Etiquetas

, ,


descargaPues estamos ante el noveno trabajo del noruego Jorn Lande, uno de los vocalistas que más admiro. Y para gente que gusta de los discos de este poderoso mutante de las cuerdas vocales, siempre estamos receptivos a admirar su capacidad prodigiosa de llegar a notas imposibles para casi todos los mortales. Y lo cierto es que se ha rodeado de músicos de gran nivel para regresar por todo lo alto. A su innegable talento vocal, esta vez ha fichado a gente como Alex Beyrodt de Primal Fear o Voodoo Circle que es una auténtica apisonadora. Creo honestamente que daría el perfil el día que Ozzy busque su enésimo Guitar Hero. Es realmente brillante, potente, virtuoso y encaja como un guante de cirujano en el sonido que busca el guerrero Noruego. Mat Sinner al bajo, toda una institución, Alex Del Vecchio en las teclas, y Francesco Iovino de Primal Fear en la batería, dan una idea de que buscaba un sonido centroeuropeo potente.

Y a fe que lo ha conseguido. Eso sí, creo que le ha impregnado de una melodía al estilo que hace Tobias Sammet con su Avantasia. Y os debo confesar que me ha gustado mucho. Hace poco leía un foro donde la gente no terminaba de engancharse con su single de adelanto, siempre con las mismas comparaciones con Masterplan, Vagabond, ARK, Millenium etc. y es que a ver si vamos dándonos cuenta que esa música ya la hizo… y ahora hace otra, para mi igualmente buena. Como dice Pedrerol, “ese programa ya lo hicimos…” refiriéndose al pasado… Yo tampoco tenía tripa hace 20 años… ¡¡¡Carpe Diem hombre…!!! Disfruta el momento, y si como yo, eres fan de este animal, pues disfrútalo, y si no lo haces, rescata alguno de sus discos pretéritos y olvida el presente. Yo no pienso hacerlo.

Abre el disco con el tema que da nombre al disco Life on death road con una atmósfera que da cierto miedo, muy a lo Ronnie James Dio al que Lande tanto admira, y la entrada del guitarra bien podría haberla firmado el enorme Vivian Campbell en cualquiera de sus tres primeros discos. Tema fantástico con un sonido tirando a melódico pero eso sí, con un peso en la guitarra devastador, con riffs continuos dejando claro que este Alex Beyrodt es un auténtico líder, firmando un solo aplastante. El tema dura 7:22 minutos y para nada se hace pesado.

3UemJqh

No sé el motivo por el que se me vienen a la mente discos de Dio a la hora de valorar los trabajos de Jorn. Quizás sea una alucinación personal. Hammered to the cross (the business) es el típico tema Jorn que ya hemos oído muchas veces pero que no por ello deja de fascinarme. Casi le dedico más atención a los coros en segundo plano en el pre estribillo por aquello de ser algo poco habitual en sus registros. Además de ese sonido atronador que forma el dúo de voz y guitarra con ese punto de distorsión que tanto me pone. El sonido anterior al solo y el propio solo de guitarra me parece un homenaje a los mejores tiempos de Dio, intento que no me parezca así, pero me lo sigue pareciendo. Y yo como fan de los discos de Dio me lo tomo a modo de homenaje y personalmente me encanta. Reconozco que no soy imparcial a la hora de juzgar los discos de este tío.

El adelanto que ya circula por ahí Love is the remedy a mí me parece poderoso, sonido potente, y el estribillo con el punto justo de sal. Bastante melódico para entendernos. Tema para pinchar en las radios sin miedo a equivocarte… suena a él. Mención aparte para él solo, absolutamente acojonante. Leí por algún lado que lo hacía Gus G pero en la información que tenemos del disco no aparece por ningún sitio. No me extrañaría porque es impactante y en el video no le reconozco. Pero es un ejercicio de rapidez, astucia y virtuosidad devastadora. Me pregunto porque estará siempre cabreado este tipo… o al menos lo parece.

Dreamwalker es todo lo dulce que un tipo que parece que te está regañando puede ser. Canta una especie de medio tiempo con la misma delicadeza con la que La Bestia, del cuento de Disney acurrucaría a un bebe. El tema funciona porque todos los actores están a un nivel sobresaliente. El solo otra vez para el recuerdo, y lo cierto es que me hace gracia oír a Jorn cantar en ese registro. Lo hace bien además. Fire to the sun nos devuelve el volcán en erupción con otro sonido de guitarra brutal, y el tono habitual de Jorn haciendo de jefe tocapelotas cuando haces algo más… sería terrible tenerle de encargado. Eso sí, no quisiera dejar la impresión que estamos en un disco de Trash Metal o algo así. Se puede ser elegante desde la potencia más absoluta. El solo de guitarra, largo para lucimiento personal, a veces dudo de quien es la estrella del disco. Esto es lo que le pido a Magnus de Eclipse que haga en más ocasiones porque sabe hacerlo. Pero igual no le dejan… Insoluble maze (Dreams in the blindness) sonido Black Sabbath de la época de Tony Martin, que no está nada mal, pero con la aplastante voz del angelito. Todo suena redondo, hasta el estribillo cosa nada sencilla viendo el desarrollo del tema en general. Encajar piezas del Tetris cuando caen a mil por hora es complicado. Creo que sin querer, el bueno de Jorn que nos ha contado que ha tardado dos años en componer este disco, le sale el sonido de Dio en todas sus versiones… espero el de Rainbow, yo que Ritchie lo fichaba para el día que quiera grabar un disco con puro sonido Rising o Long live Rock´n´Roll.

I walked away es ¿Whitesnake?… ¿estamos de coña no? Simplemente mi cerebro es incapaz de procesar el parecido con David Coverdale en este tema… hasta el sonido de teclados y guitarra parece de su 1987… creo que la medicación me está afectando…. What the fuck?… yo mismo no termino de entenderlo, pero hasta el solo de guitarra es un calco de lo que hace John Sykes… increíble chicos y chicas, esto es para que lo oigáis y juzguéis vosotros mismos… ahora, eso sí, es un temazo como la copa de un pino. El solo de guitarra parece del mismísimo Sykes.  De mis favoritos de todo el disco… está todo dicho.

La variedad de registros que maneja el cabreado noruego me parece infinita…
The Slippery Slope vuelve a sonar a Jorn, otra descarga eficiente de este guitarrista que no seguía demasiado pero que prometo hacer sobre todo en sus discos de Voodoo Circle, que bestia por Dios… Resulta reconfortante ver que los años no pasan por el estado vocal del gran cantante noruego. Este tío canta igual que hace 20 años, lo cual es impresionante. Devil you can drive trabajo a una altura sideral (otra vez) del guitarrista, al que aquí sobresale el bajista y sobre todo un sonido de batería aplastante. Otro registro distinto en Jorn, para demostrar que el control que tiene sobre sus tonos resulta un instrumento más. El bueno de Alex está desatado, el solo resulta prodigioso, y hasta Del Vecchio se larga un solo de teclas a la vieja escuela.

The optimist parece un tema compuesto en Avantasia para Bob Catley, lleno de talento y poesía, es un medio tiempo donde la belleza absoluta impregna desde el comienzo hasta el final del tema. Unos adornos de teclado en el pre estribillo lo dotan de una belleza cegadora. No es habitual oír a Jorn moverse sobre estas aguas, así que me resulta más fascinante escuchar el resultado. Es como pasear por el bosque y encontrarte con un unicornio blanco… inhabitual, pero de una belleza deslumbrante. Este tema irá pronto a mi iPhone para oírlo todos los días de mi vida, y si no todos, al menos, en todos los que pueda. Tema para el recuerdo.

jorn

Ahora entiendo porque le llevó dos años componer este disco. La cantidad de arreglos en segundo plano abochornan a aquellos que componen medianías musicales estilo a la castaña enviada por España a Euroirrision… Temas así, nos hace mejores personas a todos. Man of the 80´s es quizás el tema de Rainbow que le quedaba por mostrar en este disco, que parece francamente un homenaje a la buena música de los 80´s que se hacía en aquellos fascinantes años. Y es que los discos de Dio, Rainbow, Whitesnake, Ozzy o Judas me siguen sonando igual de bien que hace 30 años. Es una música que envejece bien. 

El otro día cogí el CD Powerslave de Maiden y es que sigue sonando demoledor. Como cualquier disco de Dio o los anteriormente expuestos. Y creo que este disco de Jorn, me seguirá gustando dentro de 30 años como me gusta ahora mismo. Blackbirds cierra un disco, que reconozco que me ha gustado más de lo que había sospechado… y no, no todos los discos suenan igual. Como he entrado en una espiral mental totalmente atormentada, vuelvo a ver a Coverdale cantar en este tema… y si no es él, es su hermano gemelo… John Sykes está en las guitarras… juro por lo más sagrado que era él… mirad bien… le veo alejarse entre la bruma, pero a mí no me engañan… es él. A medida que avanza el tema Jorn empieza a quitarse la careta para que reconozcamos que es él.

Pero en la guitarra no me engañan… John, como te he echado de menos desde ese 1987 de mis amores… jamás ha vuelto a grabar algo a esa altura, ni en sus discos en solitario, ni en ninguna otra banda donde haya colaborado… pero esa es otra historia… aquí Alex Beyrodt sigue con la careta de John puesta y hasta en esos solos complicadísimos que hacía en ese disco de la serpiente blanca parecen al alcance de este bestia que ha fichado Jorn. El sabor de boca de este trabajo no puede ser mejor. A mí como fan irreductible de este vocalista me ha parecido fascinante, no tiene ni un tema flojo, o de relleno. Este disco cuando se publique caerá en mis garras porque discos así son los que mola escuchar con tu hijo para que practique el Air Guitar con la raqueta de tenis… un disco que merece la pena tener como el tesoro que es al menos para mí. No solo de AOR vive el hombre.

Discazo…

 9

 

Whizard