stefanberggren_coverSTEFAN BERGGREN es uno de los cantantes más conocidos de Suecia, músico y letrista. En sus casi 30 años de carrera ha tocado en bandas como Snakes in Paradise, M3, Company Of Snakes, Razorback y Berggren Kerslake Band , entre otros, y compartió escenario con  Whitesnake, Deep Purple, Brian May Band, Uriah Heep

. Más recientemente, intervino como cantante de Uriah Heep en un concierto en Rosenheim y en el Reino Unido, junto con Don Airey (Deep Purple) y Neil Murray (Whitesnake), Alemania.

Stranger In A Strangeland es el primer álbum en solitario de este artista excepcional y cuenta con apariciones de viejos amigos como Bernie Marsden (ex Whitesnake), Stephen Bentley-Klein (Deep Purple), Neil Murray (Black Sabbath, Whitesnake) , Tomas Pomma Thorberg (Snakes In Paradise) y muchísimos más que sería inagotable mencionar.

El álbum fue producido por Stefan Berggren en Berggren Studios en Estocolmo, Suecia y masterizado por Pete Lynam (California Breed, Glenn Hughes, Slash, Rival Sons) en Infrasonic Sound Studios en Los Angeles, EE.UU.

Nada que ver con su banda mas aclamada Snakes, Stefan ha decidido hacer un disco muy a la americana con toques sureños y rock blues, cargado de introspección como  los temas que abren el álbum, “Sands of time” y “Coming home”.

Más Cinderella, la marchosa “Keef song” que suda grandes dosis de rock sureño. La balada “Long go down the road” con unos hammonds de fondo y unos coros hechos en el mismo Missouri. Una guitarra casi convertida en banjo hará las delicias de sus degustadores.

“Stranger In A Strangeland“ es el tema experimental con reminiscencias de rock clásico dotado de aire setentero. Lo mismo encontramos en “Depression” otro tema contundente y turbio.

photo-jimmie-soini-copyright-deepcutproduction-16

“Life goes on” nos adentra en el mundo Blues sin pasar la frontera, unos guiños bonitos. Coqueta con un trabajo brutal de cuatro cuerdas y Berggren disfrutando de su nueva música.  “Do what you do” muestra como la guitarra, aquí y durante todo el redondo, es de gran altura, sin ser la protagonista de la peli, cada vez que sale a escena es para triunfar. 

Para acabar la reseña añadiré que Stefan y su”rock sucio” han hecho un trabajo muy loable y que nada tiene que ver con el melódico. Esto es rock blues del “güeno” y sencillo pero efectivo.

8