glenn_hughes_res_cover_hi-jpgA estas alturas de la película, Mr. Glenn Hughes no necesita presentación, él es una de las leyendas vivas del hard rock con más de cuatro décadas en el mundo de la música, una amplísima discografía e incontables colaboraciones en proyectos de toda índole. Tenemos a un artista prolífico, inquieto y muy personal, además de contar con ese don que son sus cuerdas vocales, esa voz intensa y llena de matices, ese feeling y esa versatilidad que le han hecho ganarse el apodo de La Voz del Rock.

Este es su primer disco en solitario después de algunos otros proyectos en los últimos tiempos como son Black Country Communion y California Breed. Éste es su décimo cuarto disco en solitario, creo, y  he de decir que aún tengo los pelos erizados después de pegarle un par de escuchas.

La calidad de las canciones es indiscutible, alternando temas más heavies con otros totalmente “Hughes”  donde se aprecian melodías rock tan características del maestro, todo con un ritmo más pesado, eso sí, más duro si cabe. Guitarras estridentes, solos memorables y la incursión en la mayoría de los temas del sonido de teclado Hammond que nos transporta a la época de los pantalones de campana. La aportación de teclados en este disco es muy notable y el trabajo es increíblemente bueno.

La voz de Hughes que oscila entre dulce y llena de feeling, en las partes más suaves hasta la potencia hecha voz, que nos sorprende siempre y nos deja ensimismados, ¡qué poderío lo de este hombre!

Una base rítmica solida compuesta por Søren Andersen a las guitarras, Pontus Enborg a la batería y un desconocido, al menos para mí, y una auténtica revelación Lachy Doley a los teclados. Chad Smith, quien le acompaña últimamente en la mayoría de sus propuestas, tocará en dos temas solo “Heavy” y Long Time Gone” y al bajo por si alguien no lo sabía aún, jejeje, Glenn Hughes.

En Resonate tenemos algunos temas que nos pueden recordar a Deep Purple o Black Sabbath, hard rock clásico si bien es cierto que no experimenta tanto con el soul o el funk como en anteriores ocasiones, pero si hay indicios de estos dos estilos como es el caso de Let it Shine con un bajo y unas guitarras funkies, y autocoros prodigiosos.

Otros temas auténticamente heavys, como el que comienza el disco Heavy, o My Town, o Flow.

glennhughes

Steady, con una intro del Hammond al más viejo estilo Lordiano, una base rítmica potente nos lleva unos sonidos purpelianos, suavizado por los estribillos de Hughes. Y es que no sé de dónde ha salido este chico, Lachy Doley, pero desarrolla unas líneas de teclados de gran belleza. God Of Money; más barroco pero también dentro de la estela rock clásico. Long Time Gone; un comienzo suave de acústicas para evolucionar a un tema rockero que se envuelve en el funky y la psicodelia.

Con aires soul, tenemos el medio tiempo When I Fall; e incluso dirigidos hacía el funky como Landmines.

Hard Rock de su era en solitario, como Stumble &Go, o How Long con esos gritos finales ya marca de la casa.

Podemos decir que Resonate es uno de los discos más sugerentes de este año, una auténtica explosión para los sentidos y un Hughes, enorme como siempre, God Save The Voice of Rock.

9´5

Alicia Albertos