ROYAL HUNT - XIII coverEl próximo mes de agosto verá la luz de la mano de Frontiers Music el álbum numero trece de los daneses Royal Hunt.

Banda imprescindible para todo amante de la melodía y el rock sinfónico,y siempre bajo la batuta de su teclista y líder Amdré Anderssen, Royal Hunt se ha movido por infinitas tonalidades musicales, desde el hard rock, al power melódico y, sobretodo el progresivo, sin embargo la que fue una de las bandas más creativas de la escena lleva unos años entestada en revivir su época dorada.

Los años con DC Cooper no fueron, ni de lejos, el ciclo más largo de los daneses (apenas dos discos y un directo) pero sí parecen conformar la época más querida por sus fans. Lamentablemente los últimos esfuerzos de la banda están lejos del Moving Target o el aclamadísimo Paradox, y este Dievil´s Dozen nos trae, como ya hicieran sus predecesores Show Me How To Live de 2011 y A Life To Live For de 2013, una banda falta de dirección moviéndose sin sentido claro entre el revival de sus años mozos y su ADN innovador.

El resultado viene siendo muy parecido, cuando tras tres discos tras la reincorporación de Cooper uno esperaría que el proyecto estuviera más definido, y esa es la principal decepción de Dirty Dozen que, aun así nos trae momentos memorables.

Desde la inicial So Right, So Wrong, que arranca con un Cooper maltratado por la producción, sonando cómicamente nasal, podemos ver todos los elementos de la banda, pero también se nos hace dolorosamente patente la falta de esa magia de la que hacían gala antaño.

May You Never Walk Alone es un tema mucho más directo y ameno, que pese a que dura los mismos 7 minutos que la pieza inicial, se hace mucho menos pesada. Con Cooper esta vez pletórico, la pieza es mucho más poderosa, algo a lo que ayuda que estructuralmente sea más concisa y clara. Heart On A Platter arranca con una de esas líneas de bajo tremendas que nos viene dando Andreas Passmark, para mí el gran descubrimiento de la nueva formación, sigue con las teclas a lo blues de bar típicamente del Moving Target y la pieza se desarrolla como otra gran canción, esta vez más a medio tiempo, dejando espacio para que las voces, guitarras y teclados entren un vals de contrapuntos muy conseguido.

untitled

A Tear In The Rain vuelve a poner la quinta marcha, con otra pieza metalizada, muy en la línea de May You Never Walk Alone (quizá demasiado). En Until The Day nos encontramos algo a medio camino entre la balada épica y aquellas piezas con aires a música sacra del paradox, que si bien consigue ser emotiva, no llega a estar musicalmente bien concebida, cayendo en lo farragoso e inconsistente de sus muchos cambios.

Sigue Riches To Rags con un arranque muy a lo Out In The Fields de Gary Moore lo cual siempre mola, es una pieza con cierto Groove que bebe de la vertiente más rockera de la banda, algo que quizá se echa en falta en el resto del álbum.

Justita para el cierre llega Way To Late otro gran momento, con mucha melodía, pero a la vez con fuerza dinamismo y quizá siendo la pieza más innovadora del disco.

En resumen este un disco con muy grandes momentos, y otros que más que malos, son confusos, dando la sensación de que la banda no tiene muy clara la dirección musical que deben tomar, probablemente porque estén componiendo intentando agradar a sus fans más a que a sí mismos, por lo menos es la sensación que me transmite Devil´s Dozen.

6

Callisto