descargaPocos cambios son los que nos llegan desde Australia pero la verdad es que los que si consiguen realizar el trayecto suelen traer proyectos de calidad consigo.

Tal es el caso del sexto álbum de los power metaleros (aunque melódicos) Black Majesty, al que han titulado Cross Of Thorns.

Los de  Steve Janevski apenas pierden un segundo y tras la breve intervención de un águila metalera que pasaba por allí, el disco arranca con Phoenix, un himno muy probablemente dedicado al recuerdo del fallecido Dirk Illing, el artista de todas sus portadas y vale decir que es un tema del que estar orgulloso.

Sigue Anneliese, otra pieza reminescente del power europeo de los 90 y 2000, donde dejan mayor espacio a la melodía, con unos grandísimos interludios para que Janevski y su guitarra se luzcan y para que Gio Cavaliere nos muestre un lado más íntimo de su voz del que acostumbramos a oir. Con Vlad The Impaler, se acaban las concesiones y regresan los Majesty más heavies, quizá los más predecibles también.

Tiempo para Crossroads, una power ballad que equilibra el álbum y que demuestra las tablas de Janevski a la hora de componer.

Otro de los momentos álgidos de Cross of Thorns es la inmensa cover del Out In The Fields, la segunda elegía del disco tributando al también desaparecido Gary Moore. Le sigue Misery, otra pieza muy europea, con Gio muy melódico planeando sobre una base rítmica frenética.

descarga (1)

Otro gran momento es el arranque de Make Believe con un gran solo sobre una base acústica, que desemboca, una canción especialmente melódica, quizá no acaba de encajar con el tono de Gio. Con One Life los chicos se resarcen volviendo a ponerse más heavies que la moto de Halford, un gran tema que no deja lugar a dudas de donde la banda se encuentra más cómoda.

Al borde del cierre llega Emptiness Ideal, un tema más equilibrado, en la línea de Anneliese, pero el verdadero cierre lo da Escape, un tema totalmente volcado a la velocidad y destinado a convertirse un trallazo en directo que baja el telón con toda una declaración de intenciones: “Señores somos un banda heavy fuckin’ metal”

Un muy buen disco, que hace 15 años quizá no hubiese aportado nada nuevo pero que hoy en día tiene el gran valor del revival metalero y de la actitud contracorriente y totalmente ajena a modas. El último mohicano está en Australia!

7.5

Callisto