Etiquetas

, , ,


eclipse_monumentum_cover_hi-jpgDos años después de un gran Armageddonize, por fin tenemos ante nuestros ojos y orejas lo que será el sexto álbum de, para mí, los abanderados del hard rock, los suecos Eclipse.
El genio, y prolífico, Erik Martensson, su fiel lugarteniente, y guitarrista, Magnus Henriksson, el bajista, Magnus Ulfstedt que ya parece asentado en la banda, y el nuevo, el batería Philip Crusner, nos presentan 11 temas, que para aquellos que no les conocen están llenos de potentes riffs de guitarra, melodías pegadizas, comerciales, muy coreables, y en definitiva canciones rápidas, contundentes, con pegada y que hacen que no pares, en todo lo que dura el disco, de menear la cabeza, mover el pie y cantar. Y eso, ¿qué significa para aquellos que ya les conocemos?, pues que tenemos más de lo mismo, ¡bravo!, y, ¡cómo nos gusta!

El disco comienza con Vertigo, toda una declaracion de intenciones y que con el primer acorde ya te sitúan, sí, somos Eclipse, y vamos a patearte el culo. Es un tema Eclipse 100%, en estructura y ritmo. Tiene un solo cortito y sencillo que acaba con un parón para hacer un cambio de ritmo que enlaza con el riff y acabar el tema. ¡Guau!¡Vaya comienzo, maravilloso!.

Never Look Back es, si no recuerdo mal, el primer single y, por lo tanto, el primer corte que se pudo escuchar. Te despista un poco porque los grandes protagonistas de esta canción son los coros, que son acompañados por unas grandes baterías, que son las que marcan toda la canción, tanto en las estrofas, como en los estribillos. Quizás la canción más comercial y mueve culitos del disco.

Killing Me es la tercera, cuyo riff, el de después del estribillo, es totalmente pegadizo y te invita a que le sigas con la voz. El solo, fantástico, y las baterías y el bajo, muy presente y machacón, hacen de éste un temazo.

The Downfall Of Eden en el solo me da un cierto aire celta, seguro que no tiene nada que ver, pero bueno eso me evoca, Y en el final, el protagonista es de nuevo ese riff, sin voces ni nada, que te invita a tararear Ya van dos de esas de seguir al guitarrista, fantástico!!!!
Hurt es la siguiente, y también la balada, con la típica estructura de las baladas heavies, comienzo suave en las estrofas, y que va ganando en intensidad según va entrando la batería, que se potencia con el estribillo. Baladón!

5878f408-eclipse-to-release-momentum-album-in-march-vertigo-song-streaming-image

Tras la canción lenta del disco, con Jaded volvemos al estilo Eclipse, rítmos rápidos y estribillos “cantables”. Ya podemos decir que esta es la novedad, si se puede llamar así, de este nuevo disco, tiene una intención clara, y lo consigue, de que se cante y que se coreen los temas, no es que los anteriores álbums esto no ocurriera, pero en Monumentum, es monumental esta intención. Jaded también tiene unos teclados, sencillos, pero que cumplen bien su función de relleno. Termina, como no podía ser de otra manera, con riff made in Eclipse.

Born To Lead es el mirlo blanco del disco, grandes guitarras, un punteo continuo, como quien pellizca, en las estrofas, que empalman con unos puentes maravillosos hacia el estribillo, que es sencillo, pero bonito, como todos, muy “cantable”. En este tema también destaco las baterías, las mejores del disco, variadas y que acompañan de manera magistral a las guitarras, sobre todo en el riff final. Bravo, Philip!

For Better Or For Worse presenta un ritmo “lento” en los puentes que contrasta con un estribillo rápido, sencillo, sobre todo en las letras, pero contundente, de esos que te hace, una vez más, menear la cabea.

No Way Back es la canción heavy del disco. Tiene un comienzo rápido de las guitarras y baterías. Este ritmo tan rápido se mantendrá toda la canción, que tiene un estribillo muy comercial y unas melodías muy pegadizas. El solo es buenísimo y tiene por debajo unas rítmicas que quitan el hipo. El final, con guitarras, doble bombo, hace que la canción, en su final, sea todavía más rápida. Night Comes Crowling, solo me sale “ohohohoho”, cantemos todos juntos, voces y guitarras.

Con Black Rain acabamos el disco, que cortito se me ha hecho. El bajo es el protagonista de esta canción, acompaña a las voces en las estrofas y las guitarras se quedan como de lado, pero solo un momento, porque en los puentes al estribillo, y en propio estribillo, coge de nuevo el protagonismo, no podía ser de otra manera. De este tema me llaman también los teclados, los más góticos o metaleros del disco.

Bien por Eclipse, una vez más consiguen envolverte en esa nube tan maravillosa del hard rock, potencia, melodías y rock, mucho rock, por los cuatro costados. Ojalá sigan así y sigan repetiéndose disco tras disco, esto es lo que quiero de ellos y lo que quiero escuhar. Rock!!!!!!!!!!!!

8

Ape Navarro