El control de la madurez y de ser consagrado. El vigor y el riesgo de la juventud.

Desde aproximadamente el mes de octubre los amantes del rock estábamos de enhorabuena, había programada una segunda visita de la megabanda, The Winery Dogs a España. Desde esos días, los seguidores de este estilo de vida, el rock, ya estábamos ansiosos, y nerviosos, de que esa fecha, para el caso de Madrid, el 9 de febrero, llegara.

Desde las 18 horas, los alrededores de la sala Joy presentaban un gran ambiente, la cola a esa hora ya tenía cierta importancia, primero porque estábamos ansiosos por ver a estos tres monstruos, y segundo, para asegurarnos un buen sitio en la plaza en la que tocaba lidiar, algo necesario, ya que si te despistas solo escucharás el concierto, lo de verlo, déjalo para otra ocasión.

Una vez dentro, el sold out. La sala se llenó súper rápido, y las ganas, hacían que ya hubiera cierto nerviosismo para que empezara el show.

Dejad que me tome la libertad de comentar (la ignorancia de no conocer los acontecimientos para la organización de este bolo es lo que tiene) que el promotor viendo que el aforo estaba completo, debería haber buscado otra sala alternativa. La sala Joy es bonita, tiene solera, normalmente se escucha muy bien, pero cuando se venden muchas entradas, se hace un poco agobiante, allí estábamos como sardinas en lata, literal, no podías moverte, levantar los brazos era una auténtica tarea de tetris, y como comentaba antes, si te despistas un poco, es muy probable que no veas nada.

inglorius 2 cut

A las 20 horas salieron los teloneros a escena, los británicos Inglorious, con un infiltrado sueco en sus filas. Para mí, y disculpad por lo que voy a comentar, los triunfadores de la noche, muy buenos temas, su disco que saldrá en breve, será un pelotazo seguro, inspirados en el heavy clásico setentero de unos Purple, Bad Company o bandas clásicas del género, riffs potentes, una base rítmica brutal, sobre todo el batería, qué pegada, buenos guitarristas, y sobre todo un cantante sobresaliente, cualquier registro lo saca con nota, da igual los graves, los agudos…un pero, chilla demasiado. A todo eso le sumas actitud, la juventud y las ganas, y que acertaron con las cover/versiones I Surrender y Lay Down, Stay Down, hicieron que su descarga fuera de órdago, poniéndoselo difícil a los protagonistas de la noche. Mi impresión es que no solo a mí me gustaron, el respetable puso mucha atención a su actuación y aplaudió todos y cada uno de los temas. Dos penas del bolo, uno el sonido, altísimo, y dos, que al guitarra solista el instrumento le dejó de funcionar, ni él ni los pipas sabían las causas, y más de medio tema estuvo fuera de actuación, hizo un cambio de guitarra aunque no debía estar muy bien afinada y deslució un poco, pero nada que no hiciera que su bolo, a rasgos generales fuera de impresión.

Dieron las 21:20, la hora H y destaparon la oficina, (según llama Mike Portnoy a su instrumento) mientras subía por detrás del escenario el telón de fondo con el logotipo del grupo. Empezó sonando una intro, una canción funky, y allí salieron los tres héroes, e iniciaron el show con los acordes supercañeros de Oblivion, bufff, vaya comienzo, como diciendo, ¡eh, que estamos aquí y nosotros somos los buenos, ojo cuidado! Sin parar siguieron con Captain Love, muy bien ejecutado, We Are One, Hot Streak, How Long, Time Machine, Empire. Vaya caña!!! todos con las bocas abiertas. Qué voy a decir que ya no sepamos, Portnoy va sobrado, le da tiempo a todo, estoy seguro de que sería capaz de tocar dos canciones a la vez y no perdería el ritmo de ninguna. Kotzen, con ese feeling que tiene tocando y esa voz que solo él tiene y sabe explotar haciendo que sea un cantante muy solvente, y Sheehan, ¡ay, mi bajista!, vaya rítmicas que hace, la canción nunca está vacía, él se encarga.

WD 4 cut

Pero llegó la pájara, aunque también es verdad que casi toda la pólvora estaba ya quemada, y debería haber estado preparado, ¡quedaba lo “blandito”!. Fire, fue la siguiente, balada en acústico y Kotzen solo en el escenario, qué os queréis que os diga, estaba en el cielo y de repente bajé al suelo. Siguieron, no sé si en este orden exacto, Think It Over, con el teclado, The Other Side, los solos de batería y de bajo, Ghost Town y I´m No Angel. La intensidad bajó una barbaridad, menos mal que acabaron con Elevate, y el regusto de la primera parte del concierto volvió. Se retiraron apenas un par de minutos para volver con Regret, temazo, pero lento, y Desire, gran colofón.

El volumen, altísimo, como siempre, debe estar de moda el deporte de dejar sordo al público.

Otra cosa que no me gustó es que se les notó dispatchers, llegamos, tocamos y nos vamos. Ya son banda formal, dos discos, no un experimento como cuando vinieron por primera vez, en aquella ocasión, 2013, hubo más chispa, no hablo de improvisación, pero sí reacciones suyas ante el comportamiento del público, como que estaban sorprendidos por el éxito y seguimiento de su disco y que hicieron de aquel bolo, para mí, algo especial, más que éste. También veo incompatibilidades de caracteres musicales entre ellos, Kotzen es dulce, suave, y Portnoy y Sheehan son brutos, Kotzen está con su pianito, tocando super bonito, y cantando super dulce, cuando aparecen los otros dos brutos por detrás, dando leches como panes…

WD 3_cut

De todas formas, fue un gran bolo, son tres máquinas, que ponen el nombre del rock en su sitio, y que siempre hay que ir a ver. Rock On!

Set List Inglorious:
Until I Die.
Breakaway
I Surrender
High Flying Gypsy
Bleed For You.
Holy Water
Warning
You´re Mine
Lay Down, Stay Down
Girl Got A Girl.
Unaware

Set List The Winery Dogs:
Oblivion
Captain Love
We Are One
Hot Streak
How Long
Time Machine
Empire
Fire
Think It Over
The Other Side
Ghost Town
I´m No Angel.
Elevate

Regreat
Desire

 

Ape Navarro