Etiquetas

, ,


índiceReconozco que me encantan las películas de acción y artes marciales. Son un subgénero en sí mismo que jamás optaran a ningún Oscar de Hollywood ni nada por el estilo. De hecho, es difícil de comprender como un ninja puede dar un salto para huir de alguien y alcanzar el tejado de un edificio. O una pelea de patadas en el aire durante más de 10 segundos… no sé, para mí que eso tiene truco. De niño me lo creía y ponía cara de asombro cuando veía esas coreografías de peleas incomprensibles de gente flotando en el aire…

Ahora ya me resulta más difícil de creer que esto sea posible y simplemente me siento a comer palomitas viendo estas cosas imposibles. Y lamentablemente sin prueba alguna que pueda justificar este argumento porque no he estado en el proceso de elaboración de este álbum en directo de Treat, creo que nos están intentando vender una película de chinos. Quizás sea injusto con ellos, no estaba en Milán viendo cómo se grababa esto, pero el problema que tienen algunas bandas e incluso algunas celebridades del Pop es que muchos empiezan a sospechar que sus directos son como una película de chinos.

Hay trucos por todos los lados. De hecho creo que hay por ahí espectáculos de magia que tienen menos trucos que este disco. Y es una lástima. Una cosa es llevar coros pregrabados como muchas bandas hacen en la actualidad, y otra cosa es retocar casi todo un disco en estudio con aplausos y gritos entre canción y canción. De hecho es bastante posible que la base musical esté muy poco retocada a pesar de que el sonido resulta fantástico, como fantástica es la banda. Porque mi admiración hacia este grupo es absoluta. Creo que el Coup De Grace fue el mejor disco que salió ese año 2010, y la admiración es extensible hacia su vocalista Robert Emlund que en estudio resulta magnifico oírle. De hecho este disco es para todos aquellos que somos fans de Treat, muy recomendable porque repasa su trayectoria con temas de sus discos anteriores y han elegido bastante bien de entre su abundancia de temazos que componen su discografía.
Las guitarras de Anders Wickström suenan de forma aplastante y el teclista Jona Tee de H.E.A.T. es sin quererlo uno de los protagonistas absolutos de casi todos los temas. Tiene un sonido único este chico.

El disco más allá de prejuicios y trucos circenses es realmente entretenido. Temas como Ghost of Graceland, Better the devil, la maravillosa Papertiger, una de mis favoritas We own the night, posiblemente el mejor corte de Coup De Grace, o la fascinante Skies of Mongolia que te transportará a un estado de bienestar tremendo. Estos temas, junto a todos los que han elegido de sus discos anteriores, como Get You on the run o World of promises, dan como resultado un disco buenísimo del legado que nos ha dado una de las mejores bandas escandinavas de toda su historia.

Yo seguiré esperando sus trabajos en estudio que son infinitamente superiores a cualquier disco en directo que haga cualquier banda. Y es que desde que escuché por primera vez el One night in Budokan de Michael Schenker o el On Stage de Rainbow supe que jamás volvería a salir un disco en directo que superara esos dos… y aún sigo buscando…

16864150_10155031776488048_4018615498096858023_n
Solo quiero añadir que el disco me gusta mucho, suena tremendamente bien, y quizás ese sea el problema… Si algún día alguien me demuestra que todo este disco está grabado directamente del concierto de Milán sin retoque de ningún tipo, me tragaré mis palabras y entonces empezaré a creer en las películas de chinos… imaginaros la de medallas de oro que van a ganar en salto de altura y de pértiga sin usar pértiga…

6

Whizard