• “… y alcé los ojos al cielo… o lo que quedaba de él… Tan solo oscuridad, gotas de lluvia y millones de estrellas por doquier brillando cada cual con más intensidad. Solo entonces tuve la sensación de estar mirando cara a cara a los dioses y que por fin, podía dar las gracias por el regalo que nos habían hecho…Una alineación así, solo se produce cada mil años… por lo que era época de celebrar lo conseguido con un trabajo musical a la altura… De no haber sido así, horribles cataclismos podían acaecer a aquellos mundos que deshonraran a Odín con regalos impropios… La humanidad seguía estando a salvo…”

 WOA fr cover

  • Me pregunto si es mejor saberlo todo o permanecer atado a los dulces hilos de la ignorancia… Tal vez la humanidad no se encuentre aún preparada para saber historias pretéritas sobre mitología o cuentos chinos que dirían otros… La historia que me contó el viejo sabio de barba espesa simplemente no podía ser cierta… iba más allá de mis creencias… y ese viejo medallón colgando en su pecho que me daba escalofríos… Quería comprar un raro ejemplar sobre tres extraños guerreros mitológicos que viajaron a la tierra por su amor a la música allá por los primeros años del siglo XXI… El medallón pareció iluminarse al acercar ese extraño libro, algo seguramente producto de mi imaginación, y procedió a narrar una historia sobre el contenido del mismo, un breve resumen para aumentar mi interés por él, pero resultaba increíble para mi gusto… no podía ser cierto… seguramente sería un sueño del que despertaría muy pronto… Así empezó a contarme…

Cada cierto tiempo los dioses mitológicos nórdicos  se reúnen en Asgard, reino de Odín para comprobar el estado de los 9 reinos de Yggdrasil… La cruel guerra con los Vanir y la casi desaparición del reino provocó que acordaran reunirse cada 100 años para evaluar el estado de todo. Presentes, regalos para los dioses, celebraciones de campeonatos y sobre todo recordar anécdotas de batallas pretéritas…

Desde Midgar, lo que nosotros conocemos como planeta Tierra, les obsequiaron con un presente distinto a todos… un diamante gigante llamado Framework, tallado por tres maestros Aesir, antiguos guerreros invencibles, llamados Robert, Lars y Herman, en cuyo interior se encuentran 11 joyas forjadas para semejante evento. Estos tres guerreros habían decidido vivir entre los humanos haciéndose pasar por ellos para poder dedicarse a lo que más les gustaba aparte de aplastar cráneos Vanir… Fabricar música que tanto agradaba a los dioses mitológicos. El resultado no puede ser más satisfactorio. Cuando los dioses escucharon el resultado final, los malvados clanes Alien, Sonic Station o Seven conocidos por forjar autenticas obras de arte en la orfebrería musical cercanas a la perfección, tuvieron que bajar la mirada en señal de respeto al escuchar lo que traían estos tres genios invencibles… estaban en todo lo alto en cuanto a calidad y complejidad en sus trabajos y era la tercera vez que derrotaban a todos sus adversarios… La decisión había sido unánime con la sola excepción del Clan de los Indocumentados, gente sin criterio a la que por lo general no se les suele prestar el menor caso, dado su escaso conocimiento musical en este estilo tan particular. O por sus gustos excéntricos… que también los hay…

  • El octogenario librero me seguía hablando con su voz ronca y pausada

Es bastante posible que se tarden otros 100 años en poder superar esto. Yo después de oírlo entero, me voy a atrever a dar mi opinión desde el punto de vista de un simple humano…

  • Al pronunciar esta última frase me pareció observar un raro brillo en sus ojos

untitled

 

La primera joya encerrada dentro de su lujoso envoltorio llamada Time to let go es el comienzo perfecto con guitarras, teclados en un diabólico ritmo acompañando a un sonido sublime de batería, y la entrada de esa voz tocada por los dioses. Lars Salsfund ha alcanzado un nivel de madurez, un conocimiento del medio en  el que se desenvuelve, un talento en sus cuerdas vocales absolutamente intolerable, que le ha colocado entre los más grandes vocalistas del panorama actual. Transmite alegría en estado puro, es el tema perfecto para salir con el coche de vacaciones y ayudarte a pasar los pesados atascos donde el puñetero niño del coche de al lado, que no deja de sacarte la lengua, de hacerte burla riéndose de ti, pues oyendo esto hace que no te den ganas de bajarte del coche para darle con una bacalada salada en esa cara de imbécil. La culpa la tiene las toneladas de matices, arreglos, melodía de guitarra en segundo plano, unos coros bien pensados, y el bajo llevando el peso del tema sin que te des cuenta. Robert Säll debe ser un auténtico pesado para recargar de talento cada uno de los temas, pero que no quede cargado como un café mal tirado. El tema es de una frescura y belleza tal, que seguramente lo pongas varias veces seguidas, solo para asegurarte que te gusta. Además ha ganado destreza en la guitarra y pretende demostrártelo. How will I now se ha convertido por derecho propio en uno de mis 11 temas favoritos del disco (modo ironía on)… Aquí todo suena majestuoso, es el típico caso de tema realizado con el tarro de las esencias abierto… creo que se olvidó de cerrarlo a la hora de componer el disco entero porque el talento fluye a borbotones. Esta gente consigue cambiar mi estado de ánimo oyendo temas como este. El absoluto protagonismo se lo lleva Lars pero sin olvidarnos quien es el maestro chocolatero de este asunto. La guitarra un poco más Hard,  pero sin olvidarnos de adornos en forma de piano que sin auriculares podrías perdértelos. Toques de guitarra a lo Mike Slamer, y me hace pensar la cantidad de horas que hay que echar para fabricar algo tan bello. Coros, estribillos absolutamente perfectos, dan como resultado que tú mismo dudes si temas como este, lo han compuesto simples seres humanos. Shout till you wake up empieza con la tranquilidad de un bonito amanecer, hasta que la guitarra en doble ración, con y sin distorsión, pero bien sincronizadas, entran como esa brisa salvaje para deleite de tus cinco sentidos. Cuando entra Lars Salsfund, los instrumentos parecen retroceder como las olas en la pleamar, dejándole al mando de todo. El solo de teclados en estilo rock progresivo, le da un toque distinto a lo que veníamos oyendo. Versatilidad ante todo.

  • Lo cierto es que me dejó helado que alguien tan mayor se expresara con ese grado de conocimiento a la hora de analizar un disco de Rock… seguimos

Can´t let go hizo al mismísimo Odín levantarse de la mesa y correr al centro del comedor a bailar como loco…

  • de hecho esto es lo que me contó el viejo sabio… ¿Cómo demonios pudo saber esto?

… Si no estamos ante el mejor tema del disco, seguramente andemos cerca. Este tema te será difícil de olvidar por muchos años que pasen, o granos de arena que caigan en el infinito  reloj de las arenas del tiempo. Todo… melodía, coros, el desarrollo en general del tema resulta insultantemente superior a todo lo que hayas oído en este año, y posiblemente en muchos… Desbordante secreción de endorfinas inundan mi cerebro ante semejante dosis de talento. Definitivamente empiezo a dudar que esto sea producto de mano mortal. Otro solo de teclados de la mano de Robert Säll, precede al solo de guitarra de Robert Säll, producto sacado de la mente del gran Robert Säll, que también lleva el bajo del grupo… es como esos villanos de Marvel,  cuando el héroe está a punto de pelear con él, y éste se multiplica por 7 con algún conjuro aprendido más allá de los tiempos. Chico para todo este genio contemporáneo.

How dou you sleep at nighta ver como describo esto si acabo de decir que la anterior es de las mejores del disco cuando esto raya a un nivel cercano a la troposfera… Teclados abren el manjar, junto una guitarra con una calidad escalofriante, y esa voz… esta tan por encima de cualquier vocalista conocido, que me imagino al bueno de Lars haciendo figuras de papiroflexia mientras canta con expresión aburrida un tema que figura entre las más alucinantes que jamás he escuchado en toda mi vida. El trozo que precede al estribillo, junto al mismo estribillo, es de una calidad absolutamente intolerable que podría llegar a ridiculizar a la competencia. Hasta el solo alcanza cotas sobresalientes. Simplemente es que esto no está al alcance de casi nadie… al menos no de este mundo. Están en todo lo alto de la cadena alimenticia. Temas así harían palidecer al mismísimo Amadeus.

Over the line arreglos a diestro y siniestro, guitarras sin distorsión en segundo plano, mientras la guitarra y el bajo lucen en sincronía perfecta para una ejecución brillante, además de esa locura de voz que puede llegar a transportarte al Walhalla. Es un tema cercano al estilo de su primer trabajo Artwork. Pura dosis de AOR de altura, donde todo roza la perfección más absoluta, con teclados casi imperceptibles en segundo plano, coros en ese mismo orden secundario pero que proporciona una fuerza bestial al tema. Solo de teclados que para eso soy el jefe y el que compone. The Machine parece un tema sacado del grupo Eclipse, garra y talento descomunal, donde todo gira alrededor del vocalista… es como el “efecto bala” en Matrix, y esa cámara girando alrededor de Neo. Coros otra vez sobresalientes, y estribillo que se te mete en la cabeza y hace querer oír esto una y otra vez. El solo con la limpieza y brillo de los escapes de cualquier Harley Davidson de exposición. Temazo inmenso. Lars ya juega en la liga de los mejores y lo sabe.

  • Yo me empezaba a preguntar porque el librero me estaba contando esto, si yo lo que quería comprar era ese libro… Pero el brillo de sus ojos, y la pasión con la que hablaba acerca de ese regalo a Odín, hacía que le escuchara con absoluta atención

Hold on to love es un claro tributo al sonido Westcoast, donde la verdad es que se mueven como peces en el agua. La voz de Lars surge entre la niebla para desplegar ante tus ojos un curso de cómo se debe cantar este estilo musical. Como hizo en su día Göran Edman en Crossfade. Existe gente superdotada que es capaz de rendir en cualquier posición. Tema muy bien construido, bastante agradable de escuchar, parece el típico tema ochentero para cualquier película de la época. Natalie un bellísimo prefacio al piano para erizarte el pelo que tenemos en la colleja, hasta que entra el volcán en erupción y el grupo despliega toda su artillería pesada. Tema de nombre femenino para seguir con la tradición de sus otros dos trabajos y que copiaron de sus idolatrados Toto. Puro sonido Work of Art, tienen ya su sello propio y sabes de sobra que son ellos. A mi juicio de los mejores temas del disco con infinidad de arreglos y matices al piano, teclas, coros, y punzadas de guitarra aquí y allá. No me canso de escucharla… que grandeza…p18sgb8ejpss1r8nela1f9uvqg4

  • Madre mía, este tío me empezaba a recordar a cualquier experto musical de cualquier revista por la cantidad de referencias que añadía a la conversación

The turning point sigue la senda marcada por los anteriores temas de esta obra musical… El piano suave como la piel de un bebé, la voz adornando el entorno con grandes dosis de talento, la batería y el bajo entrando con gran precisión, y las guitarras con poca distorsión para formar un cuadro de belleza absoluta. Giros vocales a mitad del tema, en fin una montaña rusa de sensaciones que provocan en mi mente una agradable sensación de bienestar absoluto.

My waking dream Es de una belleza sin igual… tendrías que viajar a los viejos patios de La Alhambra y ver amanecer, para encontrar algo contra lo que comparar esta bestialidad de canción. Semejante explosión de talento… de calidad… Las musas vienen en socorro del artista cuando se plantea componer joyas como esta. El tema es de una belleza insoportable. Las teclas decoran el conjunto de la canción para dar mayor gloria al resultado final. Un solo preñado de sentimiento y calidad y esa voz desgarrando mi corazón… y mi alma… no es posible componer algo tan bello siendo un simple mortal…

  • Pude ver algo parecido a un puñado de lagrimas en los veteranos ojos del librero al terminar de narrarme el regalo hecho a Odín, ni siquiera me explicó cuando sucedió esto… solo estaba allí sentado mirando al infinito… Se levantó, guardando el libro en una bolsa y volví a sentir que su extraño colgante se iluminaba al acercar ese extraño ejemplar… Me dijo que al terminar la lectura del libro y solo al terminarlo sin saltarme una sola palabra, en la última página que ahora estaba en blanco, aparecería un dibujo con la cara de Odín… lo primero que pensé es que había perdido el juicio… pobrecillo

Pasaron dos semanas y cuando acabe de leer las épicas aventuras del reino de Asgard, y las muchas referencias que hacían al regalo que le hicieron desde Midgard, relatos de los tres guerreros invencibles que viajaron a la tierra por su amor a la música y el diamante Framework,  reconozco que fui con ansiedad a mirar esa página en blanco y así seguía… El libro mereció la pena pero eso del dibujo me lo había llegado a creer… Ignorante de mi…

Pasaron semanas y un día vi la librería cerrada, lo que me hizo recordar el tema del dibujo… y si fuera verdad… llegué a casa y al abrir el libro allí estaba la cara de Odín… pero no podía ser… era absolutamente imposible… no parecía pintada a posteriori como broma macabra, sino que parecía formar parte del libro… allí estaba la cara del viejo librero… ¿Cómo era posible?… ¿Era una broma?… Había estado hablando con el mismísimo Odín y simplemente es que no podía creerlo… Subí al balcón de mi vieja buhardilla y me puse a mirar al cielo…

Todo empezó a encajar… todo lo que había leído era verdad… Historia pura… los regalos, todo… el presente de la tierra Framework… fragmentos de música que habían emocionado al mismísimo Odín…

“…y alcé los ojos al cielo… o lo que quedaba de él… Tan solo oscuridad, gotas de lluvia y millones de estrellas por doquier brillando cada cual con más intensidad. Solo entonces tuve la sensación de estar mirando cara a cara a los dioses… A Odín y su extraño colgante… hasta que dos estrellas lejanas empezaron a brillar con un resplandor infinito y en mi cabeza apareció la imagen del viejo librero… sonrisa burlona en señal de aprobación… lo importante es que ahora sé cuál es la música de los dioses… No sé si algún día esto estará al alcance de la humanidad, pero en el caso que así fuese, me gustaría estar allí para oírlo… para compartir… un regalo de dioses…”

 

Cum Laude

Whizard