coverEnésimo proyecto venido desde Italia, esta vez con influencias menos melódicas, menos AOR y más Hard Rockeras estilo los primeros Dokken, Ratt e incluso en determinadas canciones, me recuerdan a discos como Fireworks de los fantásticos Bonfire. A mi realmente no me han causado demasiado impacto, quizás porque hoy en día se sacan demasiados proyectos carentes del alma necesaria para llamar mi atención. Me parece que alterna buenos temas, con canciones francamente mejorables. Daniel Gazzoli  es el encargado de las guitarras, bajo y sintetizadores, Leonardo F. Gillian vocalista de Soul Seller le acompaña en las voces, Luca Ferraresi en la batería, componente de Perfect View y Luca Zannoni en los teclados. Es fácil imaginar que el disco está hecho para ensalzar a su líder y guitarrista. Veremos si lo consigue…

Nighthunter abre el disco con buenos acordes guitarreros, teclas y el vocalista recordándome a Claus Lessman de Bonfire. Quizás estos discos que quieren recordarnos los sonidos de los 80´s no terminan de llenarme por el sencillo motivo de querer copiar sin más, sin añadir nada de su propio talento. Es como mirar por encima del hombro a tu compañero empollón en un examen de matemáticas. Apruebas, pero sin ningún brillo, sin demostrar nada, ningún esfuerzo que llame tu atención.  Forget by the pain parecen los Motley Crüe del Theatre of pain, pero con mucho menos talento como es lógico. El solo de guitarra atropellado no ayuda a que le coja ningún cariño a este tema concretamente, aparte del estribillo poco afortunado.

Liar sin embargo si tiene detalles de algo bien hecho, hasta el vocalista no parece que canta después de correr una maratón por el exceso de aliento que muestra en algunos temas. El guitarra deja de querer parecerse a Yngwie y hasta parece que no es tan del montón. Buen tema, para mí de lo mejor del disco. Self Destruction Blues es algo que parece sacado del Out of the cellar de Ratt.  Este disco mira mucho al sonido Glam de los 80´s algo muy legítimo porque todos los que crecimos en esa época adoramos ese sonido. El problema es que la copia es tan descarada que el resultado puede llegar a abochornar. Para estas cosas existen bandas tributo…

Heartblame fue el primer tema que escuche de este disco, y lo cierto que el ritmo de la canción es algo tan descaradamente parecido al tema A place in the heart de White Sister que me pregunto si esto está hecho aposta. Yo que tengo el tema April de ese disco de tono de mi teléfono móvil, y que tengo resto del disco Fashion by passion metido en él, cuando lo escuché no podía creerlo. En fin, si es por halagar a una de mis bandas favoritas de todos los tiempos, me parece perdonable, si no, me parece hasta querellable. Por cierto, aun así el tema no consigue despegar en parte por un estribillo mediocre, unos teclados metidos sin ningún sentido y un acabado en general tosco.

Run tema con un estribillo bastante mejor que la media general del disco, abusa de demasiados teclados a mi juicio. Por no hablar del vocalista que no termina de convencerme. Quizás para bandas de sonido Rock centro europeo sea muy apropiado, pero no para el sonido que Daniel Gazzoli nos quiere transmitir. Creo que no ha elegido bien. Pero es solo mi opinión, seguramente él no opine lo mismo. Prayer for a angel es el medio tiempo que a todos los músicos, especialmente los rockeros saben hacer como nadie, Aquí hasta el vocalista brilla a gran altura. Buen tema en cualquier caso. Don´t leave me alone sigue el mismo patrón de casi todos los temas. Comienzos parecidos, luego dejan solo al vocalista con el teclado al principio de muchos de los temas, y esta fórmula se puede usar alguna vez, no casi en cada canción. El solo de guitarra algo mejor que la media general del disco, pero he de decir que creo que le queda mucho por mejorar. Tiene mimbres, pero será mejor en el futuro sin duda.

The beat of my heart muy entretenida, ya que el tema tiene varias partes, todas interesantes, salvo el vocalista que lo siento, no me entra y eso que lo he oído varias veces para prepararme esta review. Estoy por decir que es la mejor del disco, el solo realmente bueno, pero quizás abusa demasiado de la técnica del Tapping, algo que haciéndolo Van Halen o Steve Vai resulta soberbio, pero Daniel está muy lejos de estos dos. En fin, no niego que componer, grabar, costear un disco está al alcance de muy poca población en el mundo, pero cuando uno se pone a hacerlo, hay que sacar productos que estén a la altura para poder diferenciarse de la media natural del mundo de la música, ya de por si superpoblado.

Obviamente este disco está hecho, y se nota, con muy poco presupuesto, pero ya que lo haces hay que exigir un mínimo de calidad exigible… y este pasa con un aprobado muy raspado. No será uno de mis discos favoritos en el futuro. Pero la buena noticia es que uno siempre puede mejorar… mientras tanto, me quedaré aquí sentado esperando…

 6

Whizard