hardline_hn_cover_hi

Los que hayáis husmeado por ahí en otros blogs, o webs del mundillo ya sabréis que nos encontramos ante un nuevo disco de Hardline que poco recuerda a los primigenios Hardline. Y yo no pienso deciros lo contrario, porque sin duda ello es cierto a todas luces. Y esto inevitablemente produce una pequeña decepción inicial, el ser humano desea indefectiblemente, aunque sea a nivel inconsciente repetir una y otra vez aquello que le produjo una satisfacción en el pasado y en este caso, estamos deseando encontrar cualquier resquicio de lo que fue nuestro venerado Double Eclipse o incluso del II pero me temo que poco o muy poco vamos a encontrar de aquella época dorada de Neal Schon, los hermanos Gioeli o Castronovo … quizá el tema, Nobodys fool (que me recuerda al Takin´ me Down).

Y el hecho es, que yo albergaba esperanzas, dado que su anterior disco Danger Zone, a pesar de contar con una renovada banda, que es la misma de éste su último álbum, sin embargo Alessandro Del Vecchio, autor de la mayoría de los temas, sí parecía haber encontrado el alma de los Hardline de antaño en sus composiciones o al menos a mí me lo parecía, quizá los puristas no estén de acuerdo conmigo, pero la formación pergeñada por el teclista para acompañar a Gioeli, me retrotraía a la que fue mi banda amada de los noventa.

Una vez nos rehacemos del disgustillo inicial, “hay que ser maduros y afrontar el presente”, me dice una pequeña Alicia sentada sobre mi hombro, “el artista no puede recrear su obra una y otra vez como una calcamonía, necesita dejar fluir su creatividad, este momento no podrá ser nunca igual que hace diez minutos y menos, habiendo pasado veinticinco años”. Me digo una y otra vez, creo que sin terminar de convencerme.

Pongámonos serios definitivamente, ¿qué nos encontramos en este disco de Human Nature?, pues yo diría que estamos ante un disco con temas bien construidos y perfectamente ejecutados, que bien podrían haber pertenecido a cualquiera de las bandas de la factoría Frontiers, o a alguna de las bandas capiteanadas por del Vecchio o incluso algún tema de Axel Rudi Pell, del cual como sabéis, Gioeli es el cantante.

Y me vais a perdonar que no desglose los temas, esto quizá sea más un desahogo que una crítica, y es que los temas suenan bien, no podemos negar que escuchar al magno Gioeli produce un placer inconmensurable ya de por sí, sin más aditivos, cante lo que cante. Las guitarras de Josh Ramos también son deliciosas, Anna Portaluppi es una bestia de las cuerdas gordas, y el chico de oro, Alessandro Del Vecchio, pues vale para un roto y un descosido, toca los teclados, compone, canta y lo que le echen. Y el batería, Francesco Jovino, pues no sé, ese aporrea los parches…

Y que no es malo, no es un mal disco, ni mucho menos, es más heavy, escuchadlo con la mente abierta, estos son los Hardline 3.0., sin prejuicios ni ideas preconcebidas, ¿otro concepto, otra banda? Si afináis bien el oído quizá encontréis algunos retazos de aquellos maravillosos años entretejidos entre las melodías de este disco.

8,5

Alicia Albertos