hevidence_nf_cover_hiEstamos ante otro grupo emergente de factura italiana, país que nos está sorprendiendo en los últimos tiempos con un montón de buenas bandas tanto técnica como compositivamente. Parece que el panorama rockero se amplía también, hacia el sur de Europa, rompiendo así la hegemonía musical rockera de tantos años de los escandinavos y los ingleses. Hevidence es la criatura del guitarrista Diego Reali, fundador de una de las bandas italianas de más proyección en la actualidad que es DGM.

Durante su permanencia en la banda vieron la luz seis discos de Prog-Power Metal “Random Access Zone”, “Change Direction”, “Wings Of Time”, “DreamLand”, “Hidden Place”, “Misplaced”. Tras diez años grabando y girando con ellos, en 2006, Diego decide abandonar DGM para probar otras historias musicales de diversos estilos como blues, indie, country, pop & rock. Tras unos cuantos años de experimentación musical, decide retomar sus orígenes en cuanto a influencias musicales: “heavy metal clásico” y empieza a escribir temas más cercanos a lo que hacía en su anterior combo, pero dándole como no podía ser de otra manera, su sello personal. En 2010 llama a su hermano Stef Reali (Hijack Party) para ocupar la batería y a Andrea Arcangeli (DGM, Noveria, Solisia) para el bajo, con el nombre de Evidence (sin h) publican “There’s Only Ten Left”, su primer álbum, en 2011. Algunos años después y con algunos cambios en su formación (entra Corrado Quoiani a las voces y Emiliano Bonini a la batería), crean Hevidence (esta vez con h) dándole a la banda una visión más madura y personal y editando, el que será su último disco “Nobody’s Fault”, que será publicado el 2 de diciembre. 

hevidence-2016_1

Nobody´s Fault consta de once temas que pasamos a comentar:

  • Dig In The Night; con un riff electrizante de corte neoclásico y redoble de batería, arranca un trallazo de tema, el single del disco, que pueden recordarnos a la escuela clásica de rock, tipo Whitesnake, un tema con gancho y guitarras por doquier y en el que ya se intuye por dónde van los tiros del disco, intuyendo que los rápidos dedos de Diego Reali van a ser los protagonistas de esta aventura musical.
  • Nobody’ Fault; el corte más blando, el que más se acerca al rock melódico del disco, de hecho, es el único, bonitas melodías, mogollón de voces en los coros, interesante tema.
  • Miracle; segundo single, un tema ochentero una mezcla de speed/power metal, doble bombo, parece que estuviera oyendo a unos Riot con Jason Becker, a los solos de guitarra.
  • So Unkind; con un ritmo implacable de bajo y batería, un rock and roll de los que te obligan a mover los pies y la cabeza, incluso aunque estés sentado, con toques rockabillys y una elegante ejecución vocal a cargo de su cantante, Corrado Quoiani.
  • Ave Maria; con estribillo a modo de coral épica y estrofas entre melódicas y power metal, un tema original cuanto menos.
  • Llega solo caña y más caña con temas como Overdrive; I Want More; cediendo el protagonismo a las guitarras aunque dejando a un lado los aires neoclásicos que abundan en el disco. En una onda más classic rock, Out Of This Time; y una base rítmica totalmente machacona para la roquera Pack Your Bags. All I Ever Needed; trepidante y también con toques rockabilly da cierre prácticamente al disco, a falta de Note; para sibaritas de las seis cuerdas, que es un instrumental de guitarra en forma de suite de música clásica, “tiembla Yngwie Malmsteen que llegó Diego Reali”.

 Un disco que se escucha muy bien, de un tirón, y trasmite mucha energía, la técnica de Diego Reali es espectacular. El resto de la banda, un cantante versátil y un bajista y un batería a prueba de terremotos. El pero, sería, que adoptan tal variedad de influencias que despista un poco, yo les diría que intentaran definir un poco más su perfil musical, no obstante es un disco muy interesante y una banda que a la que no me importaría ver próximamente en directo.

8

Alicia Albertos