bailey-longwaydownFrancamente… me empiezo a ver a mi mismo como ese miembro de un jurado que se dedica a puntuar platos de comida del nivel Estrella Michelin y que como ocurre siempre, al principio metes con ilusión y muchas ganas la cuchara para deleitarte con una mágica explosión de sabores, y que según pasan los platos tu cerebro empieza a decir basta… si, no dudo que lo que te traen sea sublime, trabajos bien elaborados de gran altura… pero hay un momento en el que hay que parar. Me hace mucha gracia ver esos platos modernos que parecen el sombrero de Don Quijote pero al revés, con mucha aureola y una ridícula capacidad para meter comida en un minúsculo cubículo central… con este disco del desconocido vocalista de Three Lions pasa un poco lo mismo… mucha aureola, pero poca capacidad de sorpresa…

Y es que si me permitís una opinión subjetiva, creo que era totalmente innecesario sacar con tanta rapidez un disco en solitario cuando aún hay revistas hablando del disco del grupo que te dio a conocer… además si hubiera sido una obra maestra pues nos habríamos llevado una gran alegría, pero no es este mi caso. Creo que es un disco correcto, con poca alma, no recuerdo ni un solo estribillo que se me haya quedado en la cabeza, y eso en un disco de Hard Rock Melódico resulta preocupante…

Solo recordar que los músicos que lleva el disco son los de siempre en estos proyectos de Frontiers, como son Mario Percudani que cumple a la guitarra, Alessandro Mori a las baterías que este si es bueno, y Alessandro Del Vecchio a los teclados y coros.

Feed the flames abre este disco muy preocupados por no parecer otro enésimo proyecto de AOR melódico procedente de tierras escandinavas, y aprecio un sonido muy Whitesnake mezclado con gotas de Thin Lizzy o Tyketto. Como no, el vocalista me parece de largo lo mejor del disco, sin duda ha sido un gran descubrimiento, y ahora espero que no le dé por recuperar todos estos años de golpe sacando disco tras disco. La guitarra suena demoledora en todos los temas, y brilla a gran altura hasta que llega el momento del solo, y es como ver a Arbeloa intentar regatear al alguien… ambos tiene la misma habilidad en el uno contra uno…

In the name of the King intenta otra vez dar un barniz de guitarra pesada al tema, y es uno de los mejores del disco. La desgarradora voz de Nigel sujeta todo con gran profesionalidad y buenas maneras. Todo la verdad es que suena fenomenalmente, es perfecto para presentar en un programa de radio y si le quitas el solo, mediocre (no se puede contratar a John Sykes por desgracia) pues lo cierto es que es un cañonazo de tema… Dirty Little secret no me suena a nada que no haya oído ya antes. No sé, no quiero parecer negativo pero es que creo que este vocalista es tan bueno que me da rabia tanto talento desperdiciado. Tema muy del montón, sin garra ni talento. Bad reputation tiene ciertas reminiscencias de algún disco de Glen Hughes, un poco Funky, y regado con gotas de buen hard rock británico que dan como resultado un gran tema con aromas de las islas. Me gusta… daría a compartir en Facebook.5437FB5A-frontiers-to-release-debut-album-from-three-lions-frontman-bailey-epk-streaming-image

Stay uno de los temas más AOR del disco y también de los mejores. Es quizás de los que más me recuerdan a su trabajo anterior, y eso es muy meritorio porque creo que Nigel se ha querido desmarcar del sonido Three Lions a propósito. Coros muy cuidados, y buena interpretación de todos los músicos. No sé si el titulo del tema está buscado aposta por su parecido a los primeros Giant.

Somewhere in Oslo no puede evitar que me transporten a los dos primeros trabajos de Giant, y esto que no me parece malo en absoluto, pues me hace preguntarme si no empiezo a ver fantasmas en todo lo que oigo y mi obsesión por buscar parecidos razonables… lo que está claro es que Zapatero se parecía a Mr. Bean… esto sí es indiscutible. Buen tema, más tranquilo que los precedentes. El  guitarra se empeña en emular durante el tema a Slash no sé muy bien porqué. Long way down otra vez nos mete en el sonido duro que debe gustar a Nigel, a pesar que a veces le oigo cantar como a Danny Vaughn, no puedo evitarlo, lo sé… el tema es un sinsentido a veces, con poca calidad en la composición y lo cierto es que me gusta más bien poco el resultado final.

Spend the night arregla un poco el mal sabor de boca anterior, y es que siempre me puedes invitar a escuchar un medio tiempo lleno de clase y talento. Aquí es cuando un buen vocalista da la talla, porque un medio tiempo se inventó para lucimiento del cantante y sacar a bailar a esa chica que llevas mirando toda la tarde…

Love falls down empieza a remontar el vuelo de un disco hasta ahora tirando a plano, y no comprendo muy bien que un tema así lo dejen de los últimos. Todo suena en su justa proporción de calidad y talento, y sobresaliendo sobre todos… Nigel, que llega como montado sobre una ola para demostrar su nivel vocal al mundo… hasta el solo de guitarra es moderadamente bueno. Ticket to yesterday otro de los mejores temas del disco, el nivel de distorsión de guitarras ha bajado ya tres puntos, y no es que me molestara el sonido mas hard anterior, pero creo que este es el estilo que más se ajusta a una voz tan cálida como esta. A pesar de esto, sigo pensando que excepto Stay no recuerdo ningún coro ni estribillo para enmarcar… de esos que se te meten en la cabeza y ya no salen… no he visto nada de esto en el disco.

Dirty Angel vuelve con una marcha parecida al The Race is on del disco maravilloso de Joe Lynn Turner llamado Rescue you, y resulta el mejor epílogo de un disco que a mí me ha parecido flojo… que sin ser malo, sin duda este vocalista puede hacer mejor las cosas, solo falta que busque buenos compositores y sobre todo mejor guitarra solista… No puedo evitar que me parezca como ese plato de Don quijote dado la vuelta… mucha aureola y poco contenido… no me parece positivo que lo mejor del disco me parezca la portada como es el caso… pero no me importa que no me haya llenado como si hizo el de Three Lions… este vocalista es tan bueno que seguro que nos sorprende en otra ocasión con un disco a la altura de su talento… algo que no ha hecho con este Long way down

7

Whizard