untitled(2)Desde tierras noruegas, viene lo que espero que sea grata sorpresa para todos los amantes de la música por principios y del heavy metal en especial.

Jorn Lande (ex- Masterplan) y Trond Holter (Wig Wam), acompañados por Lena Floitomen en las voces femeninas nos presentan una opera rock que sin duda nos va a hacer disfrutar a los amantes de la música.

La propuesta viene a contar la historia de Drácula, acentuando especialmente el aspecto subjetivo de la lucha interior del famoso Conde al recordar lo que era el verdadero amor, el de Mina su “reina de la oscuridad” (interpretada por Lena).

A nivel de producción, nos acercamos a la exquisitez, donde todos los instrumentos se escuchan con claridad, con un sin fin de detalles musicales, sin caer en el exceso, donde la melodía, la fuerza y los pasajes que se salen de la habitual se encuentran en un marco perfectamente amoldado para esta obra.

Quizás una cosa que me ha sorprendido, es que el trabajo se presenta en un formato de diez canciones, que van explicando la historia sin añadidos especiales, en Drácula, no vamos a encontrar pasajes larguísimos instrumentales ni narraciones con voces de ultratumba, sino diez canciones muy directas y que incluso en alguna de ellas se ralla la comercialidad, sin perder un ápice de dureza.

Las influencias musicales, son muy imaginables si hablamos de las influencias más clásicas y oscuras de la historia del Hard Rock y el Heavy más clásico, en este sentido, seguro que los seguidores de Savatage, Black Sabbath, Meatloaf o Alice Cooper encontrarán elementos en común con este trabajo.

Hablar de la voz de Lande a estas alturas es repetir sobre repetir, está claro que estamos ante una de las voces referentes del panorama metalero de los últimos años, considerado para muchos como la mejor voz del género (cuestión de gustos), sin duda en este trabajo, no va a defraudar a sus seguidores, ya que como viene siendo habitual en sus trabajos nos muestra su derroche de registros, luciéndose tanto en agudos como en los graves, sin duda un disfrute para los oídos, de este “Drácula” quizás sería oportuno acentuar el aspecto interpretativo de la voz, ya que como es lógico asume el papel del conde protagonista de la obra, por lo que se le exige  ir más allá en lo que a expresión se refiere, no bastando sólo con cantar bien, pues en este aspecto… excelente, su  dinámica, nos lleva desde una dureza recién salida del infierno hasta la dulzura del susurro de un amante, excepcional.

Vamos a desgranar cada tema, el disco comienza con Hands of your Gods, tras sonidos de tormenta y una acústica que da paso a la voz de Lande que entra elegante dejándonos entrever lo que nos espera, la canción se rompe con un un riff muy a lo Black Sabbath, con muchos reminiscencias en la voz del gran Ronnie Dio, con un gran estribillo potente pero muy pesado que da la sensación de estar compuesto especialmente para el deleite de las huestes del heavy metal más oscuro.

Walking on Water, eleva el tempo del trabajo sin entrar en velocidades extremas, un tema que me ha hecho recordar algún pasaje de los Whitesnake del 1987. En este tema Holter, nos va a deleitar con una joyita melódica en el sólo en el que juega con escalas y sonoridades más celtas, sin perder un ápice de elegancia ni dureza, estas incursiones en distintas sonoridades, va a ser una constante del trabajo, que obviamente lo dota de una riqueza musical propia de un MUSICAZO como demuestra que es Trond Holter.

Con sonido de vinilo añejo y un aire de años 20 entra Swing of Death, esta canción es la que personalmente me enganchó de primera con un estribillo muy melódico y pegadizo que tiene un cierto aire a Meatloaf en su época más setentera, es increíble ver como en la composición se agrupa sonido swing de los años 20, un estribillo de hard rock melódico y elementos celtas en algún que otro pasaje musical y todo ello sin encontrar un salto estridente o forzado en una composición de menos de cinco minutos, Chapeau!!!!

untitled

Un piano melancólico, (cuantos recuerdos a Savatage…) nos da paso a esa canción que estaba buscando antes de comenzar el disco… y es aquella en la que a Lande se le exigiera una labor interpretativa seria, donde tuviera que exprimir todos los matices de su voz para expresar una historia con altibajos,,, pues Mascarade Ball... a sentarse y disfrutar… desde el más suave susurro hasta el máximo descontrol, en un tema de estructura casi de musical en la que los cambios de dinámica son constantes, de pelos de punta cuando Drácula en el máximo de su desesperación grita el nombre de Mina poco antes de acceder a su cuello, todo ello junto a un pasaje musical con elementos de música española, muy acercada a sonoridades casi flamencas (aunque claro… son del Norte de Europa y no de Jerez de la Frontera….) de todas formas, una composición genial, de lo mejor del disco sin duda.

Tras el deleite anterior, entramos en Save me, que es la primera canción en la que la voz de Lena toma protagonismo, en un dueto con Lande. La voz femenina cumple a buen nivel aunque he de decir que al lado del vozarrón de Lande pierde brillantez, Save me  tiene un estribillo melódico y muy comercial en el que las armonías vocales de Lena dan una grandiosidad al tema, a nivel compositivo, es imposible aburrirse, ya que los arreglos son constantes y siempre interesantes, especialmente un pasaje en el que las voces quedan prácticamente a capella para jugar con la melodía del estribillo…que bueno por dios!!

 Vamos con River of Tears en el que nos encontramos una composión más “clásica” en lo que al hard rock se refiere, con un riff que se entrelaza con la voz principal y un gran estribillo, la canción se rompe en un puente con esta sonoridad de años 20 nostálgica que nos ha acompañado en varios pasajes del disco, nos introduce a un sólo con algún aire neoclásico romántico lleno de melodía, digna de la escuela sueca de las seis cuerdas, buen trabajo también de Lena.

El sonido de una campana acompañando a un piano nos introduce una de las grandes piezas de este trabajo, Queen of the Death, una estrofa dulce con una melodía que engancha desde el principio, llega un estribillo heavy y potente donde una vez más Lande nos muestra la versatilidad de su voz, de la canción es imprescindible destacar el pasaje musical que aparece pasada la mitad de la canción….guitarristas poneros los cascos y disfrutar, que pedazo de solo y que maravillosa composición neoclásica mezclada con toda la dureza más metalera, una auténtica pasada!!!!!

lande-holter484

Tras el virtuosismo y la delicadeza mostrada en las guitarras del tema anterior, aparece un riff potente que da paso a Into the dark en la que encontramos otro dueto entre ambas voces principales, un tema muy heavy y épico, quizás por ponerle un pero al disco, la voz de Lena, nunca consigue la presencia y dinámica que se encuentra en Lande, aunque es cierto que el personaje de ella es más etéreo, sin embargo a veces suena demasiado “lejos”. 

Entramos en la recta final de este trabajo, y vamos con un ritmo heavy, potente y con alguna sonoridad más “moderna” en un  instrumental, en la que obviamente luce Trond Holter, en True love trough blood se van sucediendo ritmos y melodías ofreciendo una pieza guitarrista digna a la altura de este discazo.

Finaliza este “Drácula” con Under the Gun, en la que volvemos a entrar con sonoridades más modernas y un ritmo entrecortado que se rompe para dar paso a la voz de Lena, y otro gran dueto de los protagonistas de de la historia, un estribillo muy épico con muchísimo gancho y gran melodía.

Como resumen un discazo de los pies a la cabeza, en el que abruma la capacidad compositiva y los arreglos de Holter, en el que Lande da argumentos para incrementar su leyenda y que Lena Floitomen cumple dignamente ante estos dos monstruos, no lo dejéis pasar y si además tuvieramos la suerte de que se animan a presentar esta obra por España….creo que debe ser una cita que no nos podemos perder.

9´5

Jordi Castilla