untitledPor fin tenemos en Agosto un larga duración de una de las bandas que más fe tenia. Después de sacar un ep como las estelas de un cometa donde nos dejó unos temas muy influenciados por la marca Survivor. Vuelven con algo más sólido, una producción fantástica y un sonido que a mi particularmente me excita.

La musicalidad convertida en puro éxtasis con una voz que me impregna totalmente cada parte de mi ser. Siempre he dicho y lo recuerdo en una entrevista que le hice al propio Marcus Nygren, que es el hermano pequeño de Toby Hitchcock, un portento vocal que es capaz de cantar metal con 8 point rose y sacar su lado más melódico con State of Salazar, versatilidad y saber hacer.

“I believe in you” es el comienzo de los fuegos artificiales del sonido rock melódico, Arena / AOR el estilo de los años 80, sacado de su ep anterior y que consuma mucha melodía con esa voz que tanto me engancha. Un estribillo cegador y todos los instrumentos sonando en su sitio, bien acompasados, sin atropellarse, los coros de 5 estrellas. Para comenzar no está nada mal, como esas miradas de la primera vez que tanto dicen. Pero el siguiente tema ya es amor, “Fields of dreams” y su comienzo me hace presagiar que estoy ante algo especial, salido cada cierto tiempo de lo más recóndito del universo. Escaleras de armonías en constante ascenso con un piano demoledor una voz que juega a ser inmortal. Fijaros en los coros no deja de fascinarme. Por favor teloneros de Survivor ya!! La música expresa aquello que el alma no puede hablar. Me colma este tema.

El single “All the way” se vuelve más pausada y mucho más Arena pero con el salto justo de ese Aor que tan bien hacen. Se para el tiempo y como en las pelis a cámara lenta oigo cada instrumento por separado dejándome con un sabor en los labios dulzón. Más adelante veremos que la comunión es perfecta entre Pride of Lions y Survivor como si fuera natural de toda la vida. La balada “Love of my life” podría estar sacada de Vital signs pero con una juventud más renovada, es sencilla, dulce y cautivadora, como si estuviéramos solos tu y yo mirándonos a los ojos y expresando todo lo que pensamos con la canción. Cada corazón nos late diferente y este es el latido del mío.

“Eat your heart out” es la fuente donde Jim Peterik podría haberse inspirado, con esa clase especial de musical que se rocía en el ambiente, la voz de Marcus rompiendo reglas vocales, me hace experimentar sensaciones rebuscadas. Constantes cambios, subidas, bajadas que no te dejan descansar, que musicazos. Cómo canta este pavo!!! “Time to say goodbye” te puede recordar en el comienzo a WET para pasar a meterse en la cabeza como una bala, súper pegadiza y bailable te hace llenarte de esperanza a pesar del título.  Creo que en las 8 escuchas que llevo ya del disco no me va a hacer cambiar de opinión ni los que echan tierra a “Podemos”.

untitled(2)

Y por obra divina aparece quizá el tema favorito de un servidor, Ave “Marie” es celestial, tiene un no sé qué y un qué se yo que me hace retorcerme de gusto. El tempo con el piano es para confesarse y eximirte de todos los pecados, el ritmo es devastador, me hace cometer los 7 pecados originales, Simplemente genial! Si fuera el cura te mandaba a rezar un ave María. Después de ser tan beato regresamos con otra maravillosa pieza en forma de lenta llamada “Let me love” muy Pride of Lions, candencia unida de atención, esa que necesitas cuando te sientes en paz. Los giros de las cuerdas vocales hacen que sientas frío, calor y hasta te creas que estas en una noria. No me cannsooo de decir que los coros son una parte muy importante del éxito del cd. Cómo no amar el Aor cuando te da tanto sin pedir nada.

“Catastrophe” es lo que se avecina como no compres esto en Agosto. Un tema muy directo no por ello excelso de sus ya “clásicas melodías” reconocibles pero sí que aquí es más músico teatral, lleno de matices y que un final apoteósico. Siempre digo que un disco te engancha a la primera o después de varias escuchas pero con este me paso las dos cosas y “Always” es la muestra de lo que digo, me gusta la guitarra y todo lo que arrastra con ella, me llena. Aor en su máxima expresión. Intento expresar lo que me produce un disco más que decir si el “LA” está bien ejecutado. De su anterior ep volvemos con “Adrian” y nos metemos en la peli de Rocky de lleno en pleno homenaje, deberían hacer la peli sólo por este tema. Teclados de los ochenta y pura magia para dejarnos boquiabiertos, que simple se convierte lo complicado cuando se hace tan fácil, el estribillo sí que es una banda sonora de tu vida. Póntela para correr (No penséis mal) y te subes hasta el Kilimanjaro.

Y acabamos con “End of time” otro homenaje a la más grande banda que hay. Survivor…perooo con un deje Toby Hitchcock total. Aunque Marcus no suba a las estrellas tan alto como Toby sí que te transmite igual. Mejor manera de terminar que esta no la hay, si la oyes te dejara hipnotizado por completo, es una power ballad de las de verdad.

Y como creo que me ha gustado el disco no puedo parar de recomendarlo con fervor. Una auténtica delicia para los sentidos.

9´5