12049700_1030339150323997_474021793463436923_nDespués de reseñar decenas de álbumes internacionales remitidos por el sello Frontiers, nos encontramos por vez primera redactando una crónica sobre una banda española, Lords of Black, primer grupo de nuestro país que ficha con la discográfica italiana, a sabiendas que esto no es tarea fácil dada la cantidad de bandas postulándose para ello, así que lo primero de todo, felicitar a los madrileños por haber sabido atraer el interés del sello y esperamos que sea una oportunidad para llegar a un mercado lo más amplio posible.

Haciendo una pequeño extracto biográfico de la banda, para aquellos que aún no la conozcan, decir que LOB empieza siendo la criatura del guitarra Tony Hernando y del batería Andy C, ambos con una amplia trayectoria musical a sus espaldas y que tras abandonar Saratoga se reúnen para dar vida a un nuevo proyecto reclutando para ello, al cantante chileno afincado en Madrid, Ronnie Romero. En 2014 dan salida a su primer álbum homónimo, con una gran acogida por el público y crítica. Continuando la secuela de su primer trabajo, tras meses de trabajo duro e intenso en las canciones lanzan, como su propio título indica II su segunda obra, que está mezclada, masterizada y co-producida, por el reputado Roland Grapow (Masterplan, ex-Helloween), que ya hizo la labores en la mesa de estudio en el primer disco y repite de nuevo.

El estilo de esta segunda obra sigue la estela de la anterior, metal moderno melódico, con ritmos veloces y tintes progresivos.

Pasamos a continuación a desmenuzar el trabajo que es lo que aquí nos atañe, abriendo Malevolently beautiful, una breve  intro instrumental un tanto hímnica que nos lleva inmediatamente a la poderosa Merciless, el segundo vídeo de la banda, que abre con un cañonazo de riff de guitarra, ultrarápido, que se te queda grabado a fuego, una pegada de batería muy power metal y un solo de guitarra que da fe de la clase que tiene Tony Hernando a las seis cuerdas, siguiendo en la misma línea Only one life away,  una base rítmica de infarto y Hernando haciendo escalas y virguerías a la guitarra, la potencia vocal de Ronnie Romero nos puede recordar por momentos en sus modos a Dio o a Jorn Lande. Everything You´re not, es el primer single del disco, unos sintes dan paso a una hermosa melodía de piano con reminiscencias a Saratoga, y es que, dos de sus componentes formaron parte de esta banda, y un inspirado adorno de órgano en el pre estribillo dan muestra de la importancia de los teclados y pianos en este disco. Un tema con aires épicos y Romero alargando la frase del estribillo dándole al tema  fuerza y comercialidad, es quizá el mejor corte del disco. New World´s comin´, con unas machaconas guitarras y la pedazo de voz de Romero dulcificadas por una melodía de piano de fondo que ocupa todo el tema.  Cry no more, tema inspirado y dedicado al genial Phil Lynnot, un riff de guitarra con gancho, y un estribillo que entra fácilmente dan soporte a un Ronnie Romero que parece haberse metido en los zapatos de Ronnie James Dio, no en vano Ritchie Blackmore va a contar con Romero para dar continuación en directo a los míticos Rainbow en un par de conciertos. Tears I will be, otra vez el piano introduciendo el corte y creando una escenario más bucólico, voces dobladas en los estribillos para darle un aire clásico. Insane, más sencillo sin tanto adorno, donde el peso del tema lo lleva principalmente Romero, haciendo una buena interpretación, he de decir que si bien Romero es un gran cantante, en mi opinión le falta algo de garra, de matices, de feeling, me gusta pero no me sorprende, no me atrapa, yo le pediría un poco más.

2016_1_500x267

Live by the lie, Die by the truth, donde destaca la sección rítmica que es magistral, con un solo de guitarra muy elaborado tenemos un corte al más puro estilo heavy metal. Ghost of you, un corte largo, nueve minutos, un precioso punteo nos adentra en un tema donde las guitarras cobran protagonismo y donde la batería atruena, y es que Andy C. tiene una calidad y una profesionalidad fuera de toda duda, otro de mis temas preferidos del disco. The Art of Illusions Part III – The Wasteland es el punto final para una trilogía que comienza en el disco debut y que narra la historia de Houdini. Shadows of War, cierra el disco como lo comienza de una manera enérgica, no ha habido tregua, intenso de principio a fin.

Hemos podido comprobar que es un trabajo muy elaborado, donde se muestra una gran calidad en las composiciones, mimo en los detalles, una magistral ejecución y una producción impecable, consiguiendo un disco redondo, sobresaliente, al que le falta quizá, algún tema más con gancho, de los coreables. No obstante es un disco a la altura de las mejores bandas de metal, un trabajo para ir degustando con las escuchas, ahora el público internacional tiene la última palabra, y ya se sabe que el público “es soberano”.

7´5

Alicia Albertos