vp2Llega a ViriAOR la segunda parte de Chronicles Of The Immortals el proyecto conceptual de los progresivos alemanes Vanden Plas.

Basado en la obra literaria de Wolfgang Hohlbein, el álbum sigue la estela de su predecesor, llevando a Vanden Plas a estructuras menos reconocibles a lo que los germanos nos tienen acostumbrados, algo que no debería ser sorpresa en un grupo de prog-metal pero que precisamente es un cambio importante del estilo clásico de la banda que se basaba en estructuras más típicas a lo power metal y en dejar lo progresivo para las bases rítmicas y arreglos.
El resultado aporta mayor profundidad compositiva y una mayor cohesión entre temas, algo de esperar en un disco conceptual pero que por desgracia también traduce en cierta linealidad que domina el álbum más allá de ciertos puntos álgidos.

Todo arranca donde lo habíamos dejado en el primer disco, la “visión” 11 In My Universe, un arranque sinfónico que desemboca en una estrofa oscura, donde la misteriosa voz de Andreas Kuntz nos devuelve a la historia, reflejando ya los problemas que he comentado en estrofas artificialmente largas para poder encajar más texto, de forma que la musicalidad languidece, sin estribillo ni melodías memorables.

Godmaker’s Temptation tampoco ayuda mucho en cuanto a ritmo, aunque si en cuanto a estructura y melodías con un gran estribillo. La pieza se trata de una power ballad, esta vez sí, en el estilo clásico de la banda, pero que se ve muy perjudicada por su posición en el tracklist (tras un tema cañero hubiera sido el perfecto contrapunto). Stone Roses sí aprieta más el acelerador y se beneficia de cierta dinámicas caña/melodías, con la guitarra de Stephan Lill intercambiando riffs por momentazos acústicos de forma magistral, gran sección de solos también por parte de Lill y Günther Werno (teclados) en el que es posiblemente el mejor tema del álbum.

Vanden-Plas-band-promo
Blood Of Eden acaricia el ecuador del disco, con un precioso arranque melódico y poco subiendo la presión a lo largo de sus 14 minutos de duración, a ratos farragosos pero con recompensa final. Monster, por su parte, es una pieza de sonidos arabescos con un delicado equilibrio entre una rítmica compleja y la melodía, consiguiendo un efecto trágico y meláncolicos en el que la voz de Kuntz hace maravillas.

Diabolica Comedia, es otro tema plagado por crescendos que desembocan bajones y que me hace lamentarme de que el disco se comprometa una vez más al aspecto conceptual más que con la musicalidad.

The Last Fight en cambio por fin nos trae algunos riffs de nivel, siendo el tema más satisfactorio y más cercano a los Vanden de discos como The God Thing o Beyond Daylight. Con la decimonovena visión Circle Of The Devil, llegamos al final de esta historia, una vez más con una pieza lastrada y artificial en pos de contar el final de la historia.

Debo dejar muy claro que este Chronicles Of The Immortals no es un disco horrible ni indigno de una pedazo de banda como son Vanden Plas, tiene grandes momentos y sobretodo, se beneficia de la gran personalidad musical de cada uno de los miembros de la banda, que no solo son unos grandes intérpretes sino también artistas dotados de muchísima clase. Si me parecen, ambos discos, pasos atrás en composición, en la coordinación de dichas personalidades y sobretodo, en lo que fue la gran baza de Vanden Plas: Conseguir que el metal progresivo sonara orgánico y natural.

6

Callisto