10577170_269338153273137_901288663965145031_nA veces ante tanto maremágnum de bandas internacionales en grandes sellos cabe parar en otras no menos interesantes y que no tenemos oportunidad de oír.

Bangkok es una banda argentina liderada por Pablo Vitantonio en guitarra y voz, además de: Luciano García, guitarra, Sergio Álvarez , bajo y Luciano Rubí, batería.

“Señales” es su disco debut lanzado en 2015 y consta de diez temas bien trbajados y con una buena composición, influenciados por bandas como kotzen, Whitesnake o Mr Big.

Desde la inicial “Disfraz” que juega con unos riffs muy hard rockeros y un gran sonido vocal que hace que sea una buena piedra de toque para los directos. “Hasta el final” muy directa como una patada en el culo, con unos coros muy marcados. Me gusta mucho el sonido pulcro del disco en la producción.

Estoy escuchando mucho rock en castellano últimamente y con gran satisfacción me está gustando bastante. “La razón” es un medio tiempo lleno de contagiosas melodías, con una letra melancólica y un sonido de batería brutal. “Sin tu amor” continúa arañando tus oídos con toques muy a lo Kotzen, suena potente y densa, la guitarra principal saca su máximo esplendor. Seguimos con la que da nombre al álbum, “Señales” muy, muy groove y con ese sonido Purpeliano que explota con una aplastante contundencia.

Se nota que son veteranos músicos y  lo demuestran en su forma de tocar y cantar. “Los errores” es otro de esos cortes que cabalgan entre la balada pero con un deje bluesero tan sabroso que es imposible no quedarse en tu memoria. “Tus mentiras” te engancha desde los riffs iniciales, muy rockera y claro mensaje. Pablo tiene un timbre vocal muy personal y reconocible, además me gusta que escuchando el sello personal de una banda sepas reconocer de donde viene, Argentina asoma por aquí oyéndolo cantar.

12341124_457540154452935_8886733379403443894_n

“Retroceder” el turno de un blues-balada de un gusto exquisito, muy americano. Con esa carga de emociones que siempre conlleva estos temas y donde podemos entender que el mundo gira muy rápido y no hay tiempo de lamentaciones. 

Volvemos a la senda rockera con “Nada en mí” y “La realidad” ambas muy cañeras y electrizantes, con ese hard rock listo para la acción. 

Grata sorpresa que espero que a vosotros los que leéis le deis vuestra oportunidad.

Se puede oír entero aquí,  y si os gusta ayudad a la banda: