D6pNCXJCnArbDnz_J3AdBg2DMUIOF9UTvteJn-4qznRPlqkV4rI8ClX-xriuClAKSkbNdRRH0Wc87ncm1TggoIL5EcNamfEQcg=s0-d-e1-ftEstamos ante una sana costumbre de los últimos tiempos y es que la banda liderada por Mikael Erlandsson prácticamente sale a disco por año, convirtiéndola por tanto en una de las formaciones más prolíficas del género.

 Cuando existe un corto espacio de tiempo entre los distintos trabajos musicales, es difícil apreciar evoluciones que se desarrollan en el terreno creativo, y eso es algo que ocurre con este Level eleven, en el que mantienen una línea continuista al sonido general del grupo,

 A pesar de lo anterior, se pueden apreciar ciertos matices que marcan una evolución, a mi parecer, hacia un sonido más clásico, rockero y directo, sin perder en absoluto el gustazo por las melodías y las grandes canciones con estribillos que se te colocan en la cabeza y composiciones dignas del conjunto de musicazos que componen LAD.

A primera escucha, nos encontramos con un trabajo con una producción muy clásica, sin demasiadas parafernalias, que permite escuchar con claridad todos los elementos de una forma bastante cruda, no existe una exageración en los arreglos y prácticamente todo lo que se oye se puede visualizar con el grupo tocando en vivo.

El primer punto a destacar de este Level Eleven, sin duda son las composiciones puramente efectivas, no podemos obviar que una producción tan cruda, podría ser problemática sino vienen arropada por buenas canciones y sin duda este trabajo cumple con creces en este aspecto.

Musicalmente se mueve dentro del Hard Rock más clásico, aderezados con un nivel melódico muy alto, que permite por tanto la entrada de riffs de guitarras que te pegan directamente en el pecho, voces rasgadas y a la vez conjuntado con líneas muy melódicas.

El trabajo comienza con Kiss me, con una estrofa que en algún momento me recuerda al Paranoid de Black Sabbath, gran pegada de la guitarra, con un estribillo sobrio que aportan un adecuado grado de dureza para el comienzo del trabajo.

untitled(2)

Follow your heart, sin duda es uno de los temazos del disco, con un estribillo que seguro que hace las delicias de los más Aoreros del lugar, sin duda una de esas canciones que en  cualquier momento es capaz de generarte un buen subidón musical.  Fight the world, es un medio tiempo, elegante que va ganando intensidad por momentos, aunque personalmente no es de lo que más me ha llegado de este trabajo

I´ll be there 4 U, vuelve a subir el listón de este trabajo, un temazo en el que sin duda hay que destacar el trabajo compositivo de los coros que toman un protagonismo especial para elevar al grado de “temazo” una más que buena composición.

Losing you, un gran tema que rompe en un estribillo y que nos muestras algunos elementos compositivos interesantes especialmente a nivel de guitarras y de un hammond que aparece para dotar de un regusto setentero a la canción, aunque sin perder en ningún momento el sonido general del trabajo. Go go go, get ready for the show, en este tema se nos muestra a la banda desde la perspectiva más rockera, es de destacar el ver como se maneja la voz de Mikael en estos registros, en algún momento me recuerda a Spike de The Quireboys, sin duda el tema más rockero de este trabajo.

Delirous, es un buen tema, en el que es preciso destacar el trabajo a las seis cuerdas de Peter Söderström, con un riff que hace crecer la canción.

Vamos ahora con un medio tiempo , titulado Made of Stone, en el que especialmente me gusta el puente hacia el estribillo, si bien es cierto que no rompe en nada que no hayamos escuchado antes.

Stick around, va creciendo con una composición interesante y algo distinta al resto del disco, aunque al llegar al estribillo, vuelve a la linea “normal” del trabajo, quizás hubiera sido una buena oportunidad de aportar escenarios sonoros algo distintos, de todos modos el tema es muy resultón.

Un buen riff de guitarra nos introduce en Star una canción con bastante melodía y con un grandísimo estribillo, otro de las pistas a marcar de este trabajo.

Entramos en la parte final del Cd con PLZ un medio tiempo/balada, que puede ser interesante, aunque sin duda no es uno de los platos fuertes del trabajo.

La versión japonesa nos trae una versión de Oh Darling de The Beatles, es un gustazo escuchar la voz de Mikael en este tema, aunque se echa en falta que la banda no haya hecho “más suya” la canción.

Este Level Eleven viene acompañado junto a otro Cd que nos aporta unas grabaciones en acústico de la banda, en concreto de los temas Another night, I´ve fallen into you, Michelle don´t live here no more y to be with you, que es un buen regalo para sus seguidores que pueden ver otra perspectiva de estos temazos, especialmente de Another night, que es una de mis debilidades de la banda.

Como conclusión, un muy buen disco el que se han marcado estos suecos, que no vienen a inventar nada nuevo pero que seguro que te hacen pasar más que un buen rato con un puñado de buenas composiciones., muy recomendable!!!

7

Jordi Castilla