero pero lleno de puro arte. The world´s best hope con Berry desatado, cantando en un nivel tan alto que si intentas llegar a donde él llega, te quedarás afónico para los dos próximos días… avisado quedas.

18620066_1919420435009765_8185188310274895886_n

El tema de una belleza cegadora, está tan bien que no pude evitar ponerlo un par de veces más solo para ver si mi primera impresión era la correcta. Solo deciros que me he cargado los dos discos que tengo de Alliance para oírlos en el coche porque me he re enamorado de la voz de Robert Berry.

Existen vocalistas que no pierden su calidad vocal con el paso de los años, y luego esta este hombre. Enorme talento le contempla.

Solo puedo deciros que el disco es muy variado, tiene temas de todas las clases, medios tiempos, caña rockera, melodía AOR y talento descomunal a raudales… eso es lo que os ofrece este disco. Esto es lo que os espera si os decidís a comprar una obra que se revalorizará con el tiempo. No tengo ninguna duda…

9

Whizard