1Siempre existe la percepción de que cualquier tiempo pasado fue mejor… quizás dentro de otros 30 años la opinión acerca de esta época de la música, sea mejor de la que tenemos en general. Yo como nostálgico empedernido del Rock de los 80’s y 90’s defiendo que los mayores talentos salieron de esos años. Quizás no esté en lo cierto, pero cuando miro atrás y veo lo que movía el Heavy Rock, Metal, el Glam, el AOR etc.,  a nivel de dinero y gente llenando pabellones, pienso que al menos siguen existiendo locos que a cambio de casi nada decide apostar por sacar discos que compraran muy poca gente. Y es una pena. No podrán vivir de ello, pero esa sensación de ser los reyes del mundo durante el tiempo que dura un concierto, eso no se lo podrán quitar jamás. Y es que, la recompensa de un aplauso, a menudo reconforta por todas aquellas horas y horas de ensayos en frías tardes de invierno donde quizás apetece más estar en el cine o cenando con tu pareja. Pero los músicos son una raza extraña y perseverante, siempre sueñan con llenar pabellones de miles de personas y triunfar en un mundo cada vez más difícil. Y es que oyendo este excelente  disco de Power Metal procedente de la vieja escuela alemana de los 90’s donde si eres seguidor de Helloween de los Keeper de Michael Kiske, de los Gamma Ray de Kai Hansen o de los magníficos Blind Guardian de Hansi Kürsch estarás de enhorabuena. Y la verdad es que estoy sorprendido, porque debo confesar que ahora mismo estoy algo desenganchado del panorama del Power Metal, cosa que en mis años mozos seguía con gran interés, además de mis adorados Judas Priest o Manowar. Y estoy sorprendido porque estos madrileños han parido un disco que si no especificas su procedencia, pasa perfectamente por una nueva banda surgida del movimiento centro europeo, alemán por más señas.

Este segundo trabajo de Third Dimension suena maduro, bien hecho, con las lógicas faltas de no haberse realizado con más medios, pero el resultado no puede ser más satisfactorio. La voz de Miguel Ángel solo puede ser comparada al chorro de una caza a reacción, seguramente en alguna de sus muestras de potencia en directo, sería capaz de secar el pelo a todos los espectadores de la primera fila. Este chico se acaba de convertir en la joven esperanza blanca del Power español. Sus registros resultan inalcanzables para muchos y me da que como tengan la suerte de girar de teloneros con alguna banda importante por Europa, corre el riesgo de ser fichado por algún grupo importante del panorama actual. Además del buen trabajo de Jose el bajista de la banda, me llama la atención los guitarras con algunos solos de gran mérito, cosa que me agrada ya que no sé por qué razón en España salvo contadas excepciones, nunca se ha prodigado la imagen de virtuosos de la guitarra. En mis tiempos mozos recuerdo a Salvador Domínguez de Banzai o Jero de Santa y Saratoga entre otros. La fatigada labor del doble bombo en la batería corre a cargo de Javi “Quentin” haciéndolo francamente bien… una labor muy difícil en este género en particular. Mención aparte merece la teclista del grupo, Elena Alonso. Ha conseguido dotar de una profundidad al grupo sorprendente, con un ingenio a la hora de componer ese sonido en segundo plano durante los temas rebosante de talento. Además de tener el protagonismo que merece en determinados temas como son la Intro llamada Project Infinity, que lo envuelve todo en un halo de misterio más propio de una película de Kubrick. Sencillamente sensacional, esta chica ha progresado exponencialmente día tras día y la recompensa ha llegado. El diamante está aún por pulir, pero el brillo empieza a ser cegador.

 Last survivor empieza el disco con la fuerza arrolladora de un disco que deja bien a las claras las influencias de sus amados Helloween de los tiempos de Kiske, y debo decir que el parecido del vocalista es escalofriante. Sube y baja registros realmente difíciles con la facilidad que solo tienen los superdotados. Buen trabajo a las guitarras. Lanre’s revenge comienza con un cañonazo de combinación de guitarra y doble bombo a la vieja escuela, plena de potencia y estilo. Las teclas acompañan con su buen hacer en segundo plano, dándole esa potencia de fuego de grupos como Nightwish o los mismísimos Blind Guardian por ejemplo. En directo suena sensacional como pude comprobar en la sala Lemon. El solo de guitarras muy bueno, emulando a  K.K. Downing y Glen Tipton de sus mejores tiempos tocando sincronizados ambos. Les ha quedado muy chulo. Sacrifice con la introducción extraordinaria del piano de Elena, da paso a otra buena muestra del sonido de guitarra de estos chicos dotados de grandes ideas, y un estribillo genial, otra vez muy bien cantado por un vocalista que juega en otra liga. Me parece soberbio. En directo se mete al público en el bolsillo con este tema.

11029939_798667656895648_8824806325263611542_n

Otra vez con la destreza acostumbrada en los teclados, dan paso al tema que da título al disco llamado Conspiracy Theory, mucho más melódico que los temas precedentes y a mi juicio quizás sea el mejor del disco. Las guitarras salvando las distancias suenan al mejor Jake E. Lee de Ozzy y su Ultimate Sin, cosa realmente asombrosa. Las teclas llevan el timón del tema junto al bajista con mano de hierro, y el vocalista marcando el terreno pleno de potencia y clase. Aquí, simplemente se marcan el mejor solo de la noche, fluido y lleno de talento. Genial tema. Nexus 6 el tema más melódico del disco, a mí personalmente es el que más me gusta por razones obvias. Muy bien cantado con un estribillo muy afortunado y bien compuesto. Tears and Thorns el medio tiempo necesario para todo buen disco de rock. Las influencias del Metal germano se hacen patentes en el estilo vocal del cantante. Lo oigo y parece algún tema extra de cualquiera de los 3 primeros discos de Helloween lo cual es mucho decir, por algo son los padre reconocidos del Power Metal cuando eso simplemente no existía. Temazo.

Gate to Stars es otro trallazo con las guitarras y los teclados llevando el peso de la canción con un pre estribillo a modo de himno muy bien acabado. Aquí el vocalista sube verdaderamente el listón hacia un nivel inalcanzable. Defender esto en directo se me antoja complicado en giras largas que ojalá lleguen dado su talento desplegado. Quizás el solo me resulte flojillo, por poner algún pero al tema… son muy jóvenes, seguro pulirán muchas cosas. The Price for one rose buenas melodías en un tema más melódico, con amplio protagonismo en las teclas de Elena Alonso, acertadas por cierto… ponga un toque sinfónico en su vida… Buen tema sin duda, con claras influencias internacionales, y digo esto porque este tipo de Rock se prodiga poco en este país, al menos tan bien hecho. Me vuelve a parecer un solo de guitarra flojo y carente de garra. Los tienen mucho mejores en el disco. The Warriors is back tiene a Michael Kiske en el estribillo… al menos a mí me lo parece. Este chico tiene unas facultades vocales inmensas, las guitarras suenan fenomenalmente y ese teclado llenando los huecos en segundo plano de forma sensacional. Me parece brillante este tema, lo hubiese firmado cualquier banda del panorama mundial y nadie hubiese notado la diferencia. Aquí el solo de guitarra sí que me resulta impecable. Muy bueno.

When the dragon lies es el título del que fue su primer álbum, y me parece fantástico aunque tengo la sensación que el vocalista se esfuerza demasiado. Es buenísimo pero no es necesario pasarse casi todo el tema esprintando… corres el riesgo de acabar como Camilo Sesto o la Rosa de España, es decir sin voz por forzar más allá de lo que el sentido común dicta. Si se ve sobrado, perfecto, pero lo veo arriesgado. From ashes es power metal en mayúsculas, otra vez Miguel tomando el mando con exhibiciones vocales con marcadas reminiscencias tipo Blind Guardian, Helloween o Laberynth, y lo cierto es que no existe mejor forma de cerrar esta exhibición de música potente, con un solo esta vez sí de altura internacional. Para aquellos amantes de ese metal alemán que muchos oímos al crecer, con esas portadas donde las calabazas sustituían la letra O de Helloween, y que oíamos una y otra vez, estamos de enhorabuena. La outro llamada now when all begins es otra maravillosa muestra de clase y talento de la joven perla Elena Alonso a los teclados, dando fin a un disco que debería dar paso a la juventud en festivales metaleros que se celebren en un futuro… porque el futuro pertenece a esta joven banda rebosante de aire fresco y potencia… mucha potencia… da gusto verles venir… Espero que lleguen para quedarse…  Lo merecen…

8´5

Whizard