descargaParece que Joel Hoekstra está en buena racha, con una trayectoria musical extensa, este veterano músico ha sido escogido el pasado año para ser el guitarrista de una de las bandas más legendarias del rock como es Whitesnake, y además ha tenido tiempo para preparar un álbum en solitario, DYING TO LIVE, donde él compone y ejecuta once temas.

Este lanzamiento, paralelo a su trabajo con la banda de la serpiente, cuenta además con el beneplácito del mismísimo Coverdale. Si tenemos en cuenta que fue seleccionado para Whitesnake para sustituir al gran Doug Aldrich podremos hacernos una idea del nivel técnico que gasta el amigo Joel, una calidad y un talento nada desdeñables.

El proyecto de Hoekstra se denomina 13 y si alguien se pregunta, el porqué de este nombre, su protagonista nos lo explica así “Yo nací en 13 y me case en 13, por lo que siempre ha sido un número que me atrajo. Tiene las connotaciones de buena y mala suerte, y mucho en este álbum es acerca de ese tipo de cosas, solo la vida y la lucha dentro de ésta. Simplemente me pareció apropiado para el título del proyecto paralelo”. 

Si bien éste no es su debut en solitario, sí es el primer disco cantado, ya que los tres álbumes anteriores fueron instrumentales, bastante más técnicos y oscilando entre el rock y el jazz. En este trabajo Hoekstra ha querido dar rienda a su creatividad pero pensando más en el concepto banda y para ello se ha rodeado de un excepcional elenco de músicos: Tony Franklin (The Firm, Blue Murder, Quiet Riot) al bajo, Vinny Appice: (Black Sabbath, Dio) a la batería, Derek Sherinian (Dream Theater, Black Country Communion) a los teclados y Toby Hitchcock (Pride of Lions) a los coros.

Poniendo la voz tenemos a dos de los mejores cantantes de rock de las últimas generaciones, alternándose los temas como buenos hermanos, son el versátil Jeff Scott Soto (SOTO, Talisman, Jeff Scott Soto) y el inmenso Rusell Allen (Symphony X, Adrenaline Mob, Allen/Lande o Star One).

joelh3-200x300-480x270

Comenzamos desgranando “Dying To Live”.

Arrancamos con fuerza con Say Goodbye To The Sun, un latigazo guitarrero y unos coros nos introducen la voz desgarrada y potente de Rusell Allen, recordándonos por momentos al maestro Dio. Un corte muy contundente para abrir, que ya nos deja con ganas de más.  

Anymore. Seguimos con la energía alta, con un riff de guitarra adictivo y un estribillo contagioso. Tanto el estilo de interpretar de Allen como la instrumentación me recuerdan a Whitesnake. Hoekstra comentaba en una entrevista hace poco que no había influencias de la banda de Coverdale en este trabajo, pues a mí me parece que sí.

Bajamos la energía con Until I Left You, y pasamos el testigo a Jeff Scott Soto (JSS), inconfundible en este tema, es totalmente Soto, es el tema más pop y más melódico. Esta canción va “acerca de envejecer, dejando de lado las inseguridades y darte cuenta de que eres capaz de convertirte en la persona que has querido ser”. Apoyando a las guitarras está un adorno de teclas que hace de este tema uno de los mejores del disco. Una hermosa balada Long For The Days y un puente muy hermoso con guitarras que rebajan la intensidad del tema, y un solo muy elaborado. Aquí Allen me recuerda muchísimo a Coverdale, el tema entero me vuelve a traer a la cabeza, insisto, a Whitesnake.

Scream Un poco de hard rock con Soto cantando las estrofas al más puro estilo Talisman. Un estribillo setentero y unos vertiginosos teclados clásicos que alternan con la guitarra de Hoekstra que les da replica. Never Say Never tiene aires a Rainbow, con una base rítmica solida a cargo de Tony Franklin y Vinnie Appice y un estribillo repetitivo que se te queda alojado en el cerebro.

Changes un medio tiempo magistralmente interpretado por Allen da paso a The Only Way To Go donde una guitarra desenfrenada contrasta con las apacibles melodías, otro buen tema que suena algo así como “cuando Black Sabbath encuentra a JSS”.joelh2-hr

Dying To Live es el tema más heavy, Vinnie Appice aporreando la batería como un canalla y un bajo y unas guitarras contundentes y Allen desgañitándose que da gusto. Con Start Again retomamos la onda melódica con Soto, con una cama de teclas que arropan el tema y unos solos de Derek Sherinian muy elaborados, y es que el teclista siempre me gustó desde que le conocí en Dream Theater.

What We Believe, en el que nos encontramos con un dueto JSS versus Chloe Lowery -de Trans Siberian Orchestra-, ésta última cuenta con un rango vocal amplísimo y un registro más lírico. Empieza como un tranquilo tema con aires de rock sureño que va desarrollando, con una espectacular Chloe cantando con un feeling increíble que te toca en lo más profundo. Hermoso broche para cerrar el álbum, aunque se me hace corto el tema, a pesar de los cinco minutos, yo lo habría alargado aún más, si cabe.

DYING TO LIVE sale publicado el 16 de octubre a través de Frontiers Music. Joel Hoekstra’s 13 es un proyecto que cuenta con un combo de grandes individualidades, músicos excelentes, y si bien no es una apuesta arriesgada pero sí son composiciones bien elaboradas, cuidadas melodías y una técnica impecable. Hard rock melódico de categoria y que entra a la primera. Totalmente recomendable.

8´5

Alicia Albertos