Apenas han pasado 24 horas y todavía sigo en la nube, encantado, por la descarga de The Answer y The Dead Daisies, el 10 de diciembre de 2016 en la sala Caracol. Dos bandazas diferentes, y la vez, tan parecidas. Parecidas porque ambas saben lo que es esto del rock y cómo transmitirlo, y distintas porque cada una tiene su estilo. The Answer, con un directo basado en aquí estoy yo, voy a piñón fijo, como una apisonadora, tema tras tema, y con “cierta” timidez típica de las islas que están ahí encima nuestra, y The Dead Daisies, la vieja escuela del hard rock americano, con mucho corito y haciendo participar constantemente al público. Estilos diferentes pero mismo mensaje. ¡vamos a patear el culo y poner patas abajo la sala!!! ¡Rock, Rock!

dsc_0022

The Answer:

No me deis de collejas cuando os digga que a The Answer nunca les había dado una oportunidad, a pesar de los infinitos, y vehementes, comentarios de mis amigos sobre este grupo, todos positivos, por supuesto. Y tras haber estado “empollando”, sobre todo el disco Solas, iba un poco escéptico, la verdad. Solas es un disco que no acababa de “entrarme”, y como el disco, me esperaba un bolo intimista, con un ritmo lento y orientado más a lo que creo que han querido mostrar en el disco, un sonido más “local”, inspirado en sus tierras irlandesas. ¡Y menuda sorpresa me llevé!, Si bien el setlist era prácticamente basado en Solas, a los temas les dan otro aire, y mezclados con temas anteriores, hizo que el bolo fuera heavy de verdad.

Sobre las 20:30 subieron los irlandeses subieron al escenario, mientras la sala todavía presentaba un lleno relativo y un ambiente un poco frío. Comenzaron con Solas, y Beautiful World, que a priori, y por cómo son los temas, parecen no ser los más apropiados para empezar un concierto, pero ambos son temas que según van pasando los segundos, y cuando van entrando tanto las guitarras como los coros, ganan en intensidad y hace que empieces a sentirte camelado por estos “tímidos” irlandeses.

dsc_0096

Después sonó un tema de los antiguos, New Horizon, más fresquito y hardrockero, y empecé a darme cuenta del peazo de banda que tenía delante de mis ojos: Un cantante, Cormac Neeson, que tiene un timbre y una técnica alucinantes, además de una actitud perfecta, tanto en lo que le toca trabajar, las voces, como en el otro trabajo, ser el frontman, ganándose al público, hasta el punto de bajar a cantar con el público. Un bajista, Micky Waters, magistral, quién quiere guitarra rítmica con un bajo así, la canción nunca se queda vacía, ¡y vaya si se oye el bajo!. Un batería, James Heatley, nada protagonista, sólido, siempre cuadrado, muy concentrado y con buena pegada, Y un guitarra en el que destacan sobre todos los riffs, jevis y rápidos, y también son relevantes las rítmicas y solos, pero que desde mi ignorante punto de vista abusa mucho de la distorsión y afea un poco los temas.
Enlazaron al instante con Demon Driven Man, cuyo estribillo es muy vacilón. A mí ya me habían ganado. Guauuu!!!!

El primer momento tranquilo del concierto fue con Tunnel, un medio tiempo balada en el que el gran Cormac Neeson acompaña con su guitarra electroacústica. Este tema tuvo un gran solo de guitarra, inspirado en la melodía, y tuvo su intensidad en los “gritos” de Cormac. Temazo!!! Le tocó después el turno a otro tema antiguo, Waste Your Tears, otro tema mucho más duro que los temas de Solas. Esta canción, como el resto de las antiguas, creo que por su estilo y al ser más durillas, fueron mejor aceptadas, en mi opinión, por el público, y por mí, jeje. Vino después la canción con más color del disco Solas, con más juego y vacilón, Untrue Colour, que enlazaron con el momento más “patriota” y tranquilo de la noche, In This Land y Thief Of Light, que a pesar de que sonaron bien, quizá relajaron un poco el bolo. Pero esto solo fue un momento de descanso, porque con Under The Sky, Come Follow Me y Demon Eyes volvieron a subir los decibelios, temas realmente heavies y con unas bases rítmica y riffs gentiales, sobre todo Under The Sky. Tras el subidón, presentación de otro tema nuevo, Being Begotten, que calmó los ánimos, aunque el bajo y batería le daban vida al tema, para acabar con Spectacular, otro temazo duro, y Battle Cry, que con ese ritmillo y coros, permítaseme la expresión, tribales, nos dejaron a todos encantados, sobre todo a mí, que nunca les había escuchado ni visto. Desde hoy mismo a repasar toda la discografía!!. Bandaza!!!!

dsc_0066

The Answer SetList:

Solas
Beautiful World
New Horizon
Demon Driven Man
Tunnel
Waste Your Tears
Untrue Colour
In This Land
Thief of Light
Under the Sky
Demon Eyes
Being Begotten
Spectacular
Battle Cry.

The Dead Daisies:

dsc_0302

 

dsc_0757

A eso de las 22:05 y mientras sonaba una intro superoriginal y divertida, una mezcla de Whole Lotta Love, de Zeppelin, y War Pigs, de Black Sabbath, y salían los miembros de la banda, nos dimos cuenta de que ésto era otra guerra, habíamos dejado atrás el lado más casto y llano del rock y era el momento del glamour, del hard rock vacilón y pegadizo y de las pintas de heavy guapo. The Dead Daisies estaba aquí, y volvíamos a los 80!!!! Bravooo!!!!!

Solo con la puesta en escena el público estaba ya entregado, dispuesto a pasarlo como nunca, y con los primeros acordes de Long Way To Go, todo era un clamor, el éxito ya estaba asegurado!!! No importaba el sonido, que era bueno, tranquilos, y ni como lo hicieran, que lo hicieron bien también. Había ganas de ver a estrellas de los 80 como si estuviéramos en los 80, y así fue.

dsc_0418

Me vais a perdonar si a la crónica, en este caso, le doy otro enfoque, ya que desde el punto de vista musical, que siendo hard rock de enciclopedia, el que todos conocemos, tocado por quien lo toca, poco hay que decir, salvo que desgranaron temas de los dos últimos discos, el primero está en el olvido, más las versiones Parasite de KISS y Helter Skelter de The Beatles, y que sonaron todos genial y de manera muy profesional, como diría aquel.
Toca hablar, y creo que es lo auténticamente y diferente, y por lo tanto, reseñable, es que los australiano-americanos mantienen el resto de cosas que la gran mayoría de bandas ya no tienen; el glamour, las poses, la actitud, lo que decía antes, lo que se vivía en los 80 y que tanto echamos de menos.

dsc_0359

Los miembros de la banda, que por cierto, faltaba el jefe, David Lowy (y me vais a perdonar pero no fui capaz de reconocer, y eso que lo presentaron, al guitarra rítmica que lo sustituyó, que hizo bien su papel, aunque estaba súper cortado, yo creo que incluso era el primer bolo que hacía), uno por uno, son músicos altamente cualificados, pueden tocar bien cualquier cosa, su currículum así lo indica, y se sale contento de cualquier concierto de ellos, pero si a eso le sumas que Doug Aldrich, emblema de los últimos Whitesnake, estuvo más participativo que nunca, encantado y siempre a la espera de los oe, oe, oe (para ellos olé, olé, olé, jajajaja) que como veía que nunca iban a llegar directamente los pidió, ¡qué gracioso!, y que hizo un guiño al Slow And Easy de Whitesnake, que Brian Tichy, al que he visto con Lynch Mob, con Whitesnake, con Foreigner, fue una vez más, un auténtico burro, ¡qué manera de pegar a los parches!, ¡y la de malabares que hace y siempre va cuadrado!. Que Marco Mendoza, que desde le conocí con los primeros tributos a Thin Lizzy, los de John Sykes y Wharton, no paro de seguirle, salvo que estuvo entregado como siempre, muy sobrado y hablando mucho con el público y bajando a tocar con él. Y que por fin conseguí ver a John Corabi, que es una puta estrella y que sin ser la voz del rock, sabe dar pausa, calma y claridad a las canciones y hace que la banda sea todavía mas grande. Y si hablas también de las pintas, ¡qué viva el cuero, las melenas, los tatuajes!, y de esa actitud de heavy duro y chulo, pues que se hace la ecuación perfecta. Música más pintas y actitud, igual a Hard Rock!!!!!

The Dead Daisies SetList

Long Way to Go
Mexico
Make Some Noise
Song and a Prayer
Fortunate Son
We All Fall Down
The Last Time I Saw the Sun
Join Together
With You and I
Mainline
Helter Skelter
Parasite
Midnight Moses

dsc_0692

Como colofón decir que no sé si es mejor, aunque más caro, por supuesto, que bandas del mismo calibre vengan en bolos diferentes porque así ninguno de los dos llega a hacer un show completo y se nos queda con ambas bandas, la miel en los labios. También comentar que la gente estaba más loca por grabar y tener el mejor sitio para ello que en disfrutar del bolo, ¡una pena!, pero así son los tiempos que estamos viviendo. Molaría que algún día prohibieran el grabar, y solo pudiera hacerlo la gente profesional acreditada. Todos ganaríamos, estoy seguro.

Rock On!!!

Fotos: Raúl Blanco

Crónica: Ape Navarro

dsc_0672