Hay eventos y ocasiones a los que no es posible faltar. En este caso, nos decidimos por arropar a una joven y ambiciosa banda con base en Madrid, cuyo principal aliciente para nosotros es encontrar al frente de la misma y a las voces a nuestro querido amigo Iñaki Lazcano, viejo conocido de todos los que de un modo u otro alimentamos ese monstruo ingrato pero maravilloso que es el rock melódico en España, por su pasada militancia en los ahora extintos Airless.

16358506_10212377083968588_2018791455_n
Quizá su propuesta musical no nos alcanza de cerca, pero la calidad es algo que resulta muy difícil de esconder. Coffeinne nacen con vocación universal, metal moderno fácilmente exportable, enfocado a un público joven que busca algo más allá de los confines del heavy metal clásico. Una pizca de hard rock, mucha melodía atemperada por el rudo lenguaje de las guitarras, para fans de bandas como Avenged Sevenfold, Bullet For My Valentine, Alter Bridge, Halestorm o Breaking Benjamin. Recuerdo muchas conversaciones con Iñaki, en las que siempre salía a relucir esta vena más metálica que le impulsaba a explorar su voz fuera de los estrechos cánones del rock melódico y el AOR que practicaba al lado de sus hermanos de Airless. Era cuestión de tiempo que Iñaki se dejara arrastrar por los cantos de sirena que le situarían en otros confines musicales. Condiciones tiene de sobra, porque Iñaki Lazcano es sin duda uno de los mejores vocalistas de este país de largo.
Al lado de Iñaki, David Villarreal (ex Black Rock), guitarrista y partner in crime en la confección de los 10 trallazos que conforman el debut de Coffeinne, Sergio Salcedo en guitarras, Alberto Muñoz (La Leñera) al bajo y tras los tambores Luis Rodriguez (Distance).
En la noche de ayer, en la acogedora y cada vez más referente Sala Changó, Coffeinne nos mostraron su partida de nacimiento como banda consolidada en su primer directo oficial. Enchufados, ilusionados y profesionales desde el primer segundo, con un sonido que para sí quisieran bandas con más recorrido pero probablemente menos talento, pasearon por los surcos de su disco debut al completo, quedando fuera “Save Me”, entiendo que por cuestiones de tiempo, pero hubiera sido interesante poder desgranar el disco completo así como alguna cover que a buen seguro habrán ensayado en local.

Quedará para próximas ocasiones, en que estoy convencido les tendremos por aquí ya en show propio, y no en el papel de invitados como en este caso de la banda toledana de heavy metal Nocturnia, que presentaban a su vez su nuevo trabajo “Tierra de Cobardes”. Puedo decir sin temor a equivocarme que dos tercios del aforo de la sala, que presentaba una entrada muy decente, estábamos allí para asistir al nacimiento de Coffeinne como alternativa a la rancia propuesta del metal nacional, siempre inmovilista y poco amiga de ofrecer oportunidades a nuevos valores.

16402154_10212376586516152_267972401_n
Bienvenidos, Coffeinne, suerte Iñaki. Que los hados os sean propicios. Pero no hay que olvidar que la suerte no lo es todo, el trabajo duro es lo que marca la diferencia entre ser o estar.

Crónica: Rocky

Fotos: Raúl Blanco.