¿Conocéis la costumbre española de repetir dos veces la misma palabra para indicar que algo es bueno o auténtico? Me refiero al típico “esta chupa es de cuero, cuero” o “este tío es gilipollas, gilipollas”. Pues lo que vivimos el pasado 30 de noviembre en la sala Boite de Madrid fue un directo, DIRECTO. Música sin adornos, sin estridencias, sin arreglos, sin pistas, ni coros grabados… solo cinco tíos encima de un escenario demostrando que esto del Rock And Roll: Fuerza, Morro y Glamour. Así son The Last Vegas, si se me permite, los dignos herederos y los actuales líderes del rollo sleazy, el hijo más macarra y descarado de la familia del rock.

1480579765827

La velada empezó bien, es lo bueno de que el bolo empiece a horas más acordes a lo que es la música, y no, a lo que llamo yo, en el horario de guardería, todos los colegas que íbamos al bolo pudimos hacer un buen calentamiento en los bares de al lado de la sala, hidratándonos lo suficiente para llegar al concierto en las mejores condiciones físicas.

A eso de las 21:45 nos metimos en la sala, y tanto Adam Arling, jefe, y guitarrista de la banda, como Chad Cherry, el frontman, estaban en la tienda del merchan, trabajando. Un  ratito para hablar con ellos, darles las gracias por venir, que en España les queremos mucho, ellos a nosotros también, y comprarles el último disco y algún que otro regalito. Último disco, Eat Me, muy bueno, por cierto, totalmente recomendable, y la excusa perfecta para que se planten en España a tocar.

A las 22:15 aparecen todos en el escenario, decididos, sin un atisbo de duda, y cuando los guitarristas y bajista todavía estaban acomodándose sus instrumentos, Nathan Arling, el batería, comenzó con la introducción de Come With Me, tema de su anterior disco, Sweet Salvation. El comienzo fue como montarte en una montaña rusa, estás tan tranquilo esperando, cuando de repente, empiezas a moverte a una velocidad endiablada. El ciclón había comenzado y no iba a tener momentos bajos, todo, a partir de aquí, iba a ir a gran velocidad, pero eso sí, con control. Guauuu, vaya marcha tienen estos chicos!!!!

1480579763478
Sin apenas respiro, comenzó a sonar Other Side, otra canción vieja. Dos cosas destaco del comienzo del concierto, la primera que el sonido era pésimo, la voz apenas era perceptible, la guitarra solista demasiado alta

, la rítmica no se oía, el bajo poco, y tampoco ayudaba a que se oyera todo el baterista, como le pega!!! Me juego el cuello que incluso sin microfonar (ups, no sé si existe esta palabra) la batería se le oiría. La segunda es que me sorprendió que no comenzara el bolo con ninguna canción del nuevo disco, una opción que me parece acertada, empezar con temas conocidos por todos los presentes hace que la gente se enganche desde el primer momento, y ya es difícil, a no ser que des un bajonazo clamoroso, que no te saques a la gente del bolsillo.

Llegó el turno de presentar el nuevo disco, Eat Me, tocando Bloodthirsty y Here We Go Again. El sonido ya mejoró, todo estaba más compactado, más nítido. Todo empezó a estar en su sitio y ya no solo era actitud y energía, también estaba la música. Todo el equipo, por fin, estaba en la cancha. ¡Fantástico, ahora sí que tocaba disfrutar y dejarse llevar!. ¡Bravo!
Tras las dos primeras canción de Eat Me, volvieron a sus clásicos, y sonaron Loose Lips, It Ain´t Easy, Evil Eyes y High Class Trash. Cada una de ellas, cuando empezaba a sonar, era gratamente celebrada por el público, que no paraba de bailar y poco más, no podía permitirse dejar de mirar atentamente al escenario, si pestañeabas te lo perdías. Incluso llego a pensar que el público no participaba más porque no daba tiempo, todo iba a toda leche, como he comentado antes, sin respiro.

1480548132052
It Ain´t Easy, la canción que conocimos por David Bowie, ya casi puede considerarse suya, la interpretan de manera maravillosa y con la personalidad de The Last Vegas, con un rollito sleazy digno de elogio. Para mí, fue la mejor canción del bolo. Llegó el turno a otra tanda de temas del Eat Me, muy vacilones, Hot Fudge y Along For The Ride, para llegar, tras White Lies, con el punto álgido del show, en el que sonaron sus temazos, como si las anteriores canciones no lo fueran, con una energía, caña y fuerza brutales: You & Me (Your Never Know), no dejéis de ver el video clip de este tema, divertidísimo, Raw Dog, vaya caña de tema, super heavy, Apologize, que si alguien tuviera que decir qué es una balada, esta canción sería el ejemplo, Whatever Gets You Off, su himno, I´m Bad y Love Me Bad, buenísimas, poniendo entre medias Voodoo Woman, tema del último disco que me aventuro a decir que será habitual en los set lists futuros.

Cuando todos estábamos hipnotizados, encantados, va y se acaba, ¿cómo? ¿Ya se ha terminado? Si llevamos hora y diez, solo setenta minutos. Sí, amigos, 70 minutos y 18 temas!!!! Esto es caña o no es caña? Nos quedamos tan sorprendidos y con tal bajona, que todos apenas reaccionamos. Menos mal que la banda tomó las riendas y volvió a salir, para interpretar Devil In You, que canción tan pegadiza, y acabar con, sorpresaaaa! We´re All Crazy Now, la canción de Slade, que en cuanto empezó a sonar, todos nos quedamos flipados, tanto, que incluso Chad Cherry, si no lo entendí mal, nos invitó a subir al escenario a seguir la fiesta, y nadie reaccionó. Entonces, ¿qué hizo?, decidió bajar, para cantar con nosotros y acabar la fiesta en todo lo alto, como tiene que acabar, con un buen rollo y tal sonrisa en la boca que estoy seguro de que todos y cada uno de nosotros todavía tenemos en la cara.

Me queda comentar a la banda, y solo voy a decir que son unos tipos, quizás no unos cracks técnicamente, que para mí lo son, pero en realidad así es la gente que me gusta, la música, en un porcentaje muy alto, no me atrevo a decir cuánto para que no me ataquéis, es actitud y manera de expresar lo que es para ti la música. Son únicos en desarrollar el estilo macarra y “guarro” del sleazy. Las guitarras suenan así, macarras y directas como un puño en tu cara, el bajo se oye mucho, y nítido, cosa que aprecio, mucho, muchísimo. El batería es un mostro, le llaman Animal, y no creo que haya un apodo mejor puesto, porque ¡madre mía!, ¡vaya paliza le mete a los parches el tío!!!!, desde el primer golpe hasta el último tiene la misma energía, mucha, y entrega. Grande Nathan!!! Y qué voy a decir de Chad Cherry? Es mi debilidad, desde la primera vez que lo escuché en disco, desde la primera vez que lo vi en directo, estoy enamorado, ese timbre de voz tan personal, único, y como interpreta las canciones, el morro que tiene, cómo interactúa, posa, y las pintas que lleva, lo hacen, para mí, unos de los cantantes del momento.

Peazo noche, chavales!!!

Rock On!!!

Come With Me
Other Side
Bloodthirsty
Here We Go Again
Loose Lips
It Ain´t Easy
Evil Eyes
High Class Trash
Hot Fudge
Along For The Ride
White Lies
You & Me (Your Never Know)
Raw Dog
Apologize
Whatever Gets You Off
Voodoo Woman
I´m Bad
Love Me Bad

Devil In You
We´re All Crazy Now (Slade

Ape Navarro

Alicia Albertos