unnamedAl final reconozco que no pude dormir bien… Supongo que la ansiedad se apoderó de mi mente cuando el día anterior recibí un mensaje que el paquete llegaría mañana. Es lo que tiene esperar con impaciencia poco disimulada, algo que deseas fervientemente.
Las horas iban pasando entre el calor insoportable, el ruido de los grillos y la falta de alguna rutina necesaria para que el paso de las horas sea digerible… y el paquete no llegaba. Miraba el reloj, una y otra vez, y el paso de los minutos eran tan eternos como aguantar la charla de algún jefe, de esos que ponen solo para amargarte la vida. La televisión, tan aburrida como siempre, solo parecía reírse de mi cuando cambiaba de canal una y otra vez en busca de algo que me mantuviese ocupado durante los siguientes 10 minutos.

Al final, el ruido de un motor en la puerta de mi casa, sobresaltó mi absurda monotonía, y me hizo acercarme a ella con la esperanza que sonara el timbre con ese sonido eléctrico e insoportable. Y sonó. Un breve escalofrío recorrió mi columna vertebral hasta la base de mi cabeza y con dedos temblorosos me dispuse a abrir esa frontera que existía entre mi ansiado paquete y yo mismo. El mensajero esperaba con gesto adusto, y seguramente podía comprender mi cara de felicidad cuando por fin, agarraba con una fiereza desconocida, el sobre acolchado de burbujas de plástico que protegía su interior como si fuese Cerbero, el perro de 3 cabezas que guarda las puertas del inframundo.
Cerré la puerta y me acerqué con mi pequeño tesoro al sistema cuyo funcionamiento me permitiría descubrir hasta el más pequeño detalle que traía consigo el dichoso sobre acolchado. Me sentía como James Bond, cuando tiene que evitar un ataque nuclear insertando alguna especie de llave encriptada y no podía disimular mi propio nerviosismo, al observar como se extraía la bandeja de la máquina que debía poner en funcionamiento aquel objeto que para mí, resultaba tan mágico.

Y es que no resulta fácil conseguir estas joyas que solo muy de vez en cuando se ponen en circulación, y además solo para gente muy especializada. No todo el mundo es capaz de descubrir su poder. Y es por eso, por lo que me encuentro aquí… esto es un legado que no acabará en todas las manos que debería, así que perdona si te digo que estas cosas deben mantenerse fuera del alcance de los mediocres. Y por supuesto, de los personajes con cera en los oídos y de aquellos cuyos conocimientos no alcanzan, para poder descifrar estos sonidos tan difíciles de conjugar, si no tienes el entrenamiento adecuado. Luke Skywalker no llegó a Jedi solo en unos pocos días… hacen falta practica y años de experiencia para poder llegar a entender trabajos como este…

Y es que Steve Overland siempre me provocan sensaciones como esta. Es tan difícil tener un tono tan magnifico, tan adecuado para este estilo del Rock, que solo se puede calificar como obra de arte, otra más, cada trabajo de este vocalista tan distinto, tan bueno, tan fuera del alcance para casi el resto de los mortales. Todos sus trabajos desnudan mis sentimientos hasta hacerme sentir vulnerable, es tan necesario oír su tono de voz al menos una vez por semana, que lo tengo por escrito en mi lista de asuntos imprescindibles para ser feliz. Es imposible cantar mejor, y eso que existen vocalistas a un nivel excelso, pero no llegan a este ser sobrenatural. Solo Steve Perry consigue hacer que me pregunte si alguna vez en la historia, alguien cantó mejor que Steve Overland…
Este cuarto trabajo en solitario llamado Contagious llega en buen momento. Estamos a esa altura de año donde empezamos a preguntarnos cuál será el mejor disco del año. En el mundo de los videojuegos lo llaman GOTY (Game of the year) y suele ser una dura pugna donde resulta difícil discernir, entre todas las plataformas disponibles cual ha sido mejor. Supongo que haciendo el silogismo esto debería llamarse DOTY, Disc of the year, y creo, sin temor a equivocarme, que este trabajo luchará por ello…

Doctor my Heart tiene ese aire Blues Rock que tanto gusta a este vocalista, pero he de decir que cuando llegan los coros, mi mente es incapaz de diferenciar entre este trabajo y discos que tiene con F.M. como el Dead man shoes entre otros. La magia que consigue este tipo es que solo su voz consigue hacernos creer que el tema resulta perfecto, bien balanceado, bien equilibrado, con una solidez propia de una berlina alemana y eso es casi lo más difícil de conseguir en el mundo de la música. Easy on me con unos teclados como prefacio perfecto, dan paso a un torrente arrollador en las guitarras, con sonidos en primer plano aplastantes, y en segundo plano plenos de belleza. Me resulta tan abrumador que es necesario tomarse algún tipo de relajante para poder soportar tanto placer sin que tu salud intelectual se vea resentida. El solo de guitarra inenarrable, solo al alcance de aquellos que destinan horas y horas de su vida para llegar a lucirse en momentos como este.

57ce12fe-overland-new-album-contagiuous-due-in-october-image
Edge of universe demuestran porque Steve sea posiblemente el mejor. Lleva el timón con mano firme, con todos los músicos girando a su alrededor como la cámara en las películas de Matrix… Permitiéndole ser el protagonista absoluto. El estribillo no destaca por nada en especial, pero nada que reprochar. El tema excelente. La espera ha merecido la pena. Every lonely night es un medio tiempo, de esos que Steve luce como nadie. Es como ver a Scarlett Johansson lucir un traje de noche de esos con escote que tan locos nos vuelve a sus fans. Steve canta en este tipo de estilo como nadie. Dan ganas de ser Jim Carrey en la peli Como Dios para poder bajar la luna a la persona que quieres mientras oyes este tema en alguna perdida cabaña lejana junto a la reconfortante hoguera que suele traer de serie. Wildest dreams sigue la senda del tema anterior, tonos suaves para decorar el salón, y esa maldita voz que lo llena todo con la belleza necesaria para que sientas el placer adulto que resulta este disco. Manténgase fuera del alcance de los niños. Os lo diré con otras palabras… si no consigues enamorar a tu pareja con temas como este, mejor cambia de pareja… o de gusto sexual. Esto es sencillamente otro mundo, otro nivel.

Intoxicated con un inicio a lo Van Halen a las guitarras, es la nota cañera del disco y consigue transmitir esa rapidez necesaria que todo disco de Rock suele tener para que subas el volumen hasta niveles insanos. El estribillo no es lo mejor de disco pero consigue una nota de aprobado. Define our love otro medio tiempo y debo decir que los que somos seguidores suyos disfrutamos como nadie. Y la razón es que este estilo es donde Steve Overland destaca con esa luz cegadora que destilan sus cuerdas vocales. Ese terciopelo negro que acaricia nuestros pabellones auditivos, que nos transmite ese sentimiento de calma, esa autoridad moral que tiene este tío para cantar tan sobradamente, me resulta algo así como ver a Messi jugar contra niños. Pocas cosas me resultan tan placenteras como oír a este tipo cantar en este segmento del Rock. Pocketful of dreams nos devuelve al lado más cañero, con un sonido de guitarra absorbente, donde resulta absolutamente protagonista junto al vocal. No es el mejor tema del disco pero es igual de fascinante que los demás.

Making miracles es una vuelta a los mejores tiempos de F.M., lo que posiblemente vuelva loco a los más devotos seguidores, entre los que me encuentro. Todo un juego de presdigitación vocal, un torrente de sonidos procedente de algún cerebro privilegiado capaz de componer temas así de buenos. En ocasiones, las musas saben elegir a los buenos fabricantes de música. Ese ligero toque de Blues Rock en él solo, decora la habitación con un aire de buen gusta y amor por la calidad. Back where I belong está diseñado a mayor gloria del vocalista, donde es el protagonista indiscutible del tema. Tema muy radiofónico, seguramente es el que elegiría para pinchar a la hora de presentar el disco. Precioso de principio a fin, es la típica canción que no tiene parte que no logre un, merecido sobresaliente. Temazo. Y para cerrar el disco Unforgivin World tema lleno de marcha con toques ochenteros en los teclados y estribillo. Debo decir que es un tema fantástico que me enamoró desde la primera escucha. Y qué decir de la impresión general del disco… que Overland lo ha vuelto a hacer, ha juntado a las hadas necesarias para pensar, construir y componer un disco sobresaliente, sin tema de relleno, bueno hasta decir basta que difícilmente va a salir de mi cerebro.

Debe ser difícil ser el número uno en algo, como decía el tío de Spiderman, un gran poder implica una gran responsabilidad, y no debe ser fácil ponerse la capa de superhéroe como le ocurre a Overland. Un supervocalista con una legión de seguidores del mundo del Rock, y que esperan impacientes cada nuevo trabajo. Yo ya he explicado como resulta mi espera al inicio de esta reseña. Quizás pueda resultar exagerada, pero puedo aseguraros que mi admiración por este vocalista es absoluta. Y si nos sigue regalando expresiones de talento como este Contagious, siempre caeré rendido a sus pies… Mi consejo es que vayáis corriendo a la tienda a comprar esto, antes que EBay lo considera una pieza de coleccionista y valga 10 veces más que su valor actual…

9´5

Whizard