Change_The_Way_coverNo es casualidad en absoluto que Suecia sea el aquí y ahora para el mundo de la música rock en general. Por talento, por capacidad de experimentación, por convicción, y por qué no decirlo, por ganas de hacer cosas. Los que habéis perdido algunos minutos de vuestras ocupadas agendas en leer lo que escribo para Virior, sabréis que el Westcoast para mí es más que una necesidad. Sólo con abrir los ojos e investigar un poco, descubrimos nuevos horizontes, nuevos alicientes y nuevas formas de entender todo un estilo musical. Hoy, en mis manos, y en mis oídos, se encuentra el EP autofinanciado y editado en 2.014 de otra de las grandes esperanzas para el Westcoast de inspiración clásica: los suecos Beyond Imagination, o lo que es lo mismo, el producto del trabajo de dos buenos amigos y músicos, el batería Emanuel Nyman e Isak Serholt. Sus influencias se encuentran claramente delimitadas por el Westcoast americano de los setenta y ochenta, con especial atención al legado de nombres como Jay Graydon, Al Jarreau, Chicago, Kere Buchanan o incluso los propios Toto, aunque en este caso de modo menos evidente. Yo me inclino quizá más por la vertiente sinfónica de Chicago, es la característica que mejor les define y les caracteriza.

‘Change The Way’ es una presentación elegante y cuidada, pero que se hace corta. Sólo tres temas, que sinceramente me dejan con ganas de escuchar más, de investigar más, de llevar al límite el talento de estos jóvenes nuevos valores para descubrir hasta dónde son capaces de llegar.

Beyond Imagination 19
“Traces Of Laughter” ejerce de anfitriona entre nosotros, buen maridaje entre la bonita y timbrada voz de Isabelle Juhiln y la completísima sección de viento implementada (trompeta, trombón y saxo tenor y alto), en un corte muy Chicago, con solo de guitarra a cargo de Tim Carlstedt a la Jay Graydon. Nos sumergimos de inmediato en el universo sensorial que nos propone la soñadora y preciosista “Say Is This Love”, con el vocalista Kim Nkoubou acariciando la noche con su voz preñada de seda, uno de esos temas que nos acercan a la esencia de la magia de los crooners y las big bands. “Change The Way” marca el final de nuestro corto pero intenso viaje, de nuevo con la voz de Kim Nkoubou, cantando en clave Jean Michel Byron para un ejercicio de tributo a los más grandes, la banda que más ha dado al Westcoast, no son otros que los monstruos Toto. Pinceladas de sonidos étnicos que se solapan con esa maravillosa sección de viento que pasa a ser sin duda la marca de la casa.

Como dije antes, se hace corto, muy corto. Quiero dejar esta reseña abierta, inconclusa, porque espero y deseo tener pronto entre manos un buen puñado de temas de estos nuevos genios para contaros y convenceros. No dejéis que sigan en el anonimato. Continuará, espero…..

Altamente recomendado

“Rocky”