hh-dirty-italian-job-cover-300x300Después de dos álbumes (“Hungryheart” y “One Ticket to Paradise”), que han hecho a Hungryheart una banda muy popular y respetada dentro del mundo del Rock Melódico, AOR.

La banda está lista para lanzar su tercer álbum, “Dirty Italian Job”. 12 canciones de puro hard rock melódico que se caracterizan por el sonido inconfundible de Hungryheart. A lo largo de los últimos 5 años, la banda y cada uno de sus miembros han tenido la oportunidad de compartir el escenario, tocar y colaborar con nombres como House of lords, Mitch Malloy, Bobby Kymball, Vinny Appice, Issa, Kelly Keeling y muchos otros. La experiencia ganada llevó a  componer perfectamente y expresar en este nuevo álbum donde las raíces de Hard rock se funden de forma natural en una gran diversidad de influencias musicales.

Se basa en un dúo vocal entre los miembros fundadores de Hungryheart Josh Zighetti y Mario Percudani. Las Letras prosperan con mensajes positivos relativos a la vida, los sueños y la esperanza. La única cover es “Bad Love” de Eric Clapton, reorganizado y adaptado al sonido Hungryheart.

El álbum, producido por el guitarrista Mario Percudani, cuenta con Josh Zighetti en la voz, Paolo Botteschi en la batería y Stefano “Skool” Scola en el bajo. Se ha grabado y mezclado en Tanzan Music Studio (Italia) por Mario Percudani & Daniele Mandelli.

El trabajo abre con “There is reason for everything” con unas guitarras ejerciendo de marcapasos para cruzar con unos estribillos muy pegadizos y que hacen que el rock clásico quede bien patente. Aquí sí te dan una razón para algo, es seguir disfrutando de estos chicos. “Back to the real life” nos lleva por el lado más melodic rock, haciendo escala en unos arreglos sobre naturales, muy americano el sonido y que te traerá a la mente grupos de finales de los 80 y principios de 90. A Mario deberíais prestarle atención porque me parece un magnífico guitarrista que ejecuta muy bien los riffs muy aplicado en los solos.

El single elegido es “Shoreline” y seguimos sumergiéndonos, esta vez al Aor, la nena mimada del género, la que todos desean y que sólo unos pocos consiguen. Aquí Josh te saca a bailar lentamente y te canta al oído con una pasión que caerás rendido a sus cuerdas vocales, ese tono rasgado y casi susurrado te envolverá en una maraña melódica que querrás abrazar y sentirte el motivo de que el mundo gire. Preciosa! La balada que nos viene ahora “Nothing but you” está cantada a dueto por Josh y Mario y en el contraste está la belleza. Acústicas volando libremente por el cielo y la ternura de un ángel acariciándote en una noche fría de otoño. Todos los días pensando en ti y no te saco de la cabeza. Tu recuerdo es más fuerte que yo. Algo así es como te hará sentir está maravillosa lenta llena de emociones.

HH_02

Es tan variadito este dirty italian job que tiene una riqueza pasmosa en cuanto a estilos musicales y como muestra toca una bluesy “Devil´s got my number” que te tienta a cometer todos los pecados posibles. Es vacilona y descarada y las guitarras cargadas de sabor añejo y por qué no, a Whisky. Y como os decía ahora toca una versión de Eric Clapton, adaptado al estilo Hungryheart, “Bad love” y suena de tres pares de cojones o como se diría en inglés “Kickass”. Tiene garra y ni el tornado Katrina la arrancará de tu mente. Incluso parece que a Josh y compañía le han dicho que Italia se ha quedado fuera de un mundial en el último segundo (no era contra España, menos mal) y de penalti injusto. Porque está cantada con rabia. Como decimos por aquí “Peaso de coveee”.

El olor a blues vuelve a tu ropa con “Second hand love” y aires a indios en el salvaje Oeste. El inicio es dead or alive de Bon Jovi total. Parece la segunda parte de aquel famoso tema. Si cierras los ojos te crees que es así. Eso sí, con personalidad propia, por supuesto. El solo de guitarra es espeluznante de bueno. Y sin bajarnos del tren, llega la última parada por la melancolía que nos da el bluesy con “Time for the letting go” más marchoso y bailable. Sonido Mr Big y gran trabajo a las cuatro cuerdas donde se notan en presencia. Los estribillos demoledores. “Right now” se viste de hard rock melódico consistente y bien realizado y donde el bajo y la guitarra coquetean a ver quién enamora antes.”You can run” es otra delicatesen de medio tiempo cantado con mucha llama.  No te despegues de la piel las buenas o las malas experiencias, te dicen que has vivido la vida. Que te acompañe la música, siempre.

“Rock steady” tirando más a lo clásico, densa y dura y “All over again” más al lado melódico, muy D2 algo se tiene que notar Ted Poley en Mario. Cierran un álbum completo y variado que no puedes dejar escapar.

“Cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla.”

Fuertemente recomendado