front

Mitch Malloy regresa al mercado discográfico “haciendo ruido”, toda una declaración de intenciones, para un trabajo en el que Malloy no ha contado con la colaboración de ningún otro músico. Ha sido él sólo, quien ha compuesto, masterizado, producido, e incluso tocado todos los instrumentos. Es un disco en solitario, y creado en solitario, pero cuyo resultado a nivel de sonido es lo suficientemente bueno, como para no ponerle ninguna objeción en este sentido.

Es su séptimo trabajo en estudio, sin contar The Best y tras una extensa carrera donde ha habido variaciones de estilo, desde el inicial Mitch Malloy, toda una obra maestra del AOR, pasando por Ceiling and Walls, que rayaba el West Coast, Faith, rock cristiano o Shine que recuperaba antiguas grabaciones, queríamos saber a estas alturas, en qué punto se hallaba Mitch y por donde nos iba a salir. Para ello, empezaremos desgranando tema a tema.

Rock-n-roll, donde el título es bastante descriptivo, un rock vacilón que te empapa de energía positiva. Ideal para arrancar un concierto. Cortito (sólo dura 2:31) pero resultón.

My Therapy, el single del disco, hard rock potente, fresco, acompañado de un montón de coros, y la voz de Malloy arrasando como un huracán.

One Way, un medio tiempo con toques countries, y un riff de guitarra, que se repite, de lo más pegadizo.

Speak of the Devil, guitarras afiladas para un corte de rock clásico, más sobrio, donde Mitch está soberbio, aquí hace todo un despliegue de sus facultades vocales que siguen intactas, como años atrás. Y es que si algo caracteriza a Malloy es su maestría como cantante.

Shook, otro corte de rock clásico/hard rock, y es que hasta el momento no hemos dejado de rockear, eso sí, no se ve aun ni sombra de tema alguno de AOR.

Bajamos la intensidad con It´s Just a Word, una balada acompañada de piano con sugestivos arreglos corales, que como ya saben los conocedores de nuestro protagonista, las power ballads forman parte de la marca Malloy y aunque no llega a la exquisitez de Nobody wins in this war, Our love never die o Take it All, no obstante, es una buena canción.

Alone, otro tema de rock clásico que no está mal, pero tampoco me mata.

I Was Wrong, volvemos con otra balada está vez no hay piano, sino guitarra acústica, donde lo más destacable es la interpretación de Malloy, eso sí, impresionante.

Life Has Just Begun, un medio tiempo bien construido y arreglado.

Subimos un poco la energía con Making Noise, tema que da título al disco, al menos nos ha sacado de nuestro ensimismamiento tras los tres cortes anteriores. Un bonito puente y agradables coros para finalizar.

En definitiva, Making Noise contiene desde cortes rockeros hasta las más tiernas baladas, pero no esperes un disco de hard melódico o AOR. Es un cambio claro de estilo, quizá más contemporáneo, no tiene esas guitarras azucaradas de otros trabajos, tampoco aparecen esas incursiones claras en el country, quizá para abarcar más mercado no sólo el americano.

Es posible que los nuevos oyentes de Mitch Malloy consideren que es un disco atractivo, con unos temas bien elaborados con su dosis justa de adornos, y unos coros muy destacables, un trabajo con sus momentos de marcha y sus momentos pausados y una voz poderosa y dulce que hacen de Malloy un gran vocalista. Pero también es más que probable, que los fans que han seguido su carrera desde los comienzos se sientan  algo decepcionados. En cualquier caso, este lanzamiento va acompañado de una gira europea que da comienzo ahora en septiembre, así que ahí tienes la oportunidad de valorar este disco en su justa medida. Ya lo sabes, tú decides.

7

Alicia Albertos