Contra el temporal, Rock.

freak-kitchen-2017_45

Frío día el del 04 de febrero de 2017 para recibir la visita de los suecos Freak Kitchen a Madrid, única ciudad española que tuvo la suerte de poder ver al súper grupo en la presentación de su último disco, Cooking With Pagans, del 2014, pero que como dice el refrán, “nunca es tarde si la dicha es buena”.

Por una razón o por otra, trabajo, viajes, nunca había podido ver a Eklundh y a sus secuaces, por lo que no sabía lo que me iba a encontrar, e incluso iba con un poco de incertidumbre, ¿sería Eklundh capaz de reproducir en directo los trabajos de guitarra tan bien hechos y elaborados de los discos, y cantar a la vez? Con esos nervios por ver cómo lo harían y esas ganas de ver por primera vez a alguien y no querer perderme nada, nos dispusimos a entrar a la sala casi una hora antes de comenzar el bolo, para tener un sitio privilegiado, y ésta ya presentaba una entrada aceptable. El público esperaba con ansiedad, como yo, el comienzo del bolo. Me daba en la nariz que esto iba a salir bien…
A las 21 horas, poco más o menos, salieron los tres valientes al escenario. El público los recibió con una calurosa ovación, y a continuación empezó a sonar el riff de Porno Daddy. Ya todo el mundo estaba loco, saltaba, coreaba, la banda lo celebró y el frío se pasó. Tanto unos como otros hicimos saltar el termostato.

Tengo que decir que mis dudas se disiparon al instante, y que desde aquí y hasta el final, lo que viví fue un sano estrés, no sabía donde mirar ni cómo abrir las orejas para captar todo lo que estaba viendo y oyendo. Veía a Björn Fryklund, el batería, con una pegada, potencia y técnica, espectaculares. Pero también veía a Christer Örtefors, el bajista, haciendo con su bajo, en casi todas las ocasiones, de guitarra rítmica, y además, ¡cómo le suena!. Y si luego miraba a la derecha, veía al jefe del combo, Mattias IA Eklundh, ya me quedaba flipado, ¡qué manera de tocar las seis cuerdas!, no solo es rápido, no solo es heavy, no solo es armonioso, no solo es melódico, no solo es técnico. ¡Madre mía, de lo mejor que he visto nunca, y creo que no exagero! Y además, canta, y muy bien. Simplemente, es perfecto!!!!
God Save The Spleen que fue la segunda en sonar y que también sonó como un cañón, el riff que tiene, muy poderoso, ayuda, la verdad. Speak When Spoken To fue la tercera del repertorio, y destacaría de esta canción, aunque es algo patente en casi todos los temas, la compenetración en las voces, que también es relevante, no son coros al uso lo que hacen, son frases intercaladas entre los miembros del grupo.

freak-kitchen-2017_32
Así, uno a uno, y entre bromas, fueron cayendo los temas, (Saving Up For An) Anal Bleach, Chest Pain Walz, que pararon a mitad del tema para comentar que ésto es algo que siempre han querido hacer, en ese momento mágico en el que el público te está siguiendo, parar y ver cómo reaccciona el público. Lo de Ranks Of The Terrified es asombroso, Mattias es capaz de estar haciendo tapping a una velocidad endiablada y cantar a la vez. Lo nunca visto!!! espectacular! y tiene un doble bombo maravilloso y rápido durante toda la canción.
Murder Groupie fue quizás la canción mas dura y heavy del concierto, la más pesada, con unos riffs muy contundentes y continuos cambios de ritmo entre estrofas y estribillos. Enlazaron con Razor Flowers, cantada por Christer y…el público. Creo que fue el momento más bonito de la noche, cuando el público coreaba y él por debajo, doblaba las voces. ¡Fantastico!

Un descansito, creo que fue aquí, para que Mattias comentara que tras muchos viajes por el mundo en los que no pudo hacerlo, había llegado a España para hacerlo, nos pidió que todos nos cogiéramos las mejillas con las manos y las batiéramos, para hacer sonidos todos juntos. Momento de sorpresa y risas generalizadas, jajaja.

Tras este momento, vino el trío de canciones con el que más vibró el público, y el más solicitado, Propanga Pie, Nobody´s Laughing y Freak Of The Week, y decidieron dar por acabado el show, cuando todos estábamos en lo más alto. El golpe fue duro.
Un descansito de nada, de hecho, el único que había abandonado el escenario fue Eklundh, para que tocaran Appetizer, que desde mi punto de vista, a IA le pilló con la garganta “baja” y la cantó un poco desentonado al principio, y con la vacilona Goody Goody, con la que sí acabaron, dejándonos a todos muy felices por lo que habíamos presenciado, pero la vez, tristes por haber durado tan poquito.

freak-kitchen-2017_41

Resumiría lo vivido en la sala Changó como un conciertazo, con un sonido espectacular, quizás la batería un poco baja al principio, que se corrigió un poco más tarde, y con una calidad de ejecución sublime por parte de una banda que es original a más no poder, ya que son capaces de que en una sola canción sean melódicos, comerciales, metaleros y heavies, y con un grado de implicación máximo ¡Con gente así no hay ciclo génesis explosiva que valga! En próximas venidas, no podéis faltar.

Rock On!

Porno Daddy
God Save The Spleen
Speak When Spoken To
(Saving Up For An) Anal Bleach.
Chest Pain Waltz
Ranks Of The Terrified
Murder Groupie.
Razor Flowers
Propaganda Pie
Nobody´s Laughing
Freak Of The Week

Appetizer
Goody Goody

Ape Navarro