imagesDecía Albert Einstein que si buscas resultados distintos, no hagas siempre las mismas cosas. Y en el caso de una de las bandas más míticas, por desgracia han hecho caso al gran genio del siglo XX. No sé si buscaban resultados distintos, pero coño, si algo funciona déjalo en tu propio sello, no te pongas a inventar cosas nuevas que tus fans igual no lo asimilan. Los ejemplos son tan extensos que me llevaría media mañana enunciar a grupos que por culpa de una errónea renovación, han fracasado a la hora de innovar con éxito. Bon Jovi, Bryan Adams, Winger, Mark Spiro…

La carrera de Def Leppard está llena de altibajos, donde a mi juicio hasta el disco llamado “X” (decimo de su carrera) las cosas marchaban relativamente bien, con excepción del Slang, álbum con cierto tufillo grunge tan de los 90’s. Estaban en la cresta de la ola, sus fans esperábamos con impaciencia sus nuevos lanzamientos, pero no se sabe muy bien porque el talento a la hora de componer les fue abandonando… Quizás las musas se marcharon aburridas de tanto esperar entre disco y disco… porque su tiempo se tomaban. Para aquellos que no lo sepan esta gente ha vendido más de 100 millones de discos, solo el Pyromania y el Hysteria han vendido más de 30 millones cada uno, con certificado de Diamante por la RIAA. Han alcanzado el número 1 varias veces en EEUU e Inglaterra. Pero por desgracia salvo el Adrenalized o Euphoria, nada llegaba a las cotas de calidad de antaño…

Y es que el Slang, Yeah, o el ultimo Songs of the sparkle lounge con aromas setenteros me parecieron simplemente indignos del grupo que un día admire hasta límites insospechados. Esto es como el trayecto de un avión que vuela alto, muy alto, todo va como la seda y de repente cae en barrena… y nada de lo que decides hacer da resultado. Es muy triste. Casi resulta como observar a un pobre anciano tratando de cruzar la calle cuando se abre un semáforo y su cuerpo no le da para ir más deprisa. Y así se encontraba Def Leppard… de banda respetada y admirada en todo el mundo a ir sacando un disco cada vez peor que el anterior… el listón estaba tan bajo que prácticamente estaba tocando el suelo… Pero el avión que parecía que se iba a estrellar contra el suelo, ha elevado el morro y quizás hayan tomado la senda que sus fans esperamos… parece que vemos una rendija de luz al final de la oscura montaña que hemos atravesado. Sigo pensando que bandas que son copias descaradas de Leppard como Grand Design o Loud Lion sacan mejores discos que los originales y esto me fastidia porque escucho los temas que realmente me apetecería oír a los Def Leppard originales. Empiezo a sospechar que la muerte de Steve Clark su guitarra solista les afecto más de lo que hubiera creído. Y eso que su recambio es uno de los ídolos de mi niñez… Pero es que no le dejan ser el Vivian Campbell de Dio o Whitesnake. Phil Collen muy inferior técnicamente a él manda mucho… y es una pena. Lo pude comprobar en su directo en Madrid…

Este álbum titulado como ellos, como haciendo un reboot, un reinicio en toda regla empieza como si de repente las musas y las hadas se hubiesen conjuntado para componer un tema como los de antaño. Y es que Let’s go roza la perfección absoluta en el universo Leppardiano. Aquí todo suena sobrecogedoramente bien, coros, sonido de guitarra, la voz de Joe Elliot… es como si los años no hubiesen pasado… no puede ser… ¿como lo han conseguido otra vez? Lo escucho con tal grado de satisfacción que ni siquiera una factura de la luz puede bajar mi estado de ánimo. ¿Lo habrán vuelto a hacer?… Dangerous nos pone de nuevo en la carretera con otro cañonazo de buen hard melódico, puro Leppard, pura adrenalina (Adrenalized lo llamarían ellos…) es otro golpe a tu mentón, otro viejo recuerdo de aquellos finales de los 80’s donde la perfección rozaba los discos de esta majestuosa banda. La verdad es que el disco no puede ir mejor…

AR-150219746

Pero… las cosas empiezan a torcerse… Man enough es algo patético… algo que debieron tocar en aquel concierto Tributo a Freddie Mercury del año 1992. Siempre se han declarado fans incondicionales de Queen. El día que haga una review de algo de Queen prometo hablar de este tema… mientras tanto seguiré hablando de Def Leppard si no os importa.

Afortunadamente las aguas vuelven a su cauce y nos regalan We belong, un tema absolutamente fascinante, algo que permanecerá en mi memoria y en mi corazón seguramente para el resto de mis días. Y es que el tema es de una belleza tan sobrecogedora que posiblemente la use de sintonía para algún video en el que relate la vida de algún ser querido. Bellísima no logra describir esta canción, casi seguro que quizás debamos inventarnos otra palabra. Esta tan cerca de la perfección que no logro imaginar que haya sido compuesta por alguna mente humana… quizás deba preguntar a Iker Jiménez… él seguro que me entiende.

Invincible me proporciona la misma carga de adrenalina que viajar sentado en un vagón de Metro un día de diario. Plana, tosca, no consigue trasmitirme ninguna emoción además de que me parezca que esta cantada sin ganas, incluso el estribillo lo que es mas dantesco. Sea of love tiene un estribillo decente, quizás sea lo único en un tema más hard de lo que esta banda nos tenga acostumbrado. No es mal tema, pero no resulta de mis favoritas. Energized con un sonido ridículo de batería, unos coros mal resueltos, y un ritmo pésimo de la canción logran que pierda el interés por esta canción de forma absoluta. No diré más.

All time high nos devuelve a los mejores Def Leppard, con gran ritmo y buenas ideas. Esto es lo que queremos Elliot… ¿no te das cuenta?… pues llevas años en esto para sospecharlo. Deja de escribir mierda y danos cosas como esta o la que abre el disco Let’s go. Lo demás son milongas. Hablando del tema, los coros fascinantes, la canción en su totalidad es realmente buena. Gran solo que sospecho lo hace Campbell, pero como no tengo el libreto no puedo confirmar. Temazo. Battle of my own mucha guitarra acústica, algún coro de todo a 100 y luego unos riffs de guitarra que hemos oído muchas veces a Aerosmith. No termina de engancharme pero no está del todo mal. Broken and brokenhearted tiene cierto sonido setentero mezclado con el estilo de su On through the night, el solo de guitarra se podría enseñar en las escuelas de primaria para niños de 4 años. No hay nada que me llame a escuchar este tema más de 5 veces… podría ser nocivo para mi cerebro. Y Forever Young no arregla nada de esto. Francamente no sé en qué demonios estaban pensando para componer esta birria. No quiero seguir hablando de este tema que me caliento. Para qué demonios sacas un disco de 14 temas… ¿para meter chorradas como esta?… venga ya.

Last Dance un medio tiempo decente que jamás llegara a la enorme Two Steps behind. Pero los chicos lo intentan con un tema de belleza devastadora, un tema tranquilo para ayudar a relajar los músculos maxilofaciales que seguro has apretado mucho para soportar sin insultar a nadie los dos temas anteriores. Wings of an angel nos devuelve orden y equilibrio al disco, con un tema que quizás me recuerde a Bon Jovi por increíble que parezca. Luego van siendo ellos mismos con unos coros en los estribillos marca de la casa que suenan igual que hace 30 años. Está claro que el tiempo no pasa por ellos. La calidad no se pierde en lo esencial, y en ellos, lo esencial es su capacidad para hacer coros alucinantes. El solo, triste como ver una película en la que hagan sufrir a un perro, me pregunto dónde está el Vivian Campbell de los 3 primeros discos de Dio… solo eso. Y el Phil Collen poniendo cara de velocidad en directo para hacer solos tan ridículos… madre mía.

Def_Leppard_official-665x385

Blind Faith nos despide de forma triste este disco y digo triste porque el tema nos llena el corazón de melancolía, de un atardecer en una playa, de un instante, quizás efímero donde de repente te sientes triste, como nos sentimos muchos de los fans que no hagan quizás nunca más otro Pyromania, otro Hysteria, Adrenalize… y el caso es que la cosa empezó bien con los dos primeros temas absolutamente acertados, llenos de talento y llenos del estilo que queremos para nuestro grupo… pero quizás ellos son los que no estén interesados… el día que hagan un disco con 12 temas a la altura de los dos primeros temas entonces podrán decir aquella frase del famoso matador de toros… “he vuelto a lo grande y ni yo mismo me esperaba… solo para ver la cara que ponías…” pues eso…

Ojalá vuelvan… del todo…

7´5

Whizard