Bendita, y envidiada Juventud!

Sesión de estilos rockeros varios en la Sala Copérnico de Madrid para acompañar a la nueva sensación del Hard Rock Británico The Treatment.

Primero tuvimos la oportunidad de disfrutar de White Coast Rebels, los británicosbenidormenses, si se me permite la expresión, con su estilo más hacia rollos melódicos y pegadizos. El trabajo y las horas no me permitieron disfrutar lo suficiente de ellos, no era la primera vez que los veía y siempre lo hacen bien, aunque eché de menos, en lo poco que vi, el guitarra que les faltaba el sonido quedaba un poco vacío en el momento de los solos.

eldorado_201704

Llegó el turno para el rollo más setentero y maduro de la noche, ElDorado, que durante aproximadamente una hora nos deleitaron con un set list en el que mezclaban temas en castellano y en inglés, ya sabéis que ellos se caracterizan por sacar sus discos en ambos idiomas conjuntamente. A pesar del mal sonido que tuvieron, fue horrible, las guitarras estaban superaltas y eclipsaban al resto del combo, hicieron un buen bolo. Sus sonidos pueden no encajar dentro del combo de la noche, pero son serios, sus canciones son buenas y demostaron su calidad, sobre todo del guitarrista, Andrés, soberbio.

eldorado_201730

De repente, de la nada, como una explosión, aparecieron encima del escenario los componentes de The Treatment. Y, sin mediar palabra, a la misma velocidad con la que entraron, empezaron a tocar Let It Begin. ¿Puede haber algún tema mejor para comenzar un bolo? Pues creo que no, sinceramente, ese riff, tan potente, ese ritmo endiablado, y esa letra, “que comience, vamos a pasarlo bien, y nadie podrá pararnos”, así lo evidencia.
Enlazaron con The Doctor, de su primer disco, This Might Hurt, y todo era igual, potencia, velocidad, actitud, Nada cambió, esto no era un espejismo, era real como la vida misma. Hard Rock en estado puro, hecho por cinco chavales, no más de 25 años me aventuro a echarles a cada uno de ellos, que se nota que han mamado lo mismo que éste, ya mayor, escribiente…
Tras este comienzo tan potente, se decidieron por visitar su segundo disco con el tema que le da nombre, Running With The Dogs, canción con una estructura similar al resto de temas, pero con melodías más comerciales, con más coritos.
thetreatment_201729
Por si no habían quedadas claras sus intenciones, y por si con la canción anterior se podría atisbar un hilo de blandura, I Bleed Rock And Roll, con las dos guitarras, que por cierto, tuvieron un sonido inmejorable y una compenetracíon magistral, realizando el mismo riff, tan macarra, y después el solo, nos pusieron de nuevo en nuestro sitio, que estamos aquí para patearos el culo, parecía que decían.
Con The Devil, volvimos al disco Generation Me, cuyo comienzo in crescendo de la batería para enlazar con el riff, y después dejando a la voz como gran protagonista de las estrofas, lo hacen un tema diferente pero igual, jeje, ahí dejo esta descripción tan certera…
We are Beatiful fue el siguiente tema, en el que destaca la labor de la base rítmica, doble bombo y un bajo machacones durante toda la canción.
Ninguno de los músicos son virtuosos, y tampoco torpes, pero ¿sabéis lo que es que todo suene tan bien, esté tan currado, que no dejen puntada sin hilo y no den lugar a la improvisación? Pues que trasmitas al que te está viendo que eres un gran profesional, que se crea lo que hagas y que dejes todas las bocas abiertas. Al fin y al cabo, esto es un trabajo en equipo. Bravo!!!!
Bloodsucker, Cry Tough, Generation Me y Backseat Hearbeat, sonaron después. Generation Me fue el gran protagonista del Set List, entendible porque es el primero en el que trabaja Mitchel Emms, cantante del grupo. De esta parte del concierto destacaría Cry Tough, tema al mismo nivel, si no superior que Let It Begin, ritmo veloz y con un riff muy heavy justo después de los estribillos y de los coros. Backseat Heartbeat fue el momento más tierno y calmado del concierto, una canción muy bonita, sin duda.
thetreatment_201732
No solo se veía trabajo en el escenario, se veía también actitud, ganas, disfrute y complicidad con el público, con el que continuamente interactuaban, hablando y buscando colaboración, incluso bajando del escenario para sentir más cerca al público y nosotros a ellos.
Emergency, fue despúes, y es otro tema que me encanta, es completísimo: comienzo AD/DC, solo con guitarras, después, al entrar batería y bajo, ya estás obligado a menear la cabeza. Luego coros a modo dialogo entre el cantante y el resto del grupo y, al final, parón para acabar con riff y coro. Sensacional, de lo mejor de la noche.

Continuaron con Shake The Mountain, rápida y potente, que se caracteriza por ese dialogo de coros y guitarras, para despúes tocar Get The Party On. Se había cerrado el círculo, otra declaración de intenciones con la que acaban el show: alegría, rock y rock, nada más. Todo el mundo en la sala estaba encantado, agudizado cuando Tagore Grey bajó del escenario con casco vikingo para celebrar el final de la fiesta.

thetreatment_201735

Lo que nos dieron The Treatment fue una fiesta del rock, de alegría, y de juventud. Ains!!! Ver a cinco chavales disfrutar tanto, y esa juventud, que qué  maravillosa y embaucadora es me hizo sentir 20 años más joven. Basta ya de viejas glorias y que viva la juventud!!!! Eso sí, haciendo lo de toda la vida

Rock On!!!
Let It Begin

The Doctor

Running With The Dogs
I Bleed Rock And Roll
The Devil
We Are Beautiful
Bloodsucker
Cry Tough
Generation Wild
Backseat Heartbeat
Emergency
Shake The Mountain
Get The Party On
Ape Navarro