untitledEurope fueron, posiblemente, la banda más gigantesca de rock melódico de los ochenta, la que explotó frente a tus compañeros de colegio que poco más escuchaban que a Los Toreros Muertos o a la chica que te gustaba y que no pasaba de Rick Ashley o quien fuera que estuviera en la cinta de la Super Pop aquella semana. Pero Europe y su éxito masivo también fueron la muerte del rock, fueron los que abrieron las puertas a las giras y las ventas multimillonarias, a los cientos de bandas con leotardos y pelo cardado que se sumaron al barco con ganas de muñir la vaca y los que propiciaron indirectamente que se pasase del arte al negocio.

Precisamente esos Europe, son los que hoy en día se siguen cascando disco tras disco de Hard Rock, melódico, sí pero también crudo, sentido, con alma de blues y cerebro de progresivo, con un pie en los setenta y otro en el futuro, y consiguen destacar en una segunda era del rock melódico, llena de supergrupos y donde las nuevas bandas suenan más a sus discográficas que a sus músicos. Así que me vais a disculpar si no me los cargo por no hacer otro Final Countdown (siempre fui más del Out Of This World de todas maneras), y espero que me disculpéis también si me cae la baba con cada nuevo disco, con su actitud totalmente anti-corriente y sus enormes huevazos musicales.

War Of Kings sigue la senda bluesy y cruda de Last Look At Eden y de Bag Of Bones dejando de lado el modern rock de Start From The Dark y de Secret Society. Parece ser que los Europe han encontrado su segunda casa tras varias mudanzas y con este último disco se han dedicado a vivirla más que a hacer reformas.

War Of Kings es el tema oscuro y crudo que ya nos habían presentado, rindiendo homenaje descarado a Sabbath, con un riff enorme y unos teclados misteriosos que el deficiente sonido de la previa nos había ocultado. Una composición elaborada y súper eficiente sabiendo añadir los adornos necesario y ni uno más como viene siendo marca de la casa.

Sigue Hole In My Pocket a la Thin Lizzy, con un Tempest pletórico que sabe sacar lo mejor de su rango vocal actual y que sabe vestir su voz para cada tema, otro destacable es el dialogo entre Norum y Micheli que, como no, se curran una sección de solos tremenda. The Second Day es una pieza a medio camino entre el AOR y el Jazz rock como ya lo fue Walking With The Angels y que, como aquella, es una delicia de escuchar.

Como también lo és Praise You otra joya de elegancia y buen gusto (y llevamos ¿Cuántas ya?), es puro sexo Led Zeppeliano, oliendo a humo y wiski y aún así sabiendo al caviar más exclusivo. Con Nothin’ To Ya los chicos se ponen serios con una pieza dura y trabajada de Hard Rock clásico, a las que ya empiezan a tenernos acostumbrados.

maxresdefault

Algo Doors empieza California 405, que pronto se vuelve temazo AOR que recuerda momentos épicos como Heart Of Stone y que te hará devorar kilómetros si la pones en el coche. Days Of Rock ‘n’Roll no deja dudas al respecto en cuanto a su inspiración Blackmooriana, desde el inicio puramente Rainbow al punteo en el estribillo. Children Of The Mind es un medio tiempo metálico, dominado por el bajo de Levén que por momentos se arranca con desarrollos más complejos dejando paso al solo con un groove que también es de órdago.

Rainbow Bridge es una pieza arabesca en la tradición de la memorabilísima No Stone Untorn, también muy a la Blackmoore de Stargazer o Gates Of Babylon y Angels (With Broken Hearts) es otra balada jazzy, que Gary Moore firmaría orgulloso, tremendo feeling que sobrepasa la contención con la que esta interpretada, hay que oírla señores…

Más Funk en Light It Up, que es un temazo dinámico y movido que contrasta con la anterior joya, demuestrando lo mucho que sabe esta gente de escribir música. Cierra el álbum (la edición digipack) Vasastan una instrumental muy en la línea de los últimos discos de Norum con retoma de War Of Kings incluida.

Pocas pegas le puedo encontrar a este disco, si no he mentado a Haughland no es porque las baterías no este al mismo nivel que el resto de instrumentos sino porque la composición deja pocos espacios para que brillen, en todo caso, hace un trabajazo como siempre. War Of Kings es un claro heredero de Bag Of Bones, que sin variar mucho el estilo sigue indagando y progresando, desacomplejado en mostrar sus influencias pero con clarísimo sello personal.

9

Callisto