magnuskarlssonkingdomcdGenial segunda entrega del proyecto personal de uno de los guitarras más prolíficos de nuestra era, el (ya no tan) omnipresente Magnus Karlsson, que se regala a si mismo line ups de lujo, de forma descarada para dar rienda suelta a sus fantasías metaleras más exageradas.

Magnus nos regala esta vez, un álbum más cañero que el anterior pero igualmente lleno de melodía, y que no se anda con rodeos y arranca con la canción título, Kingdom Of Rock (título que a muchos nos traerá inmejorables recuerdos). Acompañado por Jorn Lande para quien ya escribiera en el proyecto Allen/Lande grandes temazos siendo este digno de aquellos álbums.

En el segundo round, Out Of The Dark, se las tiene con Jakob Samuels de The Poodles, quien suena tan metal como en sus mejores épocas con Pontus Norgren. Las cosas se ponen más clásicas con la llegada de Joe Lynn Turner en No Control, un tema bien podría ser la versión del sonido Thin Lizzy de Magnus y que también recuerda al proyecto Sunstorm del veterano vocalista, que por cierto demuestra estar en buenísima forma.

Otro senior de lujo llega en When The Sky Falls, con un Tony Martin emulando sus mejores momentos en Black Sabbath, con un tema heavy, pesado y contundente como no podría ser de otra manera. Angel Of The Night nos trae a David Readman, otro grande, que demuestra (como si hiciera falta alguna) que se sabe mover perfectamente entre el Rock y el Metal como el mejor, con un gran tema que le da pie tanto a la caña como a la melodía.

Como ya lo hiciera en el primer álbum, Magnus se reserva un par de temas para demostrar que además de ser un instrumentista y compositor de narices, también sabe lo suyo de cantar. En este caso es I’m Coming For You, y yo diría que más de una clase debe haber tomado de los fieras de los que se rodea, porque lo hace notablemente mejor que en la primera entrega.

Junto a Rick Altzi de Masterplan se marca su particular Out In The Fields, con Another Life, un tema rockero, celta y metálico a la vez. Quizá a poner a Altzi y a Lande juntos en el mismo disco es un poco repetitivo ya que ambos tienen un registro muy parecido, pero la verdad es que el tema es de los más diferentes del álbum y bien vale la pena.

Junto a Tony Harnell, Karlsson se cascó algunos de los mejores álbumes de su carrera bajo el apelativo de Starbreaker. Justo es, que ahora le dedique los mejores temas al americano, y os puedo asegurar que Never Look Away es una maravilla de tema, melódico, metalero y moderno como aquellos discos eran.

La sorpresa este line up, para mí es Harry Hess, en principio una voz muy lejana al ambiente de Karlsson, pero el sueco nos demuestra su versatilidad en A Heart So Cold haciendo un tema a medio camino entre su sonido y el de los Harem Scarem del último disco. Una delicia…

1280x720

No es hasta el penúltimo tema que llega lo más parecido a una balada que incluye este álbum: The Right Moment. Ilustrada por la grandísima voz de Rebecca De La Motte quien, debo reconocer, es una desconocida para mí.

El cierre lo pone el mismo Karlsson, en un tema muy parecido a los dos primeros, muy en la línea del guitarrista equilibrando caña y melodía.

Otra gran entrega de Free Fall, que aparte de satisfacer las fantasías colaborativas de su creador, lo hace con las nuestras. Solo le falta algo a este disco, Matts fuckin’ Leven, quizá para la próxima.

8

Callisto